_
_
_
_
_

Andalucía, Aragón, Canarias, Galicia y País Vasco permitirán moverse entre provincias a partir del lunes

Bares nocturnos y discotecas pueden abrir sin zonas de baile y con distancia o mascarilla en la fase 3

Dos personas disfrutan en una terraza de Santander, Cantabria, ayer.
Dos personas disfrutan en una terraza de Santander, Cantabria, ayer.Juan Manuel Serrano Arce (EL PAÍS)

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece en abierto la información esencial del coronavirus durante la crisis. Si quieres apoyar nuestro periodismo, suscríbete aquí.

El lunes podrán abrir los bares nocturnos y discotecas de la media España que entrará ese día en la fase 3. Es una de las principales novedades que se incluyen en la orden ministerial publicada este sábado en el Boletín Oficial del Estado (BOE), en la que se flexibilizan algunas normas establecidas para esa fase, la última antes de entrar en la nueva normalidad. En esa etapa los habitantes de cinco de las comunidades pluriprovinciales (Andalucía, Aragón, Canarias, Galicia y País Vasco) podrán ya salir de su provincia. La disposición incluye también algunos cambios para la fase 2, en la que ya se encuentra o se encontrará el resto del país desde el lunes, como la reapertura de las plazas de toros o la posibilidad de ocupar todos los asientos en los transportes públicos.

Juanma Moreno, este sábado en el Palacio de San Telmo. En vídeo, el presidente de la Junta de Andalucía anuncia que permitirá los viajes por todo su territorio a partir del lunes.Vídeo: JUNTA DE ANDALUCÍA
In English
Spain’s bars and nightclubs can reopen under Phase 3 on Monday, but no dancing allowed

Las principales novedades para la fase 2, en la que estarán la Comunidad de Madrid, la Comunidad Valenciana, Castilla y León, las provincias de Albacete, Ciudad Real y Toledo, en Castilla-La Mancha, las regiones sanitarias catalanas de Girona, Catalunya Central, Lleida y Barcelona, y la ciudad autónoma de Ceuta, son:

Las principales novedades para la fase 3, en las que estará el resto de España, son:

Vicente Pizcueta, portavoz de la Federación de Empresarios de Ocio Nocturno España de Noche, afirma que ya conocían el contenido que iba a tener la disposición respecto a las pistas de baile porque lo habían negociado esta semana con el Ministerio de Sanidad. Le parece que la posibilidad de abrir en fase 3 sus locales “solventa una anomalía, porque en la sociedad hay una pulsión de sociabilidad muy grande que es preferible que se resuelva en locales controlados que en fiestas privadas, afters clandestinos o botellones como los que seguro que se van a ver este fin de semana”.

Para el sector del ocio nocturno, estas dos semanas son “una manera de ensayar” medidas como la separación de los clientes, el control de accesos y las medidas de higiene “antes de la nueva normalidad”. Esa etapa de transición duró en China 15 días, que es lo que se espera que suceda en España si las comunidades siguen pensando en apurar los plazos para pasar a la normalidad, como comunicaron el viernes todas las que progresaron a la última etapa de la desescalada menos La Rioja, que no se pronunció. “Habrá que ver cómo evoluciona la enfermedad”, advierte el empresario.

Pizcueta cree que mientras tanto, en estas dos semanas de transición, el baile se quedará circunscrito a los reservados y salas VIPS de los locales, con grupos reducidos, mientras las pistas pueden dedicarse a hostelería o a espectáculos. Lo que sí espera es poder ampliar el aforo en sus conversaciones con las consejerías correspondientes, que ahora está limitado a un tercio y quieren que llegue al 66%, ya que así no hay forma de saber si se va a poder controlar la situación cuando se permita la entrada de más público.

Por su parte, una portavoz de la Asociación de Empresarios de Establecimientos de Juego y Ocio de Madrid (Aejoma) ha manifestado que “el sector tenía que abrir en la fase 2 como los establecimientos de ocio y restauración”. “Podemos implantar las mismas medidas de seguridad”, ha dicho, y se ha quejado porque opina que “el sector sufre una discriminación que es ajena a la actividad que realiza”.

Resignación y cierta esperanza en el mundo taurino

El mundo del toro acoge con resignación y cierta esperanza la perspectiva de celebrar festejos en las fases 2 y 3 y, posteriormente, en la llamada nueva normalidad.

 

Resignación, porque con el aforo de una plaza limitado a 400 y 800 personas, como está ordenado en las fases segunda y tercera, no es posible anunciar espectáculos taurinos, si bien es verdad que no hay previsto ningún cartel para las próximas fechas.

 

Victorino Martín, presidente de la Fundación del Toro de Lidia, espera que la norma cambie sustancialmente cuando se alcance la denominada nueva normalidad "y que la celebración de festejos taurinos se rija por las mismas normas que los demás espectáculos”, afirma.

 

“Mantenemos, no obstante, la esperanza -continúa- de que la situación se pueda normalizar totalmente si la solución a la pandemia sigue su curso positivo, lo que haría posible que se pudieran elaborar carteles, y paliar así la gravísima situación del sector”, añade. “Yo pediría a los alcaldes que no se precipiten a la hora de suspender fiestas y ferias previstas para los próximos meses”, concluye, “porque la fiesta taurina es un elemento dinamizador de la economía, y los ciudadanos también necesitan llenar su alma”.

POR ANTONIO LORCA

Más información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La desescalada por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- Pinche aquí para suscribirse a la ‘newsletter’ diaria sobre la pandemia


Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_