La crisis del coronavirus

México anuncia su plan de vuelta a la normalidad y el retorno a clases para agosto

El semáforo que mide la evolución de la pandemia en cada Estado está rojo aún en todo el país salvo en Zacatecas

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador en conferencia matutina
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador en conferencia matutinaGUSTAVO DURÁN/NOTIMEX / Europa Press

México tiene previsto reanudar la actividad escolar el 10 de agosto para las etapas de preescolar, primaria y secundaria, siempre que el semáforo que mide la incidencia de la pandemia en cada Estado esté de color verde. Serán tres semanas en las que los alumnos irán pasando por las aulas de manera alternada para no coincidir todos juntos y en las que se les evaluará el nivel adquirido durante el confinamiento. En secundaria se suspenden los exámenes de autoevaluación. Tampoco se celebrarán ceremonias masivas, los recreos serán escalonados y los cubrebocas obligatorios. Son algunas de las medidas anunciadas este viernes por el Gobierno, así como la vuelta al trabajo este lunes en la minería, el sector automotriz y la construcción. Se inicia así un regreso a la normalidad “gradual, ordenado y cuidadoso”, en palabras del subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, cuando el semáforo está aún de color rojo en todo el país, es decir, máximo riesgo, salvo el anaranjado que muestra el Estado de Zacatecas.

No es casual que este plan para desescalar la crisis vírica haya tenido críticas por su precocidad, dado que estos días se están reportando altas cifras de mortalidad por coronavirus y en algunas zonas del país, como el Valle de México, donde se ubica la capital, la incidencia de los contagios sigue siendo muy elevada. 9.044 fallecimientos acumula ya el país y López-Gatell no deja de repetir que si los ciudadanos “salen demasiado pronto va a haber un rebrote”. Pero la idea misma de anunciar los planes de regreso a la vida normal ha producido ya cierta sensación de que el peligro ha pasado o está en descenso y muchos negocios, como la venta de sillas Acapulco, han abierto sus puertas. Es difícil mantenerse en casa cuando el presidente ha anunciado nada menos que una gira por todos los Estados de la República: “Habrá un acto en cada Estado, siempre que sea esencial”, ha dicho esta mañana Andrés Manuel López Obrador. Y acto seguido ha detallado estos actos, básicamente inauguraciones de sus obras emblemáticas, como el trazado del Tren Maya. Banderazo en el tramo de Cancún, banderazo en Yucatán, banderazo en Campeche, banderazo en Chiapas, banderazo en Villahermosa. Esencialmente.

“La epidemia sigue”, ha alertado López-Gatell, incluso está al alza en algunos Estados y, como en el resto del mundo, se esperan rebrotes allá donde el incendio ya se fue apagando. Pero nadie ha hablado de prorrogar el confinamiento, de corregir lo previsto semanas antes, como ha ocurrido en otras partes del mundo a la vista del curso de la pandemia. El calendario sigue implacable. A partir de este lunes, cuatro criterios guiarán los colores del semáforo: la incidencia de los contagios, el nivel de hospitalizaciones y la ocupación de las camas existentes y la detección de nuevos casos. “La vigilancia y el control estará a cargo de cada Estado, que notificarán su riesgo y decidirán cuándo van a abriendo sus actividades económicas”, ha dicho López-Gatell.

La vuelta a las aulas será, sin duda, el elemento determinante que señale la normalidad. Pero con un solo enfermo que se detecte “se volverá a cerrar” el centro, ha avisado el secretario de Educación, Esteban Moctezuma. El ministro ha dedicado un sentido reconocimientos a los docentes, el 80% de los cuales han seguido atendiendo “con vocación” a sus alumnos desde casa. “En otros países se han tomado decisiones que alejan a las personas [para la etapa del desconfinamiento]. Nosotros no. Sembraremos una educación basada en 'yo cuido al otro”, ha dicho. “El 69% de los niños son felices” pese a haber seguido las clases encerrados en casa, ha añadido. El 3 de agosto empezarán cursos en la etapa media para alumnos con rezago y la universidad no comenzará antes del 7 de septiembre.

La misma importancia de la educación tiene la economía. Desde el 18 de mayo, las empresas que reinician el lunes su actividad han ido informando al Gobierno de las reformas implantadas en sus instalaciones para proceder con el menor riesgo. El 85% de las 1.814 mineras ya han recibido el visto bueno de la Administración. El 75% de las 5.397 del sector del transporte también han validado sus programas para reiniciar con seguridad y el 6% de las 8.397 que se han presentado en la construcción. Para el resto de las empresas, las que vayan entrando cuando el semáforo y los Estados lo decidan, este examen será automático, bastará con que presenten sus planes, no necesitarán ser validados. El director general del Instituto Mexicano de la Seguridad Social (IMSS), Zoé Robledo, ha confiado en la responsabilidad y el buen hacer de los empresarios, y en que “privilegien el cuidado de sus empleados”. Pero la realidad es tozuda y se empeña en demostrar a veces lo contrario. Trabajadores de la petrolera Pemex han denunciado las trabas a la sana distancia y las imposiciones para trabajar que han sufrido algunos de los empleados cuando incluso presentaban enfermedades de riesgo, como diabetes o hipertensión. O las maquiladoras en el norte del país, que algunas no han parado más que por unos días y cuando se morían algunos de sus obreros. De todas formas, la laxitud de las medidas en México es tal que hay minas que no han cerrado jamás, como la del cobre en Cananea, por más que ahora se las considere esenciales y se permita su vuelta.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada país de América Latina.




Lo más visto en...

Top 50