Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una pareja será indemnizada con 5,5 millones por las graves secuelas que sufrió su hija al nacer

Un médico y una matrona, condenados por un delito de imprudencia por ignorar los síntomas de sufrimiento fetal

Un doctor corta el cordón umbilical a un recién nacido.

Una pareja percibirá más de 5,5 millones de euros por las graves secuelas que sufre su hija desde que nació el 14 de octubre de 2012 en el hospital de Valdepeñas, según una sentencia del juzgado de lo penal 1 de Ciudad Real. Se trata de la mayor indemnización fijada hasta la fecha en España por una negligencia médica. El fallo recoge que la menor sufre "una situación catastrófica, ya que no conecta con el medio" y "necesita una atención integral y completa durante las 24 horas del día, incluyendo la noche por problemas de atragantamiento".

El origen de las secuelas está en la deficiente atención a la madre durante el parto, en el que el médico y la matrona responsables ignoraron "las claras e inequívocas señales de alarma" de sufrimiento fetal, recoge la sentencia. La monitorización sobre el estado del bebé se inició a las 10.40 y a las 16.55 "se produjo la rotura espontánea de la bolsa, observándose la presencia de meconio en el líquido amniótico". 

Pese a este primer indicio de riesgo, y "durante un intervalo de dos horas y 10 minutos", el médico y la matrona no actuaron cuando luego "se detectaron hasta 26 episodios de disminución de la frecuencia cardíaca del feto, a niveles de 80 e incluso 60" pulsaciones, cuando lo saludable es que estén entre 110 y 170.

La sentencia censura que los profesionales sanitarios "pese a sus respectivas cualificaciones profesionales y apartándose de la pericia que les era exigible" actuaran "con un proceder absolutamente negligente" que les llevó a "no adoptar las medidas necesarias encaminadas a solucionar la situación de pérdida de bienestar fetal".

La familia decidió denunciar al médico y a la matrona por vía penal, acusándoles de un delito de lesiones por imprudencia profesional grave. Esta calificación, sin embargo, ha sido rebajada a "un delito de imprudencia menos grave" tras el acuerdo de conformidad alcanzado por la acusación particular, la Fiscalía y las defensas. La familia ha estado representada en el caso por el abogado Francisco Fernández-Bravo, de la asociación El defensor del Paciente.

El médico y la matrona han sido condenados por vía penal a una pena de "nueve meses de multa a razón de una cuota diaria de 10 euros", 2.700 euros en total. A ello hay que sumar la indemnización por responsabilidad civil que deberán asumir las aseguradoras del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) y los profesionales, Zurich y Mapfre. La sentencia puede ser recurrida ante la Audiencia Provincial de Ciudad Real.

El fallo establece una indemnización de 2,59 millones de euros para la familia y una pensión de 25.500 euros anuales mientras la menor viva, cantidades a las que hay que sumar los intereses de demora. En total, según el Defensor del Paciente, la cantidad a percibir por los padres asciende a 5.596.171 euros calculando una esperanza de vida de la menor de 10 años.

La magistrada del caso calcula la pensión anual, según las periciales aportadas, en 12.000 euros por "los gastos de asistencia sanitaria por tetraplejia", 4.000 euros "por epilepsia" y otros 9.500 por la "rehabilitación de la tetraplejia".

La cuantía de la indemnización, por su parte, incluye partidas para compensar "los trastornos cognitivos y daños neuropsicológicos de intensidad muy grave" que sufre la niña, el daño moral y las 15 horas diarias de ayuda de una tercera persona que requiere la familia para los cuidados de la menor.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información