Vida y muerte de ‘Alpha’, la primera tormenta subtropical ibérica

Esta tempestad, formada el viernes, es el primer ciclón con características tropicales surgido frente las costas de Portugal de la historia documentada

Mapa del Centro Nacional de Huracanes de EE UU en el que se muestra la trayectoria de 'Alpha'.
Mapa del Centro Nacional de Huracanes de EE UU en el que se muestra la trayectoria de 'Alpha'.

Frente a las costas de la península Ibérica, a menos de cien kilómetros de Portugal, ha ocurrido en las últimas horas un fenómeno meteorológico completamente único: ha nacido y muerto una tormenta subtropical, según ha determinado el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC), el organismo con sede en Miami que controla los ciclones en la cuenca atlántica. Esta tempestad, el segundo estadio de los ciclones después de la depresión tropical y antes de los huracanes, se formó el viernes por la tarde en el seno de la borrasca que afecta a España desde el jueves y que todavía lo seguirá haciendo hasta el lunes, día en el que partirá, ya muy debilitada, hacia las Islas Británicas. A falta de que lo certifiquen los organismos encargados de estudiar el clima y la meteorología, Alpha es ya “un hecho histórico”, en palabras de Juan Jesús González Alemán, doctor en Física, investigador en dinámica atmosférica y uno de los mayores expertos en estos fenómenos de España.

“Es la primera vez en la historia que se declara una tormenta subtropical en las costas de la Península”, sentencia González Alemán. “El NHC denominó Alpha no al conjunto de la borrasca que nos afecta sino a una pequeña parte, a un núcleo central que ha adquirido las características suficientes como para considerarlo tormenta subtropical”, aclara Rubén Del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que ya advirtió de que se trataba de una borrasca muy profunda, extensa y rara para la época del año y para las latitudes por las que se movía.

La principal característica, continúa Del Campo, consiste en que "en torno a su núcleo central apareció mucha convección, es decir, se fueron formando muchas tormentas y, por la liberación de calor latente que produce tanta condensación de vapor de agua, se originó una anomalía cálida: el núcleo de las bajas presiones está más cálido que su entorno”. Esta anomalía es típica de los sistemas tropicales, “pero de nuestras borrascas de latitudes medias, en las que el núcleo está más frío que su entorno”.

Las tormentas tropicales son un tipo de ciclones que conllevan vientos sostenidos —la velocidad media del viento en un minuto— de entre 60 y 120 kilómetros por hora, el siguiente escalón, los huracanes, superan los 120 y se consideran grandes huracanes, con categorías de 3 a 5 en la escala de Saffir-Simpson, a partir de los 178 kilómetros por hora. Antes que todos ellos está la depresión tropical, que mueve vientos de menos de 60 kilómetros por hora. ¿Y por qué Alpha es una tormenta subtropical y no tropical? “Porque presenta rasgos de borrascas de latitudes medias y rasgos de sistemas tropicales, es un híbrido”, responde el portavoz de Aemet. González Alemán añade que hay cierta polémica entre los meteorólogos sobre si llegó a ser un auténtico ciclón tropical. Ya tan lejos de sus dominios, el NHC “no hila tan fino, no va tan al detalle”, afirma el físico.

A última hora del viernes, Alpha dejó vientos fuertes y temporal marítimo en Portugal y también afectó, aunque en menor medida, a España. Pero Alpha ha tenido una vida tan corta que ya ha dejado de existir. Tocó tierra en Portugal y se convirtió en un “remanente”, un ciclón postropical o borrasca extratropical, en el distrito Viseu de Portugal, según detalló el NHC, que solo ha emitido tres avisos o actualizaciones de su desarrollo.

“Poco después de la media noche perdió sus propiedades, aunque ha dejado rachas de viento muy fuertes esta madrugada por ejemplo en el Pirineo oscense, con 100 kilómetros por hora en Cerler y 87 en Panticosa; en puntos del sistema Ibérico como Valdezcaray (La Rioja) y del sistema Central como el puerto de Navacerrada. También se han registrado rachas fuertes en zonas de la meseta Central como Fuentesauco (Zamora) y Ólvega (Soria)”, precisa el portavoz de Aemet. La tempestad ha dejado también muchas lluvias, “como ya esperábamos porque había absorbido mucha humedad procedente del sur”. Destacan los casi 66 litros por metro cuadrado de Puerto El Pico (Ávila), 64 en Garganta la Olla (Cáceres) y 60 en Bielsa (Huesca).

En la práctica, no ha alterado gran cosa las previsiones del tiempo que ya había para este fin de semana, pero Alpha formará parte de la historia de los huracanes. Para empezar, el mismo día que ella nacieron otras dos tormentas tropicales: Wilfred, más cerca de las islas de Cabo Verde que del Caribe, y Beta, en el golfo de México. Nunca había ocurrido antes. Esta temporada de huracanes está siendo tan virulenta y activa que se ha acabado la lista de nombres prevista y ha habido que tirar el alfabeto griego. Desde que se nombran los huracanes, solo había pasado una vez, en 2005, cuando se llegó hasta Zeta, cuatro letras más. Aquel año, Alpha se nombró el 23 de octubre, frente al 18 de septiembre de la nueva Alpha ibérica. Al mismo tiempo han llegado a estar activos en el Atlántico los sistemas tropicales Paulette, Teddy, Wilfred, Alpha y Beta, mientras que Ianos, un medicane ―el nombre que reciben en el Mediterráneo las intensas tormentas que comparten ciertos aspectos con los ciclones tropicales―, tocaba tierra en Grecia occidental.

En segundo lugar, Alpha ha superado a Pablo, que hasta ahora era “el ciclón tropical más oriental de la historia, el que más al este y más cerca de Europa se formó”, explica Del Campo, que recuerda que el anterior récord lo tenía “Vince en octubre de 2005, un huracán que tocó tierra en España ya como depresión tropical”. Pablo fue un pequeño y efímero huracán que iba embebido en una borrasca. Emergió como huracán de categoría 1 el 26 de octubre de 2019 entre Azores y Madeira y afectó a España, donde causó un temporal marítimo en el Cantábrico y en Galicia. Vince surgió “mucho más al oeste” que Pablo y que Alpha. “Alpha seguramente sea el ciclón con características tropicales que más al este y más cerca de las costas europeas se ha formado, prácticamente ya en Portugal”, aseguran Del Campo y Alemán.

Se trata de un inquietante paso más en el creciente acercamiento de fenómenos típicos de las costas americanas a las puertas de Europa. El año pasado, tres ciclones tropicales rozaron la Península, cuando lo habitual hasta ahora era que llegaran uno cada tres o cuatro años. ¿Es consecuencia del cambio climático? Eso parece, pero no se sabe con certeza. El hecho cierto es que el nacimiento y breve vida de Alpha es “completamente anómalo”, destaca Alemán. “Es el quinto año consecutivo en el que un ciclón con características tropicales llega cerca de las costas de la Península, es más, es un hito que uno de ellos haya llegado a formarse en Portugal”.

Más información

Lo más visto en...

Top 50