MEDICAMENTOS

Sanidad abarata el precio máximo de medicamentos como la amoxicilina o el ácido acetilsalicílico

La medida, que afecta a 16.872 presentaciones de fármacos, prevé ahorrar 170,12 millones de euros a las arcas públicas

Una farmacia en Rambla Catalunya, en Barcelona, el 20 de noviembre.
Una farmacia en Rambla Catalunya, en Barcelona, el 20 de noviembre.Albert Garcia / EL PAÍS

Antibióticos como la amoxicilina, tratamientos para el ácido úrico como el alopurinol o anticoagulantes como el ácido acetilsalicílico costarán menos a los consumidores a partir del domingo 29 de noviembre. Ello se debe a la actualización de los precios de referencia de estos productos por parte del Ministerio de Sanidad que publica el Boletín Oficial del Estado (BOE) este sábado. La medida afecta a 16.872 presentaciones de medicamentos. Cada presentación es una forma de comercializar un medicamento concreto (en jarabe, en polvo, en cajas de 10 pastillas, de 30, con 1 gramo, con 2....). En total están afectados los 600 principios activos más populares, casi 400 de venta en farmacia y unos 200 de uso en hospitales.

La fijación de un importe máximo para la venta fue una medida que se tomó hace ya 20 años para reducir el gasto de las Administraciones en fármacos. Afecta a aquellos productos cuya patente ya ha caducado (los más antiguos) y para los que hay en el mercado alternativas de igual composición y efecto (los genéricos). Su importe se actualiza regularmente, y la revisión de este año pretende ahorrar 170 millones de euros a las arcas públicas.

La factura en medicamentos es la única partida del gasto sanitario que se notifica mensualmente. En octubre las comunidades pagaron 942 millones por este concepto, una rebaja del 1,02% respecto al mismo mes del año anterior. En el acumulado interanual, la suma asciende a 11.000 millones. Se trata de un gasto muy sensible a ciertas medidas, como esta rebaja, pero en el que las decisiones suelen tener un efecto corto, ya que la demanda de medicamentos es creciente en un país con una población envejecida, donde cada vez hay más enfermos crónicos. Además, el precio de las innovaciones, que no están sujetas a la competencia de los genéricos porque tienen una patente en vigor, es creciente.

Por ejemplo, estos 11.000 millones anuales se alcanzaron en 2007 cuando la partida subía; las medidas de austeridad de la crisis de 2008 cortaron la subida y en 2012 el gasto anual volvió a ser de 11.000 millones, pero esta vez viniendo de un pico de 12.700 millones a mediados de 2010. Ahora está otra vez en ascenso desde los 9.000 millones en que se situó en 2013.

La rebaja también afecta a algunos medicamentos de uso hospitalario. Esta partida empezó a notificarse en 2017, y desde entonces ha pasado de 6.000 a 7.600 millones, según los datos de Sanidad.

Más información

Lo más visto en...

Top 50