La crisis del coronavirus

Las restricciones durante la pandemia hacen caer casi a la mitad las borracheras entre los jóvenes

Las limitaciones producen una reducción general del consumo de alcohol y otras drogas

Jóvenes durante un botellón antes de la pandemia.
Jóvenes durante un botellón antes de la pandemia.PACO PUENTES

Las restricciones al movimiento de las personas, a la reunión en grupos, en los horarios y en los viajes han hecho que durante la pandemia baje el consumo de alcohol, cannabis, cocaína y, en menor medida, tabaco, según los datos de una encuesta del Plan Nacional sobre Drogas que se ha presentado este viernes por la mañana. La bajada ha afectado sobre todo a los jóvenes de 15 a 25 años, por la dificultad para realizar botellones, hasta el punto de que en este grupo de edad las borracheras se han reducido casi a la mitad. El trabajo de campo se desarrolló entre el 10 de noviembre y el 3 de diciembre del año pasado, ha dicho el director del plan, Joan Ramon Villalbí. La población diana tenía entre 15 y 64 años. Respecto a las conductas con potencial adictivo, ha bajado el juego presencial, pero ha subido algo el que se realiza por internet.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha resumido los resultados en que hay medidas que ayudan a bajar las tendencias adictivas. Villalbí ha remarcado que “cuando hay menos acceso hay menos consumo, sobre todo en sustancias más sociales”. Ambos responsables apuntan claramente a que con el toque de queda y la limitación de los grupos, se ha reducido mucho el número de botellones, por lo que los mayores descensos se han visto en los más jóvenes, que, por ejemplo, consumen fuera de casa pero no lo pueden hacer en el domicilio.

En vídeo, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, explica que el consumo de alcohol, tabaco y cannabis se ha reducido en España, durante la presentación del estudio del Observatorio Español de las Drogas y las Adicciones, este viernes.(EUROPA PRESS)

Este efecto se ve claramente en el alcohol. Aunque el año pasado la compra de botellas de alcohol aumentó en los hogares, el cierre y las limitaciones de la hostelería se han traducido en una menor ingesta, ha dicho Villalbí. La reducción general ha sido de un 62% a un 57,3%. Mientras que los consumidores diarios prácticamente no cambiaron sus hábitos, es en el grupo de 15 a 25 años donde la bajada es mayor: del 73,1% al 64,6% en los hombres y del 71,3% al 58,4% en las mujeres. Esto es normal, ya que son las personas de edades más avanzadas las que tienen la costumbre de beber a diario, ha explicado Villalbí.

Si en vez de una ingesta normal se pregunta por las borracheras, la disminución es aún más acusada (del 20% en el último mes en los hombres antes de la pandemia al 12,1% durante ella; y del 13,4% al 7,4% en mujeres), y, de nuevo, con mayor impacto en los más jóvenes, que las redujeron a la mitad: del 46,2% al 25,3% en los hombres, y del 41,3% al 22,8% en las mujeres, lo que supone casi una caída del 44% al 23% de media.

Más información

Esta bajada no se notó tanto en la otra droga legal, el tabaco, probablemente porque tiene otra capacidad adictiva y está asociada a otros comportamientos. Su consumo bajó del 29,1% al 27,2%, y, de nuevo, el descenso fue mayor en los más jóvenes. En este caso no hubo problemas de suministro, ya que los estancos se consideraron establecimientos esenciales.

La muestra, de unas 8.000 personas entrevistadas por teléfono, solo permitió tener en cuenta resultados con las sustancias más consumidas. La primera de las ilegales, el cannabis, también ha bajado (del 7,6% al 6,5%). Villalbí ha explicado que el descenso se ha producido por los confinamientos y el cierre de viajes internacionales, que ha reducido la oferta. Respecto a la cocaína, su consumo ha bajado del 1,4% al 1%. Aunque en números absolutos ha sido muy poco, en números relativos es casi el 50%, ha destacado Villalbí.

Donde no hay mejoría es en el consumo de medicamentos con potencial adictivo, tanto analgésicos opioides, que se ha mantenido, como en el de hipnosedantes, que ha aumentado (de un 1,9% de personas que los toman al 3,1%), en línea con lo que se sabía por las ventas en farmacia, que detectaron un aumento de la demanda de estos fármacos durante la primera ola (marzo-julio de 2020) del 4%.

Uso de internet

La encuesta también ha preguntado por el uso de internet, al ser un comportamiento con potencial de riesgo. Este ha aumentado una hora de media, de 147 minutos a 216 entre semana y de 163 a 227 el fin de semana.

Lógicamente, con el cierre de los establecimientos de juego (tragaperras, casinos) hizo caer el público de las apuestas presenciales del 8,8% al 5,3%, con la mayor bajada, de nuevo, entre los menores de 25 (del 14,8% al 5,6%). En cambio, las apuestas por internet se mantienen estables (del 4,5% al 4,3% de jugadores), pero hay un aumento entre los de menos edad.

La encuesta también recoge algunos comportamientos de los mayores de 64 años. Hay un ligero descenso en el consumo de alcohol (del 34,2% al 31,8%) y tabaco (del 10,9% al 8,9%), que son las drogas más frecuentes en este grupo de edad, quizá “porque durante la pandemia han estado más preocupados por su salud”, ha opinado Villalbí.

Ni la ministra ni el director del Plan Nacional sobre Drogas han querido pronunciarse sobre si alguno de estos comportamientos se mantendrá después de la pandemia, aunque se vuelva a la vida anterior. Sí que han concluido que esto demuestra que hay hábitos que se pueden mejorar con las políticas adecuadas.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50