La crisis del coronavirus

La explicación psicológica a la lista estrella de la compra en cuarentena: cerveza, aceitunas y patatas

“Estas compras reflejan el confinamiento de la sociedad española”, según la asociación española de supermercados

Largas colas en un supermercado de Majadahonda (Madrid). En vídeo, la cerveza, las patatas y las aceitunas desbancan al papel higiénico.CARLOS ROSILLO (VÍDEO: ATLAS)

La primera y segunda semana del confinamiento ha dado un giro en los hogares de entre 5 y 40 grados... alcohólicos. La compra de cerveza se ha disparado un 77,65% con respecto a la semana anterior, seguida del vino con un 62,7% y de un 36,58% de otras bebidas alcohólicas, según un estudio de la empresa Gelt. “En estas dos últimas semanas ha descendido el número de visitas de cada consumidor y ha aumentado ligeramente el volumen de compra individual, conforme a las recomendaciones de las autoridades sanitarias. Estas compras reflejan el confinamiento que vive la población española”, cuenta Felipe Medina, secretario general de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (ASEDAS), que incluye a las principales entidades del sector y a 19.100 establecimientos. El informe también refleja una moderación de las grandes compras de hace dos semanas, aquellas que recordaban a las colas de las rebajas en El Corte Inglés. El pico más alto se dio entre el 11 y el 14 de marzo, justo antes del decreto del estado alarma.

In English

Más allá del papel higiénico, cuyo consumo se ha estabilizado, es muy llamativo el espectacular salto que han experimentado las aceitunas (+93,82%), las patatas fritas (+87,13%), el chocolate (+79,04%), el helado (+76,19%) o las anchoas (+60%). Es más, según los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, el consumo de harina se ha disparado hasta un 196% con respecto a la semana anterior. La ciudadanía ha optado por montarse un bar y una pastelería en casa para matar el tiempo. Pero, ¿por qué se están produciendo estos cambios en el carro de la compra?, ¿existe alguna explicación sociológica o psicológica?

Carlos Alonso, interiorista, en el pasillo de los vinos del supermercado DIA de Atocha.
Carlos Alonso, interiorista, en el pasillo de los vinos del supermercado DIA de Atocha.Manuel Viejo González

“De lunes a jueves nos tomamos nuestra cervecita sobre las 20.30 y de viernes a domingo nos tomamos el vermú y algunas copas por videollamadas con los amigos”. Claudia y Raúl son dos treintañeros que viven en un piso de 55 metros cuadrados en el barrio de Lavapiés. “Lo llevamos”. Es la respuesta a cómo están llevando la tercera semana de confinamiento. Dicen que han vivido momentos de estrés y de ansiedad, que ahora hacen la compra una vez a la semana en el Carrefour y que la última incluyó un par de botellas de vino, cervezas, patatas fritas y chocolate. “Si no puedo ir de compras, no puedo ir al cine, a cenar… ¿qué voy a hacer? Trato de hacer una rutina: me levanto, desayuno, trabajo, como, hago pilates y a las 20.30 me tomo mi cervecita”, explica ella. “Estoy deseando que den las 20.30 porque es nuestro pequeño momento de desconexión”.

No es la única. El sector del vino está experimentando una insólita subida de ventas en marzo en Madrid. “Estamos haciendo números de Navidad”, cuenta Julián Ribalda, director e-commerce de Lavinia, una de las principales tiendas del sector. “Hemos detectado un pequeño cambio: si nuestra franja habitual de compra eran vinos de entre 15 y 25 euros, ahora se compran más de la franja de 8 y 15 como Finca Resalso, Viña Real Crianza, Luis Cañas Crianza…”. Es más, casi uno de cada dos clientes que han tenido en estas dos semanas son nuevos (46%). “Son clientes que antes compraban habitualmente el vino en supermercado o en grandes superficies y ahora están basculando hacia el comercio online”.

¿Hay alguna razón psicológica a este incremento? “Esto refleja el poder de darnos recompensas y caprichos en estos tiempos”. Carmelo Vázquez es catedrático de Psicopatología en la Universidad Complutense Madrid. Tras el 11-S y el 11-M elaboró numerosos estudios sobre el estrés postraumático que vivieron los neoyorquinos y los madrileños aquellos días. Unos hechos que, según él y salvando las distancias, tienen una cierta semejanza con los actuales. “Pese al pensamiento generalizado de que todo va a ir mal, el ciudadano de a pie es extraordinariamente resiliente. En aquellos días los estudios nos reflejaron un estrés postraumático que no llegó al 7%. Ahora hay mucha alarma preparatoria, pero la gente está haciéndolo muy bien. Una de estas fases es precisamente esta: beber cervezas, alcohol o tomar patatas fritas. Esto tiene un efecto terapéutico. El consumo de alcohol y las golosinas tiene un efecto de aumento de las endorfinas, que sucede en altos momentos de estrés”.

Olga Castanyer es psicóloga especialista en Psicología Clínica y autora del libro La asertividad: expresión de una sana autoestima. “Yo también quedo con mis amigas por Skype para tomar cervezas”. Castanyer explica que las compras de estas dos últimas semanas se producen por los altos niveles de ansiedad que se están produciendo. “No se comen filetes cuando uno tiene estrés. El cuerpo lo que quiere es azúcar y grasas. Cuando estamos encerrados el cerebro nos pide un premio: como el chocolate, las golosinas o unas simples cervezas. Estamos acostumbrados a vivir a base de esquemas y esto que estamos viviendo ahora no lo hemos vivido nunca. Por eso es bueno que mantengamos las costumbres sociales de antes: copas de vino en casa, aceitunas… la cultura mediterránea”. Una tesis que comparte el sociólogo de la Universidad Autónoma de Madrid Josep Lobera: “Hay que zarandear bien los datos. El consumo de tila y de chocolate amortiguan la ansiedad. Otros la gestionan con alcohol o con videojuegos. Todo esto son distintas formas de escape”.

Por el pasillo de los vinos del supermercado DIA de la calle de Atocha de Madrid camina con mascarilla sigiloso Carlos Alonso, de 46 años. “Vine a comprarle un vino a mi madre, me ha escrito ahora y me dice que quiere uno fino”. Alonso es interiorista. “También compro para mí, trato de evadirme con alguna copa. El aburrimiento es enorme en estos tiempos”. Las cajeras, grandes observadoras de los frigoríficos de casa, cuentan que también han visto un incremento de estos productos. Otro dato: cada vez se ven más y más repartidores de bicicleta de Glovo a las puertas del supermercado. “Estas dos semanas solo compro cervezas, vino, chocolate y golosinas”, cuenta el rider colombiano Andrés Garabito, de 32 años, a las afueras del supermercado DIA de Atocha.

“Todo esto que estamos viviendo estos días en el carro de la compra es lo que distingue la escasez de la abundancia que, simplemente, son pequeños caprichos a final de mes”, observa el catedrático de Psicología Carmelo Vázquez. “Habrá diversos picos. Las anchoas y las patatas serán sustituidos por otros productos. Es muy difícil saber qué va a suceder en los próximos días, pero sí hay que resaltar la solidaridad que estamos viendo, las actividades en casa o poner en marcha cosas de manera espontánea”.

El 'rider' colombiano Adrián Garabito, en el exterior de un supermercado.
El 'rider' colombiano Adrián Garabito, en el exterior de un supermercado.


Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la ‘newsletter’ diaria sobre la pandemia


Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50