Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres días confinada sin respuesta de Salud Pública

Una mujer sospechosa de tener el coronavirus lleva desde el miércoles aislada en su casa a la espera de los resultados que confirmen o descarten su caso

Coronavirus
Ambulancias estacionadas en la zona de urgencias del hospital 12 de Octubre de Madrid.

La espera desespera a Elena. Con este viernes sumará ya 72 horas encerrada en su casa por prescripción médica, sospechosa de tener el coronavirus. La mujer, de 40 años, explicaba ayer a EL PAÍS su periplo por el sistema sanitario y las demoras que acumula su proceso de verificación. Tras más de 24 horas esperando que algún profesional sanitario se acercase a su casa a tomarle una muestra para detectar la presencia del virus en su organismo, ahora continúa aguardando unos resultados que no llegan. "No han analizado mi muestra. No soy prioritaria. Se están centrando en los casos sospechosos graves, que son los que tienen insuficiencia respiratoria y fiebre", explica Elena (nombre ficticio) al otro lado del teléfono.

Toda la información que recibe la mujer es a través de su médica de cabecera. "Ella me está atendiendo muy bien", reconoce. De los sanitarios del Summa 112 y los equipos de Salud Pública, mejor ni mentarlos. "Es inhumano. Tres días sin saber qué hacer", relata. El aumento del volumen de llamadas en el Summa 112 —el miércoles alcanzó las 750 llamadas, el doble que el día anterior— ha obligado a reforzar el personal de enfermería en las centralitas y la Consejería de Sanidad ha ampliado de cuatro a ocho los laboratorios acreditados para procesar las muestras de los sospechosos de coronavirus.

Según su doctora de cabecera, las muestras de Elena probablemente se analizarán este fin de semana y el lunes le comunicarán los resultados. "Te sientes como una tonta. Eres responsable, haces las cosas bien, vas a tu centro de salud cuando tienes síntomas, haces lo que te dicen, y te tienen aquí sin decirte nada. Y no soy solo yo. Soy yo y mis circunstancias porque mi entorno también está preocupado. Esta es una enfermedad que provoca pánico y ellos piensan, ¿y si también la tienen?", lamenta Elena. 

La otra joven de 19 años sospechosa de coronavirus que ayer explicó a EL PAÍS su cuarentena a la espera de los análisis que confirmasen o descartasen su positivo, también sigue en vilo. Los equipos médicos se comprometieron el miércoles a acercarse a su casa a tomarle la muestra para hacerle la prueba pero nunca llegó a aparecer nadie. Este viernes, parte de sus síntomas habían remitido ya. "He vuelto a llamar al Summa y me han dicho que están revalorando el caso y seguramente ya no vendrán porque ya no tengo fiebre. Me han dicho que me quede en casa si tengo tos, pero no sé. Me dicen que si tengo fiebre, que los vuelva a llamar".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información