Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El servicio de publicidad de Google se enfrenta a varias demandas por 'pirateo de marcas registradas'

El buscador tendrá que defenderse el diez de mayo en un juzgado francés de una demanda de la aseguradora AXA

Los servicios publicitarios con los que el buscador más utilizado de Internet pretende lograr ingresos han sido objeto de demandas. A las quejas y dudas provocadas por la inserción de anuncios en el servicio de correo electrónico gratuito GMail, aún en pruebas, se une la demanda presentada en Francia por AXA. La aseguradora denuncia que el servicio Adwords permite a sus rivales aprovecharse de su marca para poner anuncios en el motor de búsqueda, en lo que califica de 'pirateo' de marca registrada.

Ambas firmas se verán en los tribunales el 10 de mayo, un hecho que podría empañar la salida a Bolsa de Google -que podría estar valorada en 20.000 millones-, de la mano de Morgan Stanley y Credit Suisse First Boston.

Esta práctica de subastar marcas como si fueran palabras comunes entre sus anunciantes ya le ha costado caro a Google. En octubre, la corte civil en Nanterre multó con 75.000 euros al buscador por esta razón. El caso lo ganó el propietario de la marca Bourse de vols, una agencia de viaje en línea. La corte de Nanterre dio entonces a Google 30 días para poner fin a esta práctica, una sentencia que el buscador apeló. El fabricante de artículos de lujo LVMH tiene un caso similar pendiente en los tribunales franceses.

Nombre registrado y términos relacionados

En Estados Unidos, el buscador también ha pasado por problemas similares, aún sin resolver. Internetnews.com cuenta hoy que el pasado mes de diciembre Google pidió a un juzgado de Carolina del Norte que decidiera si a venta de determinadas palabras clave -que al ser introducidas en la caja de búsquedas devolverían, además de los resultados habituales, enlaces a las páginas de los compradores- atenta contra la marca registrada de American Blind, empresa que presentó una demanda parecida a la de AXA.

De acuerdo con documentos del proceso citados por la misma fuente, Google propuso al demandante el compromiso de no vender a sus competidores términos incluidos en su nombre registrado, pero seguiría comercializando términos genéricos relacionados con él.

En todo caso, Google cambió su política al respecto este mismo año, al anunciar que permitiría la compra de los términos que hagan referencia a una marca registrada, pero sin que el anuncio que aparezca pueda mostrar ese nombre. Esto es, podría vender un espacio entre los resultados de la búsqueda por los términos "Coches Acme" a una constructora de la competencia, pero ésta no podría incluir en su anuncio la marca registrada "Acme", pues se consideraría un engaño a los usuarios. Esta es una política que Google sólo aplicará en EE UU en las próximas fechas.