La crisis del coronavirus

La Unión Europea acuerda con Sanofi la compra de 300 millones de dosis si logra una vacuna fiable

La Comisión Europea está en contacto con otras farmacéuticas para realizar nuevas adquisiciones

Laboratorio de Sanofi en Val de Reuil (Francia), el pasado 10 de julio.
Laboratorio de Sanofi en Val de Reuil (Francia), el pasado 10 de julio.JOEL SAGET / AFP

La Unión Europea contará con 300 millones de dosis de la vacuna producida por Sanofi si la farmacéutica francesa logra fabricar un remedio “seguro y efectivo”. Bruselas ha anunciado este viernes el acuerdo, del que no ha desglosado el precio, para que los Veintisiete tengan derecho a adquirir el fármaco contra la covid-19 una vez esté listo para ser comercializado. El pacto, negociado por la Comisión Europea en nombre de los Estados miembros, solo se hará realidad si el fármaco prueba su fiabilidad, con lo que los países de la UE no correrán riesgos financieros, al quedar exentos de pagar por adelantado inyectables que finalmente se demuestren inútiles.

La reserva de la vacuna aplaca los temores a un desabastecimiento en plena carrera global con China y Estados Unidos por contar con cantidades suficientes para inmunizar a miles de millones de personas. El contrato firmado con Sanofi, sin embargo, está a expensas de que la investigación obtenga los resultados deseados, por lo que su éxito no está garantizado. Este es el primer paso de otros por venir. La Comisión Europea busca minimizar todo lo posible el riesgo de que los 446 millones de habitantes de la UE queden desprotegidos, y está en conversaciones similares con otras compañías. Entre ellas AstraZeneca. La farmacéutica británico-sueca firmó hace mes y medio un acuerdo con Alemania, Francia, Italia y Holanda para proveerles de vacunas, pero Bruselas intervino para atajar las negociaciones por separado y fijar una posición única europea a Veintisiete que no provoque disfunciones en el seno de la Unión y le permita obtener mejores precios al negociar por un número de dosis más elevado.

La batalla por la vacuna en la que se ha embarcado Europa promete ser titánica, con Washington, Bruselas y Pekín tomando posiciones a toda velocidad. Y su dimensión va más allá de la sanitaria. El fármaco no solo permitiría a los países que lo utilicen dotar a sus ciudadanos de anticuerpos contra el coronavirus. También podrán reabrir su economía con garantías, lo que otorgaría a los que se hagan con la vacuna en primer lugar una ventaja competitiva considerable.

Las dudas sobre si será posible contar con dosis suficientes para todos al mismo tiempo han empujado a las capitales a la hiperactividad para no quedarse atrás. Este mismo viernes, Estados Unidos anunció que pagará 2.100 millones de dólares (casi 1.800 millones de euros) a Sanofi y al gigante británico GlaxoSmithKline. La mitad de ese dinero irá a parar al desarrollo de la vacuna y la realización de ensayos clínicos.

“Estamos en conversaciones avanzadas con otras empresas. Aunque hoy no sabemos qué vacuna funcionará mejor al final, Europa está invirtiendo en una cartera diversificada de vacunas prometedoras, basadas en varios tipos de tecnologías. Esto aumenta nuestras posibilidades de obtener rápidamente un remedio eficaz”, ha señalado la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Ante la posibilidad de que los países ricos acaparen la vacuna, Bruselas se ha comprometido a poner a disposición de los Estados más vulnerables dosis suficientes de la misma. Y ha encabezado una iniciativa para recabar donaciones de Estados, multinacionales y otros organismos que permitan su justa distribución cuya recaudación ronda los 16.000 millones de euros.


Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad



Más información

Lo más visto en...

Top 50