Argentina comenzará a producir la vacuna rusa Sputnik V

El laboratorio local Richmond planea fabricar dos millones de dosis por mes en el país

El presidente argentino, Alberto Fernández, en videoconferencia con su par ruso, Vladimir Putin, este viernes.
El presidente argentino, Alberto Fernández, en videoconferencia con su par ruso, Vladimir Putin, este viernes.DPA vía Europa Press (Europa Press)

Argentina se ha convertido en el principal aliado de Rusia para la distribución de la vacuna Sputnik V en América Latina. En una conferencia de prensa conjunta, el presidente argentino, Alberto Fernández, y su par de Rusia, Vladimir Putin, anunciaron este viernes que la próxima semana comenzará la producción de la vacuna contra la covid-19 en el país suramericano. La desarrollará el laboratorio Richmond, que tiene como objetivo fabricar unos dos millones de dosis mensuales.

Más información
Segunda ola de coronavirus en Argentina: sistema sanitario al límite y médicos exhaustos
La gestión de las vacunas se convierte en el flanco más débil del Gobierno argentino

El mandatario argentino anunció que el domingo saldrá de Moscú el avión que llevará a Buenos Aires el principio activo elaborado por el Instituto Gamaleya con el que podrá iniciarse la producción local. En él viajarán además nuevas dosis de la Sputnik V para continuar con la campaña de vacunación a las puertas del invierno austral. “Vendrán vacunas para Argentina y para Paraguay, del mismo modo que trajimos vacunas para Bolivia”, informó Fernández sobre el rol de Buenos Aires como mediador entre Moscú y distintos gobiernos de uno de los continentes más castigados por la pandemia de coronavirus.

“Esta vacuna es una de las más eficientes en el mundo, con 97,6% de eficacia”, afirmó Putin durante la videollamada. Argentina fue el primer país de América Latina en aprobar esta vacuna, que en un primer momento fue recibida con enorme escepticismo por parte de la oposición. Hasta el momento, la Sputnik V ha sido registrada en 66 países y Rusia ha cerrado acuerdos para deslocalizar su producción también en Brasil, Alemania, Italia, Serbia, Arabia Saudí y Turquía, entre otros.

“Estamos muy conformes con los logros que hemos alcanzado vacunando a nuestra gente con la vacuna salida del Instituto Gamaleya”, subrayó Fernández. “Para nosotros ha sido muy valioso porque millones de argentinos han visto preservar su vida gracias al desarrollo científico de Rusia, en el que siempre confiamos”, agregó.

El acuerdo alcanzado con Moscú se publicita en una semana difícil para el Gobierno de Fernández. La escasez de vacunas —menos del 7% de la población ha recibido las dos dosis— se ha convertido en uno de los temas centrales del debate público en las últimas semanas, en las que el país enfrenta una segunda ola de la pandemia más grave que la primera. Con las 541 nuevas muertes por covid anunciadas este viernes, la cifra total de víctimas fatales en Argentina superó las 80.000, mientras que el número de contagiados se acerca a los cuatro millones. Las nuevas cepas, más virulentas y contagiosas, han llevado al límite las terapias intensivas de varias provincias de Argentina.

El Ejecutivo peronista pecó de optimista con las vacunas. Su mayor apuesta, la producción de la vacuna AstraZeneca pactada en febrero entre Argentina y México, se retrasó por la falta de insumos y problemas administrativos, y aún no se ha comercializado. Hasta el momento, las dosis recibidas de este inmunizante proceden de India y Estados Unidos. Paralelamente, la gestión estatal se ha visto empañada por distintos escándalos, entre ellos el vacunatorio VIP instalado en el Ministerio de Salud que en febrero costó el cargo al titular de la cartera sanitaria, Ginés González García.

Desde entonces, la oposición ha criticado de forma recurrente la campaña de inmunización. La semana pasada, la exministra de Seguridad Patricia Bullrich, una de las figuras macristas más combativas, acusó a Fernández y al exministro de Sanidad, Ginés González García, de rechazar las vacunas de Pfizer porque la compañía se negó a pagar sobornos. Ambos dirigentes anunciaron que se querellarían contra ella. Este martes, la cartera sanitaria volvió a ser cuestionada: los medios difundieron que el Ejecutivo se había negado a que el fondo solidario Covax le proporcionase dosis de Pfizer, una afirmación que fue desmentida horas más tarde.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS