España escala hasta el sexto puesto en igualdad entre hombres y mujeres en la UE

Suecia y Dinamarca encabezan el índice anual que elabora el Instituto Europeo de Igualdad de Género. A la cola están Grecia y Hungría. La media europea es de 68 puntos, apenas 0,6 más que un año antes

Varias mujeres participan en la manifestación convocada en Madrid por asociaciones feministas en defensa de los derechos de las mujeres, el 23 de octubre.
Varias mujeres participan en la manifestación convocada en Madrid por asociaciones feministas en defensa de los derechos de las mujeres, el 23 de octubre.Andrea Comas

España es el sexto país con mayores índices de igualdad entre hombres y mujeres de la Unión Europea, a más de 10 puntos de Suecia y casi seis puntos por encima de la media europea, según la lista que presenta este jueves el Instituto Europeo de Igualdad de Género (EIGE, por sus siglas en inglés). Ningún país disfruta aún de la igualdad plena, para la que aún faltan décadas, según esta clasificación.

Suecia, país bandera de políticas feministas y de conciliación, encabeza con 83,9 puntos este índice en el que el 0 es la absoluta inequidad y el 100 equivaldría a la igualdad plena. Le siguen Dinamarca y Holanda. España obtiene 73,7 puntos y sube dos puestos desde el índice anterior. La última de la lista es Grecia, seguida de Hungría y Rumania, todas por debajo de los 55 puntos. Luxemburgo, Lituania y los Países Bajos son los países que más han mejorado desde la edición anterior. Eslovenia es el único país que retrocede. Las puntuaciones presentan grandes diferencias entre los países. Hay un salto de más de 30 puntos entre los 83,9 de Suecia y los 52,6 de Grecia.

Hay dos aspectos que ayudan a que España mejore año a año en la foto fija. El primero es el apartado de salud, que mide el acceso a los servicios sanitarios, con buenos resultados gracias a la red pública española. El segundo es el reparto del poder político. Gracias a las medidas que introdujo la Ley de Igualdad de 2007, hay una presencia equilibrada de ambos sexos en los parlamentos, siempre por encima del 40% (el mínimo que fijó la citada ley). Eso no se refleja en las compañías privadas, donde la ley solo incluyó la paridad como recomendación. En las principales compañías, las mujeres ocupan apenas el 31% de los puestos de poder. En el Comité Olímpico Español, recoge el EIGE, son apenas un 24%.

El principal talón de Aquiles de España en igualdad, según el índice de EIGE, es el que mide el reparto del tiempo, donde obtiene 64 puntos y queda por debajo de la media europea. El informe lo achaca a la “persistente desigualdad de género en el tiempo dedicado al trabajo de cuidados y al trabajo doméstico”, un aspecto que el instituto le afea año tras año y que sitúa como camino a mejorar. España también registra bajos niveles de participación en el tiempo disponible para el ocio.

El instituto de igualdad europeo también alerta a España sobre la brecha de género. Las mujeres ganan de media un 14% menos que los hombres, según los datos de 2019 que maneja el EIGE. Esa diferencia se dispara entre las mayores, que ingresan hasta un 37% menos que los hombres de su edad, mientras que en el caso de los más jóvenes, la diferencia es apenas de un 2%. La tasa de empleo a tiempo completo apenas ha subido dos puntos (del 37% al 39%) para las mujeres desde 2010 y es del 52% en el caso de los hombres. Esa brecha es más amplia cuando compara a mujeres y hombres en parejas con hijos.

La Unión Europea obtiene una puntuación media de 68 puntos sobre 100. Ha subido 0,6 puntos desde la edición anterior, el 1%. Se trata de una subida “insignificante”, según lo califica el EIGE. Los resultados de la última edición que acaba de hacerse pública este jueves se basan en datos de 2019, pero los analistas incluyen algunas reflexiones relacionadas con la posterior pandemia de la covid. Esta gran crisis sanitaria mundial “ha provocado que comiencen a hacerse patentes grandes retrocesos” en la igualdad, alerta el EIGE. “La repercusión económica es más patente en mujeres, mientras que la esperanza de vida de los hombres ha disminuido”, señala.

Vínculos entre salud e igualdad de género

El EIGE analiza los vínculos entre salud e igualdad de género, “un ámbito que ha cobrado más visibilidad que nunca a raíz de la pandemia del coronavirus”. Pone como ejemplo que las mujeres “están sobrerrepresentadas en el sector sanitario y, por tanto, corren un mayor riesgo de contraer el virus”. Y recuerda que el personal sanitario “ha afrontado graves problemas mentales durante la pandemia, debido a la sobrecarga de trabajo y a ver sufrir y morir a pacientes”.

Sobre la salud sexual y reproductiva, el instituto recuerda que las tasas de natalidad han disminuido: “Los trastornos psicológicos, la incertidumbre económica y el aumento del trabajo de cuidados no remunerado para las mujeres, llevaron a las parejas a tener hijos e hijas más tarde o a no tenerlos”. “Es fundamental que quienes toman las decisiones políticas integren la igualdad de género en la salud y adopten otras medidas de recuperación con el fin de que todo el mundo salga beneficiado”, reclaman desde el EIGE.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Pilar Álvarez

Es jefa de Última Hora de EL PAÍS. Ha sido la primera corresponsal de género del periódico. Está especializada en temas sociales y ha desarrollado la mayor parte de su carrera en este diario. Antes trabajó en Efe, Cadena Ser, Onda Cero y el diario La Opinión. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS