Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un hombre por matar a su expareja en Granada

El presunto asesino, de 24 años, se entregó tras darse a la fuga. La víctima, que era maestra, tenía una hija de 10 años

En foto, la calle Pavía de Granada, donde ha tenido lugar el asesinato. En vídeo, un hombre ha sido detenido por matar a su expareja en Granada.

Un hombre de 24 años ha confesado ante la Guardia Civil haber asesinado a Ana M. Morillas, de 38 años, con quien había mantenido una relación sentimental. Los hechos ocurrieron en la tarde del sábado, en Granada, en el barrio del Zaidín. Sobre las 17.45, el 112 atendió una llamada del padre de la víctima alertando de lo ocurrido. Los equipos de socorro no pudieron hacer nada por salvar a Morillas, que deja un hija de 10 años de una relación anterior. La Delegación del Gobierno ha confirmado que la mujer ha sido víctima de violencia de género, el segundo caso en Granada y el noveno en toda España en lo que va de año. Las víctimas suman 1.042 desde 2003, cuando empezó el recuento oficial. Morillas no había presentado denuncias previas contra su asesino, confirma la Policía Nacional. 

El asesino confeso, legionario con destino en Viator (Almería), se reunió en la vivienda de Ana M. Morillas en la calle Pavía de la capital granadina y allí acabó con su vida a cuchilladas, según ha informado la Policía Nacional, que lleva el caso. Tras el asesinato, el presunto asesino se dio a la fuga. En Guadix, a 45 minutos de la capital, acudió al cuartel de la Guardia Civil, donde confesó su crimen. En la mañana del domingo, una portavoz de la Policía Nacional ha confirmado que el hombre ya estaba en las dependencias policiales de la capital.

Ana Morillas nació en Íllora, en la provincia de Granada, y según Antonio Salazar, alcalde de la localidad, vivió ahí hasta hace un par de años. Maestra de profesión, trabajó muchos años en el colegio público Gran Capitán y en el centro de educacación permanente de adultos, ambos en su pueblo natal. Hace un par de cursos, explica Salazar, solicitó un nuevo destino y se trasladó a un centro educativo de La Zubia, muy cerca de la capital. Allí era responsable del plan de igualdad del CEIP Isabel la Católica. En ese centro daba clases a niños de tres años. Para poder incorporarse a su puesto de trabajo, se trasladó con su hija a a la vivienda donde ayer fue asesinada. Allí vivían madre e hija y allí acudía con frecuencia su padre, el abuelo de la niña y ya viudo. Éste vivía a caballo entre Íllora y Granada para echarle una mano a ambas en el día a día. Fue él, quien en la tarde del sábado se encontró a su hija asesinada.

El alcalde de Íllora estaba abatido en la mañana del domingo. “Ana era una mujer buenísima y estamos desolados, tenemos impotencia, rabia, pena, desilusión… en fin, no sé ni qué decir”, ha explicado. Íllora, como ciudad natal y donde reside la mayor parte de la familia de la víctima, y Granada, donde vivía, han declarado tres días de luto oficial por este asesinato machista.

Este es el segundo asesinato de violencia de género que ocurre en Granada en lo que va de año. El 22 de enero a las 21.30, un hombre de 77 años apuñaló a su pareja, de 73, en la localidad de Caniles, cercana a Baza. En esa ocasión, los hechos se conocieron porque el presunto asesino llegó al hospital de Baza desorientado y diciendo incoherencias. Ante la imposibilidad de los facultativos de dar con la familia, la Guardia Civil se personó en el lugar del crimen y encontró a la víctima, degollada y con un charco de sangre. En este caso no existían denuncias de malos tratos.

El teléfono 016 atiende a las víctimas de violencia machista las 24 horas y en 51 idiomas. No deja rastro en la factura, pero hay que borrarla del registro de llamadas del teléfono móvil. Los menores también pueden dirigirse al teléfono de la Fundación Anar 900 20 20 10 y los ciudadanos testigos de alguna agresión, al 112.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información