Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Google centra la lucha por los buscadores de Internet

Yahoo y Microsoft toman posiciones para enfrentarse por la primacía del sector, con o sin el líder actual

Google es, según todos los estudios de Internet, la página web más visitada del mundo. Para desbancar a sus competidores no le ha hecho falta nada más (y nada menos) que una pantalla casi en blanco, en la que tan sólo figura el logotipo y un pequeño campo de búsqueda capaz de localizar casi cualquier información de las que pueblan la Red.

Tener millones de visitantes diarios es el activo más valioso de Google y un bien muy ansiado por los grandes portales verticales, sabedores de que los internautas utilizan el buscador de manera mucho más habitual que los directorios de enlaces. Por eso, las grandes compañías ponen la vista en estos servicios y, desde hace unos meses, toman posiciones.

El movimiento más sonado es el de Yahoo, que ha pasado de ser el mejor cliente de Google a su principal rival tras agrupar bajo su dominio varios motores de búsqueda. La batería de adquisiciones empezó el pasado enero con de la empresa Inkitomi, especializada en desarrollar software para rastrear la Red. En julio compró también Overture, la propietaria de los buscadores Altavista y Alltheweb. Aunque las búsquedas en Yahoo siguen sirviéndose de la tecnología de Google, se espera que en breve la compañía lance su nuevo sistema, resultado de dichas adquisiciones.

Turno de Microsoft

Las miradas se centran ahora, por tanto, en Microsoft. El motor de búsqueda de su portal MSN está desarrollado por Inkitomi, ahora propiedad de Yahoo. Además, la propia compañía ha reconocido públicamente que necesita otro más potente con el que, por lo menos, aguantar el tipo ante la competencia. Eso es lo que ha disparado los rumores de que la empresa dirigida por Steve Ballmer está estudiando hacer una cuantiosa oferta por Google. No hay confirmación oficial, pero tampoco desmentido. Los analistas calculan que el valor de la compañía es de unos dos mil millones de dólares. Hasta ahora, lo único cierto es que Microsoft está probando un prototipo de rastreador en principio llamado a reforzar su portal.

Y mientras, ¿qué ocurre en Google? La compañía goza de buena salud económica al generar los suficientes ingresos para cubrir el coste de su actividad. Prescinde de métodos de publicidad agresivos como forma de mantener a sus visitantes y sólo cobra por destacar enlaces en los resultados de búsqueda. En una reciente comparencia pública recogida por Cnet, el cofundador de Google, Sergey Brin, reconocía sus planes para salir a Bolsa, aunque expresaba dudas sobre sus ventajas. "Somos rentables, no necesitamos el dinero, pero estaría bien tener la liquidez", explicaba. La operación, por tanto, en el cado de hacerse no será inminente.