Al menos seis países han detectado casos de viruela del mono en viajeros procedentes de España

La Comunidad de Madrid considera que ya ha alcanzado el pico de contagios, que ahora crecen más en otras comunidades

Una mujer sostiene un vial etiquetado como "vacuna de la viruela del mono".Foto: DADO RUVIC | Vídeo: EPV

España se ha convertido en uno de los puntos calientes del primer gran brote de viruela del mono registrado fuera de los países endémicos del África occidental y central, que ya acumula cerca de 350 casos confirmados en una veintena de países. Con 98 diagnósticos corroborados por las pruebas PCR del Centro Nacional de Microbiología (CNM), el país es el segundo más afectado tras el Reino Unido (106 enfermos) y ambos forman junto a Portugal (74) el núcleo desde el que la enfermedad se ha ido extendiendo al resto del mundo.

Al menos seis países —además de Portugal, donde hay varios positivos que han viajado de Madrid a Lisboa y viceversa— han detectado casos en personas que habían viajado a España en las últimas semanas, en su mayor parte a una fiesta multitudinaria celebrada en Maspalomas, en la isla de Gran Canaria. No todos los gobiernos informan del lugar de contagio de sus ciudadanos y se limitan a decir que este ha sido “en el extranjero”, así que la cifra sea con toda probabilidad mayor.

Italia es por ahora el país que más casos ha relacionado con España: de la docena de pacientes con PCR confirmada, al menos tres atenidos en Roma han afirmado haberse contagiado en Gran Canaria, mientras un nuevo caso sospechoso detectado el viernes en Génova también había viajado al archipiélago.

Alemania, donde los casos están subiendo de forma notable en los últimos días y ya se ha informado de 18 positivos, tiene tres pacientes vinculados con España, según las informaciones ofrecidas por las autoridades sanitarias. Una había estado en Maspalomas, del otro no se ha informado sobre qué comunidad autónoma visitó, mientras un tercero había estado en España y Portugal durante un viaje por varios países de Europa.

Los contagios del Gay Pride de Maspalomas también han llegado a Dinamarca y Eslovenia. Ambos países han notificado dos casos confirmados. Uno de cada país estuvo en el festival, mientras que en el segundo también se ha identificado España como origen del contagio, sin precisar la comunidad autónoma.

El ministro de Salud de Argentina confirmó el viernes que un hombre de 40 años, atendido desde principios de semana en la provincia de Buenos Aires, dio positivo en las pruebas realizadas después de que empezara a desarrollar los síntomas característicos de la viruela del mono (fiebre, dolores intensos, erupción cutánea...) tras regresar de un viaje por España entre el 28 de abril y el 16 de mayo.

También desde el viernes, Bolivia ha empezado a investigar la evolución de un paciente con síntomas sospechosos que, según las autoridades, “ha estado en contacto con dos viajeros procedentes de España”, sin ofrecer más detalles sobre ambas personas.

Las investigaciones en marcha aún no han logrado confirmar el origen del actual brote, aunque la principal hipótesis es que las primeras cadenas de contagio se iniciaran durante abril, o incluso a finales de marzo, en Londres y empezaran a extenderse sin ser detectadas. El Reino Unido es el país con más vuelos a las zonas endémicas y donde fueron detectados los primeros casos, aunque también se contempla que Lisboa pudiera ser la puerta de entrada, ya que la ciudad cuenta con un tráfico aéreo notable con países del África subsahariana. Las fuentes consultadas entre los investigadores tampoco descartan “que haya habido dos o más introducciones del virus en Europa, debido a que este está circulando en varios países africanos”. En cualquier caso, añaden estas fuentes, “Londres, Madrid y Lisboa forman el triángulo en el que el brote ha arraigado con fuerza en Europa y se ha extendido”.

La identificación de infectados en personas procedentes de terceros países ha sido una constante en las últimas dos semanas. Dos viajeros procedentes de Reino Unido han dado positivo tras llegar a Australia, mientras Alemania y Bélgica han detectado casos procedentes de Portugal. Pero ha habido más focos. Países Bajos y la República Checa han identificado contagios procedentes del festival Darklands, muy concurrido por hombres que tienen relaciones con hombres, celebrado a principios de mes en Amberes (Bélgica). Y el primer caso detectado en Estados Unidos fue un paciente de Boston recién llegado de Montreal, la cuarta gran ciudad más afectada del mundo, con 25 confirmados y varias decenas de sospechosos.

Francia, Suiza, Suecia y Austria suman una decena de casos importados en personas procedentes de otros países europeos que no han sido hechos públicos.

Con la vigilancia activada al máximo en el Reino Unido, España y Portugal, los gobiernos se muestran preocupados ahora por el descubrimiento de contagios locales en otros países, lo que revela la existencia de cadenas de contagio no detectadas y ha ocurrido al menos en Alemania (en una fiesta en Berlín), la República Checa (previsiblemente, casos secundarios del importado de Bélgica) y Estados Unidos. “Algunos de los nueve casos identificados en el país han viajado recientemente al extranjero, pero otros no”, destacó el jueves la directora del Centro de Control de Enfermedades de EE UU, Rochelle Walensky.

En España, la Comunidad de Madrid sigue siendo con diferencia la más afectada, con 65 de los 98 casos diagnosticados en España. Pero la identificación de nuevos casos se ha ido frenando en los últimos días, mientras se aceleraba en el resto de comunidades, que han detectado 27 en estos dos días. “Todo apunta a que en la Comunidad de Madrid ya hemos llegado al pico, dicho sea con todas las precauciones”, explica la directora de Salud Pública regional, Elena Andradas.

“Muchos casos los hemos identificado esta semana, pero la mayoría empezaron síntomas la anterior, con una elevada frecuencia en torno al fin de semana del 13 al 15 de mayo”, añade. Madrid ha detectado al menos dos casos con inicio de síntomas en abril, lo que indica que el virus estuvo circulando prácticamente un mes en la Comunidad sin ser detectado antes de la alerta sanitaria lanzada el 17 de mayo.

Las investigaciones realizadas por los técnicos de Madrid revelan que mientras que en las cadenas de transmisión que vinculan a la ciudad con Londres “predominan las fiestas particulares”, entre las que lo hacen con Lisboa “son más fiestas en establecimientos como la Sauna Paraíso”, clausurada hace una semana. En total, de los casos investigados en Madrid, “cerca del 50% tuvieron su origen en fiestas privadas, el segundo grupo en importancia es el de la sauna y el tercero, Maspalomas”, precisa Andradas.

Con la actual extensión del brote, la principal preocupación de los expertos es que la viruela del mono haya llegado para quedarse en Europa. “Existe un riesgo, como ha alertado el Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades (ECDC), de que el virus se establezca si llega a algunas especies de animales como los roedores y de ellos pueda ir saltando al ser humano. Tenemos un precedente en Estados Unidos, con un brote que afecto a 70 personas que fueron contagiadas por perritos de pradera [un roedor utilizado como mascota], aunque entonces el virus afortunadamente no saltó a la fauna silvestre”, explica José Miguel Cisneros, jefe de enfermedades infecciosas del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla).

Este experto y Quique Bassat, epidemiólogo e investigador del instituto ISGlobal de Barcelona, consideran que si no se produce este salto del hombre a los animales, será mucho más fácil controlar el brote. “Aunque ahora haya habido algunos eventos de supercontagio, es muy difícil que el virus se haga endémico si solo circula entre personas. Sigue siendo un patógeno que se transmite mal, que requiere un contacto estrecho y que con una vigilancia estrecha no es difícil identificar y controlar las cadenas de transmisión”, concluye Bassat.

50% de descuento

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

Sobre la firma

Oriol Güell

Redactor de temas sanitarios, área a la que ha dedicado la mitad de los más de 20 años que lleva en EL PAÍS. También ha formado parte del equipo de investigación del diario y escribió con Luís Montes el libro ‘El caso Leganés’. Es licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS