covid-19

El Gobierno anuncia la vacuna para enero sin mostrar un plan detallado

Illa dice que las inmunizaciones llegarán “en menos de un mes”. Los expertos recelan de las fechas y urgen a informar de la estrategia a los sanitarios y la ciudadanía

Paso fronterizo entre España y Gibraltar en la Línea de la Concepción (Cádiz)
Paso fronterizo entre España y Gibraltar en la Línea de la Concepción (Cádiz)PACO PUENTES

Menos de un mes. Eso es lo que falta, según el ministro de Sanidad, Salvador Illa, para que las primeras vacunas contra la covid-19 lleguen a España. Todavía no se ha aprobado ninguna inmunización en la Unión Europea y ni siquiera se conoce al detalle el plan de vacunación del Gobierno, pero Illa ya ha puesto una fecha: “Si todo va como se espera y se cumplen todos los criterios de la Agencia Europea del Medicamento [EMA, por sus siglas en inglés], las primeras vacunas autorizadas llegarán a nuestro país en menos de un mes”, ha dicho este jueves en la comisión de Sanidad del Congreso. Los expertos, sin embargo, recelan de las fechas y urgen la necesidad de detallar cómo será el plan de vacunación. “Una cosa es que lleguen —y a ver cuántas llegan—, y otra que se empiece a vacunar”, advierte Alberto Infante, de la Escuela Nacional de Sanidad del Instituto de Salud Carlos III.

La agencia reguladora europea prevé concluir el análisis científico de la vacuna de Pfizer el 29 de diciembre y el de la inmunización de Moderna, el 12 de enero. Si los dictámenes son favorables, como así se prevé, la Comisión Europea tendrá que autorizar oficialmente su comercialización, un proceso que ya han anunciado que será rápido. “Empezamos a vislumbrar un horizonte esperanzador”, ha asegurado Illa. Aunque recordó que el proceso de vacunación será progresivo y que habrá que esperar hasta el verano para “relajar” las medidas de seguridad. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció la semana pasada que entre 15 y 20 millones de españoles estarán inmunizados entre mayo y junio.

Salvador Illa, ministro de Sanidad, durante la reunión de la Comisión de Sanidad y Consumo. En vídeo, Illa se muestra esperanzado ante la llegada de las vacunas contra el coronavirus. FOTO: EFE / VÍDEO: QUALITY

Los expertos consultados, sin embargo, apelan a la cautela con las fechas y los anuncios. “Creo que lo que dice el ministro puede ser realista, pero la cuestión es ver la magnitud de la vacunación. Se iniciará la campaña, pero el temor es si se podrá garantizar un suministro continuado”, señala Toni Trilla, jefe de Medicina Preventiva y Epidemiología del Hospital Clínic de Barcelona. En la puesta en marcha de una campaña de vacunación puede haber muchos contratiempos. “Con la de la gripe, que está muy trillada y hay mucha experiencia, cada año nos pegamos un susto con la fecha: la adelantan, la retrasan... Dar fechas exactas es muy prematuro”, insiste.

Infante coincide: “Decir que el 10 de enero puede haber algunas dosis de vacuna no es temerario. Que eso signifique que a partir del día 11 se podrá vacunar, creo que no. Es poco probable que haya un número de dosis suficiente para vacunar a esa población prioritaria”. Según Sanidad, los primeros colectivos en vacunarse serán los residentes y el personal de los centros de mayores, los sanitarios y los grandes dependientes.

Esta pincelada del orden de vacunación es, de hecho, lo poco que se conoce del plan de inmunización que prepara el Gobierno y que todavía no ha detallado. Illa ha insistido en que habrá una estrategia común para todo el país y confirmó que ya tienen listo un registro de farmacovigilancia. “Permitirá tener dosis registradas, lotes y tipos de vacunas e identificar a todos los pacientes que se vacunen. Este sistema trabaja coordinado con el resto de países europeos. El objetivo de todo el plan es identificar posibles efectos adversos y garantizar el uso seguro de la vacuna”, explicó. Pero el Gobierno sigue sin concretar, no obstante, cómo será el despliegue logístico y de distribución de la campaña de vacunación.

“Es contraproducente no informar del plan. Cuando haya información concreta y contrastada, hay que hacerla pública de forma clara. Nosotros también navegamos a ciegas. Los hospitales no sabemos si tenemos que comprar congeladores, más o menos, qué podemos hacer para ayudar...”, lamenta Trilla. Infante concede, sin embargo, que, aunque “falta recorrido” en partes del plan de vacunación, la estrategia “se tiene que definir después de que la EMA establezca las condiciones de uso de la vacuna”.

Autonomías preparadas

En cualquier caso, y aunque haya un plan de vacunación homogéneo en toda España, las comunidades tienen que estar preparadas también para aterrizarlo, urge Daniel López-Acuña, exdirector de Emergencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS): “Si vamos a tener vacunas a principios de enero, hay que empezar a trabajar al detalle en planes logísticos y de condiciones de envío a las comunidades: cómo será la logística en las residencias, cómo se organizarán los centros de salud para llamar a todos sus mayores para que se vacunen, cómo se hará si hay que ir a vacunar a algún domicilio... Esos son los verdaderos deberes para la temporada navideña”. Algunas comunidades ya han hecho acopio de jeringuillas y la Comunidad Valenciana ha anunciado, además, que comprará congeladores para el almacenamiento de las vacunas del coronavirus en sus tres provincias, aunque también tirará de los congeladores de hospitales y centros de transfusión.

La otra gran tarea pendiente antes de jugar con las fechas, insisten los epidemiólogos, es la comunicación. Resolver las dudas y los temores de la ciudadanía. Incitar a la vacunación. “Es uno de los momentos donde se requiere ser más transparente. Es urgente una campaña de comunicación más pedagógica y asertiva”, insiste López-Acuña.

Máxime cuando del Reino Unido llega la alerta, apenas 24 horas después de iniciar la campaña, de reacciones adversas graves en dos sanitarios después de vacunarse (a raíz de esto, el Gobierno británico pidió el miércoles que se evite la vacuna de Pfizer en pacientes con historial alérgico grave). “No me llama la atención ni me sorprende. Indica que hay un mecanismo de supervisión posvacunal que funciona”, zanja Infante.


Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50