Bolsonaro pone a prueba el código de honor sobre la vacuna contra la covid que la ONU exige a los líderes

El presidente, que oficialmente no está inmunizado, viaja este domingo a Nueva York y el martes será el primer orador en la sesión inaugural

Bolsonaro el 14 de septiembre en una ceremonia en Brasilia junto al presidente del Senado,  Rodrigo Pacheco.
Bolsonaro el 14 de septiembre en una ceremonia en Brasilia junto al presidente del Senado, Rodrigo Pacheco.EVARISTO SA (AFP)

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, es de los líderes mundiales que ha decidido viajar a Nueva York para participar la semana próxima en la asamblea general de Naciones Unidas pese a la pandemia. Pero a diferencia de la inmensa mayoría de sus homólogos en todo el mundo, el brasileño desprecia la eficacia de las vacunas. Bolsonaro, que tuvo covid-19 sin efectos graves, volvió a proclamar el martes pasado ante sus seguidores que no ha recibido la inyección. La ONU exige que todos los invitados a la gran cita anual de la diplomacia mundial estén vacunados, pero no va a pedir un certificado. Confía en un código de honor, la palabra de cada mandatario.

Más información
Student Gabrielly Esperanca dos Santos, 18, receives a dose of Sinovac’s Coronavac coronavirus disease (COVID-19) vaccine at Butanta Institute in Sao Paulo, Brazil August 16, 2021. REUTERS/Carla Carniel     TPX IMAGES OF THE DAY
“Esperanza fiestera”: Brasil supera a EE UU en adultos vacunados con una primera dosis contra la covid-19

Ni el ultraderechista ni su equipo han explicado cómo resolverán el aparente conflicto con las normas impuestas con motivo de la pandemia. ¿Estará vacunado aunque no lo haya admitido? ¿Se vacunará antes de viajar a Nueva York? Lo que sí se sabe es que Bolsonaro será el primer orador. Como es tradición, el discurso del presidente de Brasil abrirá la solemne sesión, un privilegio que el país se ganó por su tradición de no alineado.

“Viajo el domingo, hago el discurso de apertura el martes y luego regreso”, proclamó este jueves en su alocución semanal por Facebook, donde sus intervenciones suelen ser a la medida de sus seguidores más incondicionales.

Pese a que durante toda la epidemia el mandatario ha promocionado medicamentos ineficaces y un discurso antivacunas, los brasileños confían en las inyecciones y se están inmunizando a muy buen ritmo. El 37% de los adultos ha recibido las dos dosis; y un 69%, ya tiene la primera, pese a que la desidia del Gobierno federal, no de los Estados, lastró el inicio de la campaña.

La pandemia ha causado graves estragos en Brasil, el segundo país con más muertos detrás de Estados Unidos y el octavo en fallecidos per cápita. El coronavirus se ha llevado por delante las vidas de casi 600.000 personas y el 10% de los 210 millones de habitantes se ha contagiado.

Oficialmente Bolsonaro no está vacunado. El asunto es polémico entre otros motivos porque el jefe del Estado impuso hace muchos meses cien años de secreto oficial respecto a su cartilla de vacunación. La presión dentro del Gabinete era tan intensa que uno de sus ministros fue a inmunizarse a escondidas. Y una de las proclamas de Bolsonaro —”si te vacunas, te convertirás en cocodrilo”— triunfó. Protagoniza miles de memes y es el chiste más repetido en esta pandemia. Muchos fueron a vacunarse disfrazados del reptil.

El líder de extrema derecha avisó este jueves de que en su intervención va a explicar “las verdades de Brasil” pero sin detallar mucho más. Solo adelantó que mencionará un caso judicial que estas últimas semanas ha sido debatido por el Tribunal Supremo y que afecta de lleno a los derechos de los indígenas a reclamar las tierras que habitaron sus antepasados y, en consecuencia, al potencial de expandir los cultivos que tan lucrativos son para el sector agropecuario. Bolsonaro es partidario de priorizar la producción agrícola por encima de los derechos de los descendientes de los nativos y de su eficacia para proteger el medio ambiente y mitigar la crisis climática.

El Brasil de Bolsonaro se ha convertido en un villano ambiental por el aumento de la deforestación en Amazonia y la proliferación de incendios para expandir los pastos.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Sobre la firma

Naiara Galarraga Gortázar

Es corresponsal de EL PAÍS en Brasil. Antes fue subjefa de la sección de Internacional, corresponsal de Migraciones, y enviada especial. Trabajó en las redacciones de Madrid, Bilbao y México. En un intervalo de su carrera en el diario, fue corresponsal en Jerusalén para Cuatro/CNN+. Es licenciada y máster en Periodismo (EL PAÍS/UAM).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS