_
_
_
_

Consumo alerta de dos leches infantiles en polvo con bacterias patógenas sin que por ahora haya afectados en España

Se trata de varios lotes de las marcas Similac Alimentum y Similac Elecare que pueden contener salmonela y cronobacter sakazakii. En EE UU se investiga si esos alimentos han causado la hospitalización de cuatro bebés y la muerte de uno de ellos

Miguel Ángel Medina
Los productos afectados, Similac Alimentum y Similac Elecare.
Los productos afectados, Similac Alimentum y Similac Elecare.

El Ministerio de Consumo ha lanzado este martes una alerta alimentaria para informar a los consumidores de dos leches infantiles en polvo con presencia de bacterias patógenas. Se trata de varios lotes fabricados en Estados Unidos de las marcas Similac Alimentum y Similac Elecare, que pueden contener salmonela y cronobacter sakazakii. La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE UU (FDA, por sus siglas en inglés) investiga desde el pasado día 17 si esos preparados son los causantes de la hospitalización de cuatro bebés y la muerte de uno de ellos. Consumo confirma que no hay constancia en España de ningún caso asociado a esta alerta y señala que la empresa ya está retirando los productos, pero piden a quien pueda tener alguno de los lotes afectados en casa que los devuelva al punto de venta.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), dependiente del departamento que dirige Alberto Garzón, ha recibido una notificación de las autoridades sanitarias de la Comunidad de Madrid alertando de la presencia de salmonela y cronobacter sakazakii en dos leches infantiles especiales. Se trata de Similac Alimentum de 400 gramos, una leche en polvo destinada a bebés con alergias alimentarias y cólicos (lotes 25659Z261, 28123Z261, 0283Z262, 31410Z204 y 33688Z201); y Similac Elecare de 400 gramos, una fórmula indicada para bebés alérgicos a la leche de vaca y que padecen otro tipo de alergias (lotes 25557Z203 y 30374Z202).

Ambos productos han sido fabricados en la planta de Abbott Nutrition’s Sturgis en Michigan (EE UU). De hecho, ha sido la filial española de la marca, Abbott Laboratories S.A., la que ha trasladado la información a la Comunidad de Madrid. La distribución se ha realizado a través de farmacias y hospitales de todas las comunidades autónomas. La empresa señala que ha contactado con los almacenes de distribución, hospitales, centros de salud y servicios de farmacia de los hospitales que compran dichos productos para frenar su distribución y proceder a la devolución de las unidades que aún siguen a la venta. Las comunidades autónomas son ahora las encargadas de verificar la retirada de los productos afectados.

Consumo señala que, con la información disponible, no hay constancia de ningún caso en España relacionado con esta alerta. No obstante, se recomienda a las personas que tengan en su domicilio productos de los lotes afectados que no se los den a sus bebés y los devuelvan al punto de compra. Mientras, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advierte a los padres y madres que, si sus hijos han consumido estos productos, deben estar atentos a posibles síntomas durante las siguientes 72 horas.

La salmonela puede causar salmonelosis, una infección que ataca al aparato digestivo. La enfermedad cursa de forma leve en la mayoría de los casos, con síntomas como náuseas, vómitos, diarrea y fiebre moderada. En cambio, puede ser más grave en bebés, a los que puede causar sangre en las heces, complicaciones muy graves por deshidratación o incluso meningitis. Mientras, cronobacter sakazakii es una bacteria común de los alimentos que suele manifestarse de forma leve en adultos, pero también puede ser muy grave para los bebés, con fiebre, vómitos, diarrea e infecciones urinarias.

Mientras, la FDA estadounidense está investigando cuatro enfermedades infantiles en tres Estados asociados a los productos de la fábrica Abbott Nutrition’s Sturgis de Michigan. Según informa la agencia en un comunicado, se trata de cuatro bebés que tuvieron que ser hospitalizados e incluso se investiga si la bacteria cronobacter sakazakii puede haber contribuido a la muerte de uno de estos pequeños. A raíz del incidente, la FDA ha realizado una inspección de las instalaciones, donde ha encontrado contaminación por cronobacter sakazakii.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Miguel Ángel Medina
Escribe sobre medio ambiente, movilidad -es un apasionado de la bicicleta-, consumo y urbanismo. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense, ha ganado los premios Pobre el que no cambia su mirada y Semana Española de la Movilidad Sostenible. Ha publicado el libro ‘Madrid, preguntas y respuestas. 75 historias para descubrir la capital’.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_