Sanidad notifica 9.568 nuevos contagios de coronavirus y 345 fallecidos en las últimas 24 horas

La incidencia acumulada baja a 206 casos por 100.000 habitantes. Fernando Simón alerta de no relajarse “más de la cuenta”

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, durante la rueda de prensa ofrecida este jueves. En vídeo, Simón ofrece los últimos datos de la situación de la pandemia en España.

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece en abierto la información esencial del coronavirus durante la crisis. Si quieres apoyar nuestro periodismo, suscríbete aquí.

España culmina un mes de descenso de la curva epidemiológica con los contagios todavía a la baja y la incidencia acumulada en 206 casos por 100.000 habitantes. El 26 de enero, el país alcanzó el pico de infecciones notificadas en esta tercera ola y encaró la bajada con las comunidades blindadas por fuertes restricciones sociales y de movilidad. Un mes después, el Ministerio de Sanidad ha notificado 9.568 nuevos casos y 345 fallecidos en las últimas 24 horas y alerta de que, aunque la evolución es buena, España todavía está en una situación de riesgo alto por covid. “No nos podemos relajar más de la cuenta”, ha advertido el director de Centro de Alertas y Emergencias, Fernando Simón.

In English

Casi todas las comunidades siguen bajando los niveles de transmisión del virus, aunque Simón ya ha puntualizado que la velocidad de la caída es heterogénea por territorios. Ya hay 15 por debajo del umbral de riesgo extremo estipulado por Sanidad (250 casos por 100.000) y dos autonomías están, incluso, con una incidencia inferior a 100 casos por 100.000: Extremadura (77) y Baleares (97). Pero la situación en España es muy dispar y hay otros territorios, como Melilla (431) y Madrid (321), con una transmisión mucho más descontrolada que la media.

Con todo, la evolución es favorable en 16 autonomías. Solo Cataluña ha reportado un ligero incremento de la incidencia en el último día (de 217 a 219 casos por 100.000), un espejo de la amenaza que se cierne sobre esta comunidad y que ha obligado a la Generalitat a ralentizar su desescalada. Según los datos del Govern, la velocidad de transmisión del virus (la Rt, que mide a cuántas personas contagia de media un positivo) lleva dos días por encima de 1, el umbral máximo que recomiendan las autoridades para mantener a raya la epidemia. “España está evolucionando muy bien, pero el descenso no es homogéneo. Hay comunidades con un descenso agudo y hay otras que tienen un descenso más suave. Esto nos tiene que hacer reflexionar sobre las medidas”, ha valorado Simón. Y ha avisado: “No consideramos que estamos en una situación buena”.

El principal punto de alerta siguen siendo los hospitales, donde la presión asistencial tiende a la baja, pero continúa tensionando las unidades de cuidados intensivos (UCI). Los servicios de críticos usan todavía casi el 30% de sus camas para atender a pacientes con covid (hay 3.123 personas hospitalizadas en estado grave). “La ocupación que observamos ahora es todavía mayor que el pico de la segunda ola”, ha alertado el director del CCAES. El impacto en el sistema sanitario todavía es elevado, ha insistido. “El sistema sanitario todavía no tiene capacidad de reacción ante un incremento de casos. Tenemos que ser conscientes de que el objetivo tiene que ser controlar la transmisión al máximo”, ha dicho Simón.

Desde el inicio de la pandemia, el Ministerio ha contabilizado 68.813 personas fallecidas con covid, aunque en este cómputo no se incluyen los miles de decesos sin prueba diagnóstica que se produjeron en la primera ola. Según Sanidad, 875 personas murieron en los últimos siete días.

Manifestación del 8-M

A propósito de la movilidad y las aglomeraciones que pueden generar eventos como las manifestaciones feministas del 8M o la Semana Santa, que se celebrará dentro de un mes, Símón ha insistido en la prudencia. El delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, anunció que prohibirá todas las convocatorias para esa fecha en la capital que tengan una previsión superior a 500 asistentes, cumpliendo el criterio de la Consejería de Sanidad. Desde el punto de vista epidemiológico, el director del CCAES ha apuntado: “Si las manifestaciones de 500 personas puede incrementar el riesgo de contagio, depende de la relación de esas 500 personas: si mantienen la distancia y usen mascarilla, van a reducir los riesgos, aunque no será cero. España siempre ha tenido cuidado especial con no especificar cifras, sino establecer la calidad de la relación”.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, también se posicionó el martes y apuntó. “Por coherencia de una llamada a la responsabilidad que he realizado, puesto que todavía estamos en situación de riesgo extremo, no ha lugar”. Simón, por su parte, ha matizado este miércoles: “Los riesgos están asociados a las formas en la que se relacionan las personas. Y la forma cambia según la razón por la que se juntan. No es lo mismo estar debajo de un paso de Semana Santa que estar en una manifestación de 500 personas donde se puede esparcir la gente y mantener las distancias. Si se mantienen medidas adecuadas, los riesgos disminuyen. Dicho esto, si se pueden evitar las agrupaciones grandes de personas, mejor”.

Sobre la firma

Jessica Mouzo

Jessica Mouzo es redactora de sanidad en EL PAÍS. Es licenciada en Periodismo por la Universidade de Santiago de Compostela y Máster de Periodismo BCN-NY de la Universitat de Barcelona.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción