Eutanasia

Nueva Zelanda se convierte en el primer país que legaliza la eutanasia en referendo

Un 65% de los votantes respalda la muerte asistida para enfermos terminales, que entrará en vigor en noviembre de 2021

Un cartel pide el voto en contra de la eutanasia el día antes del referéndum, en Christchurch, Nueva Zelanda.
Un cartel pide el voto en contra de la eutanasia el día antes del referéndum, en Christchurch, Nueva Zelanda.Mark Baker / AP

Un grupo de partidarios del “sí” han celebrado este viernes con vítores y aplausos dentro del Parlamento de Nueva Zelanda en Wellington, la capital del país, la rotunda victoria en el referéndum de la eutanasia. Un 65,2% de los ciudadanos ha dado su beneplácito a la ley para regular la muerte asistida en la consulta popular que se celebró el mismo día que las elecciones generales, el pasado 17 de octubre. Frente a los concentrados en el Parlamento estaba el arquitecto de la ley, el líder del partido conservador ACT David Seymour, una formación minoritaria que ha crecido de forma progresiva hasta conseguir 10 diputados en los últimos comicios. “Que gran día para ser un kiwi”, ha exclamado Seymour en un breve discurso, usando el término coloquial con que los neozelandeses se refieren a sí mismos. “Me siento fantásticamente, tengo tanto amor por este país que ha decidido dar a la gente que está sufriendo la capacidad de elección, el control y la compasión al final de sus vidas".

Más información

La ley, catalogada como del final de la vida, entrará en vigor el 6 de noviembre del 2021 bajo el control del Ministerio de Sanidad. Será accesible para los ciudadanos o residentes permanentes de Nueva Zelanda mayores de 18 años, que tengan una enfermedad terminal con solo seis meses de esperanza de vida. Deben padecer un dolor insufrible, con una deterioración física irreversible, pero con la capacidad mental de tomar una decisión informada. La muerte asistida debe ser aprobada por dos médicos y si en algún momento se detecta que la persona afectada ha sido presionada, se detiene el proceso.

Nueva Zelanda se convierte en el primer país del mundo en aprobar el suicidio asistido con un referéndum. De esta forma entra a formar parte del pequeño grupo de países que han despenalizado la eutanasia o la muerte asistida, empezando por los Países Bajos, que fue el primer país en aprobarla en el 2002. Tienen una legislación similar Bélgica, Luxemburgo, Suiza, Canadá, Colombia, el estado australiano de Victoria y algunos estados norteamericanos. En España, la ley se encuentra en fase de tramitación después de que en septiembre el Congreso rechazara las enmiendas a la totalidad propuestas por PP y Vox.

A través de un portavoz, la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, ha confirmado que junto con la mayoría de los ciudadanos había votado a favor de la eutanasia. El referéndum es el último escollo de un proyecto de ley que nació en 2017 y se sometió al debate parlamentario más largo y arduo en la historia del país. El texto fue finalmente aprobado por el Parlamento en noviembre del 2019 con 69 votos a favor y 51 en contra, pero no podía convertirse en ley a menos que obtuviera más del 50% de los votos en la consulta popular.

Los oponentes a la eutanasia critican que la ley no incluye suficientes salvaguardas. “Es un día triste y peligroso”, ha dicho en un comunicado de prensa el portavoz del lobby cristiano Family First Bob McCoskrie: “No hay nada en esta ley que garantice la protección que necesita la población más vulnerable, incluidos los minusválidos, la gente mayor, los que sufren ansiedad y depresión, y los que creen que son una carga o que sufren presiones económicas”.

Para los enfermos terminales que han hecho campaña a favor del sí, la ley sí que ofrece suficientes garantías puesto que descarta que tengan acceso a ella las personas que sufran una enfermedad mental, o las que quieran aplicar en base a su edad avanzada o minusvalía. La activista y enferma de cáncer Bobbie Carroll se encontraba entre el grupo que ha celebrado la victoria del sí en el Parlamento de Wellington: “Quizá no la necesite, pero lo que significa es que si quiero, puedo, y mi familia puede estar conmigo.”

Además del referéndum sobre la muerte asistida, los neozelandeses también estaban convocados a las urnas el 17 de octubre para votar en otro referéndum para regularizar el uso recreativo de la marihuana. En este caso la mayoría de los neozelandeses (un 53,1%) ha rechazado la propuesta. La primera ministra ha revelado este viernes que votó a favor de legalizar el uso de esta droga, pero su Gobierno ha confirmado que ante el resultado de las urnas descartan por ahora abordar ningún tipo de reforma para descriminalizar el consumo de cannabis.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50