Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre mata a su expareja y a su hija de 3 años en Esplugues de Llobregat

La mujer estaba en trámites de divorcio desde el mes de diciembre con su presunto asesino

Dos agentes de los Mossos d'Esquadra, en el lugar del crimen. En vídeo, la primera víctima de violencia de género de 2020 buscaba una casa para no vivir con su presunto asesino.

Mónica Linde tenía 28 años y llevaba unos meses en su nuevo trabajo como coordinadora de vuelos en Easy Jet. Su Instagram está repleto de viajes, de risas, de fotos con sus amigos y, sobre todo de su hija Ciara, de tres años. Este lunes, día de Reyes, cuando los niños se despiertan de madrugada para desenvolver regalos y las familias se reúnen para comer el roscón, Mónica y Ciara fueron asesinadas presuntamente por Ruben Darío, de 27 años, el padre de la menor y expareja de Mónica. La joven estaba en trámites de divorcio desde diciembre, según fuentes policiales. Se trata de los dos primeros casos de violencia machista de este año 2020.

Mónica y Rubén eran pareja desde hacía casi cinco años. Entre ellos no constan denuncias previas por violencia machista, según confirmó el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). “Sabemos los motivos, pero por respeto a ella no diremos nada”, declinaron dos allegadas de la joven, que salían emocionadas del número 47 de la calle de Mestre Joan Corrales, en Esplugues de Llobregat (Barcelona), el domicilio familiar donde fueron asesinadas la madre y la menor, y detenido el agresor.

Mónica, la mayor de tres hermanos, era una joven vital, con estudios de formación profesional, que había vivido en el extranjero. Una mujer independiente, que había trabajado como dependienta en una tienda de Zara en el Reino Unido y también como administrativa en la clínica de salud Teknon de Barcelona, según relataba ella misma a través de las redes sociales.

Los Mossos fueron alertados a las seis y diez de la madrugada del doble crimen. Al llegar al domicilio, encontraron a las dos víctimas y al presunto asesino, que se había autolesionado. Los especialistas del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) lo trasladaron al hospital, donde seguía este lunes, sin que se tema por su vida. El juzgado de instrucción 2 de Esplugues, en funciones de guardia, se hizo cargo del caso, ordenó el levantamiento de los cadáveres a mediodía y decretó el secreto de las actuaciones.

A Marcelo Muñoz, de 41 años, le costaba creer lo que había pasado delante de su casa. Su hijo le despertó a las seis y media de la mañana, él oyó ruidos en la calle, se asomó a la ventana y vio un montón de coches policiales fuera. “Pensé que alguien se había caído”, explicó. Su piso está frente al de Mónica y Rubén. A través de los cristales, les solía ver cocinando, descansando, en su cotidianidad. “Llevaban allí al menos dos años y medio, lo que llevo yo en mi piso”, aseguró. Todos los consultados coincidieron en que los dos jóvenes llevaban una vida discreta, sin que se oyesen gritos o discusiones entre ellos. En su mismo edificio, había quien ni siquiera les conocía.

Algunas personas del barrio, que se apresuraban en el día de Reyes para llegar a tiempo a la mesa familiar y repartir los regalos, se topaban con el precinto policial. “¿¡Qué ha pasado!?”, preguntaba preocupada una de las vecinas, que al saber lo sucedido no paraba de repetir “qué horror, no me lo explico...”. 

Tres días de luto

El Ayuntamiento de Esplugues de Llobregat decretó tres días de luto por el asesinato de Mónica y el de su hija de tres años. También convocó una manifestación a la que asistieron 350 personas, que guardaron cinco minutos de silencio en recuerdo de las dos víctimas. “Ni un paso atrás en la lucha contra esta violencia machista. Tenemos que ser cada vez más firmes, no podemos tolerar ni un asesinato más”, afirmó la alcaldesa de Esplugues, la socialista Pilar Díaz. La edil convocó un pleno extraordinario el martes para “hacer una declaración de condena”.

La Generalitat de Cataluña también se pronunció en contra del doble crimen machista y convocó un minuto de silencio por las víctimas. “Estupefacto y horrorizado. E indignado. Solo llevamos seis días de año y en Cataluña ya tenemos dos víctimas de violencia de género. Tenemos que trabajar contundentemente desde todos los frentes contra las raíces que sostienen esta lacra”, tuiteó el presidente catalán, Quim Torra. “Terrible. Un hombre ha asesinado presuntamente a su mujer y a su hija de pocos años en Esplugues de Llobregat. Todo mi cariño para sus familiares y amigos. Nadie impedirá que sigamos luchando frente a la violencia machista. Existe, y sigue matando, golpeando, humillando”, condenó también el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la misma red social.

El año 2019 se cerró con 55 mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas, la cifra más alta desde hace un lustro. El número de mujeres asesinadas desde 2003 —cuando se creó una estadística oficial— ascendería si se confirma este caso a 1.034; el de menores asesinados se elevaría a 35. El 016 atiende a todas las víctimas de violencia machista las 24 horas y en 51 idiomas. No deja rastro en la factura, pero hay que borrarla del registro de llamadas del teléfono móvil. Los menores también pueden dirigirse al teléfono de la Fundación Anar 900 20 20 10 y los ciudadanos que sean testigos de alguna agresión deben llamar al 112.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información