La crisis del coronavirus

Primer día sin muertos en casi un año: el Gobierno de Johnson invita a recuperar los abrazos

Inglaterra no registró un solo fallecimiento por la covid-19 el pasado domingo. Bares, restaurantes, cines, teatros y museos volverán a abrir el próximo lunes.

Dos personas se abrazan en un bar de la azotea Skylight , en Londres.
Dos personas se abrazan en un bar de la azotea Skylight , en Londres.DYLAN MARTINEZ / Reuters

Fue una cifra más circunstancial que definitiva, pero sirvió para reafirmar a los británicos que los días más oscuros ya han quedado atrás. El pasado domingo, Inglaterra no registró un solo muerto por la covid-19. La primera vez que pasaba algo así desde julio de 2020. En todo el Reino Unido, con Escocia, Gales e Irlanda del Norte, el número total fue de cuatro fallecidos. Pero es que 56 de los 66 millones de habitantes del país viven en Inglaterra. El Gobierno de Boris Johnson comienza a respirar algo más tranquilo, y el primer ministro ha podido anunciar con confianza que el próximo lunes entrará en vigor la siguiente fase de la desescalada. Y lo que es más importante, Downing Street levantará las prohibiciones para volver al terreno de las recomendaciones, donde un conservador algo libertario como Johnson se siente mucho más cómodo. “Abracen a los seres queridos, pero solo si consideran que es posible y los posibles riesgos son muy, muy bajos. Ejerciten el sentido común”, pedía el primer ministro a los ciudadanos al anunciar las siguientes medidas de relajación del confinamiento.

Más información

A partir del lunes, vuelven a estar permitidas las reuniones de hasta seis personas en el interior de los domicilios. Al aire libre, la cifra se eleva hasta treinta. A pesar de que nunca existió una obligación expresa en ambientes familiares de respetar la distancia de seguridad de un metro, el Gobierno de Johnson alienta ahora a los abrazos y a una mayor cercanía, siempre con la necesaria precaución.

En recintos públicos como restaurantes, teatros o comercios se mantiene la regla de la separación. Bares, restaurantes y pubs, que desde mediados de abril podían ofrecer su servicio en las terrazas habilitadas –el tiempo no ha acompañado, con una primavera especialmente fría y lluviosa–, abrirán sus interiores. Cines, teatros y museos tendrán aforos limitados, pero también reanudarán su actividad. Los hoteles podrán acoger a grupos de hasta seis personas, o dos núcleos familiares combinados. Los alumnos de colegios e institutos seguirán sometidos a dos PCR semanales, pero ya no estarán obligados a mantener puestas las mascarillas en las aulas. Los universitarios podrán recuperar las clases presenciales que no han tenido desde que comenzó el curso el pasado septiembre.

Turismo al extranjero

La campaña de vacunación, que en el Reino Unido comenzó casi un mes antes que en el resto de Europa, ha demostrado ser un éxito a la hora de reducir el número de hospitalizaciones y muertes. Aunque ha sido sobre todo un confinamiento impuesto poco antes de las Navidades, y que se prolongó durante casi cuatro meses, el factor clave para domeñar una pandemia que se desbocó en territorio británico mucho más que en el continente. Un 53,1% de la población del Reino Unido ha recibido ya al menos la primera dosis de inmunización, y un 26,7%, el tratamiento completo. En cifras absolutas, 35,4 millones y 17,8 millones respectivamente.

El próximo 17 de mayo se reanudarán los permisos para el turismo al extranjero. El Gobierno de Johnson ha elaborado un “sistema semáforo” para graduar los diferentes niveles de restricción impuestos a los destinos más codiciados. Solo 12 localizaciones –entre las que se encuentran Portugal, Gibraltar o Nueva Zelanda– se incluyen en la lista verde. Son países a cuyo regreso no se exigirá a los viajeros someterse a una cuarentena de diez días o realizar dos PCR obligatorias durante ese periodo de aislamiento. España, Francia o Italia permanecen de momento en la lista ámbar, por lo que la cuarentena seguirá siendo obligatoria, y la industria del turismo teme que desincentivará posibles reservas. Turquía, por ejemplo, sigue en la lista roja. La final de la Champions League, en la que se enfrentan dos equipos británicos –el Manchester City y el Chelsea– está programada en Estambul para el próximo 29 de mayo. El Gobierno de Johnson ya se ha ofrecido a la UEFA para ejercer de anfitrión.

El Gobierno de Escocia, que durante la pandemia se ha mostrado más cauto que el Ejecutivo central a la hora de avanzar la desescalada, ha acompasado en este caso sus medidas. A partir del 17 de mayo, también reducirá las reglas de distancia social y la reapertura general de la hostelería.



Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50