_
_
_
_
_

Un ojo artificial proporciona nuevas esperanzas a las personas con graves problemas de visión

El dispositivo desarrollado por la Universidad de Stanford consta de unas gafas, un pequeño ordenador y un chip que se implanta en la retina

Un ojo artificial podría revertir algún día los efectos de enfermedades degenerativas como la retinitis pigmentosa, que sufren en la actualidad un millón y medio de personas y que provoca ceguera por la muerte de las células situadas en la parte trasera del ojo, encargadas de procesar la luz. El implante de un pequeño chip y el uso de una microcámara prometen solventar este problema.

Más información
Hallado un gen que agrava el riesgo de ceguera en las personas mayores
Identificado un gen ligado a la ceguera en ancianos
Un científico español descubre el hongo causante de su propia ceguera
UNIVERSIDAD DE STANFORD:: Información sonre el ojo artificial

Para que este ojo biónico funcione correctamente debe ser implantado en la retina de la persona que sufre graves problemas visuales o ceguera, que deberá utilizar unas gafes especiales, equipadas con una minúscula videocámara. Ésta toma imágenes y las envía por medio de una conexión inalámbrica a un ordenador del tamañno de una billetera, que procesa la información y la reenvía de nuevo a las gafas.

Éstas muestran entonces en el lado que está frente al ojo, en una pantalla de infrarrojos, la imagen, que estimula los diodos con que está equipado el chip implantado en la retina. Este dispositivo se encarga entonces de convertir las señales luminosas en impulsos eléctricos, que son entonces transmitidos al cerebro.

La revista científica New Scientist informa del trabajo realizado por investigadores de la Universidad Standford. Daniel Palanker, físico de esta institución asegura que se habían desarrollado anteriormente implantes para humanos que no tenían la resolución necesaria.

Una precisión en la visión de 20/20 es considerada normal, frente a otra de 20/400 que refleja una situación de ceguera. Segun Palanker el dispositivo desarrollado en la Universidad de Stanford proporciona una visión de 20/80, con la que "puedes distinguir grandes formas y vivir independientemente (...), es un gran paso adelante".

El trabajo de los científicos de Stanford fue publicado el pasado 22 de febrero en el Journal of Neural Engineering.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_