La crisis del coronavirus

Andalucía solicitó la entrada en la Fase 1 con dos documentos distintos y criterios territoriales diferentes

La Junta niega divergencias e insiste en reclamar a Sanidad que haga públicos los parámetros por los que mantuvo en la Fase 0 a Málaga y Granada

El vicepresidente andaluz, Juan Marín, y el consejero de Presidencia, Elías Bendodo.
El vicepresidente andaluz, Juan Marín, y el consejero de Presidencia, Elías Bendodo. / Europa Press

La decisión del Gobierno central de dejar fuera de la Fase 1 de la desescalada a las provincias de Málaga y Granada ha sido recibida por parte de la Junta de Andalucía como “un agravio” hacia esa comunidad. Varios de sus dirigentes han acusado al Ministerio de Sanidad de guiarse exclusivamente por criterios políticos y no técnicos. Desde el Ejecutivo autonómico se ha reprochado al departamento que dirige Salvador Illa de no respetar su propuesta basada en distritos sanitarios, que sí se aceptó para otros territorios. Sin embargo, de acuerdo con la documentación a la que ha tenido acceso la Cadena Ser, Andalucía solicitó el pase de fase a través de dos informes distintos -todos sin firmar-, el primero de ellos con importantes deficiencias y en el que se pedía la entrada por comarcas en el caso de Málaga y Granada y por provincias en el resto. Desde la Consejería de Salud, a través de un comunicado, se ha insistido en que la Junta ha cumplido con las indicaciones de Sanidad y que siempre pidió el avance a partir de la demarcación provincial.

El primer documento remitido por el Gobierno andaluz es de fecha de 6 de mayo y, de acuerdo con la información facilitada por la cadena Ser, no se ofrece información sobre recursos de camas, material de protección o laboratorios disponibles. En el segundo informe, enviado un día después y fuera de plazo, se incluye la petición de pasar a la Fase 0 por provincias con restricciones para los tres distritos con peores datos de incidencia: Málaga, Granada y Granada-Metropolitano -con 1,3 millones de habitantes en total-. Fernando Simón, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias, recalcó el pasado viernes que la de Andalucía era “una propuesta mixta diferente a la del resto de Comunidades Autónomas” y justificó en criterios de control de movilidad la decisión de que las provincias de Granada y Málaga no pasaran de fase.

Fuentes del Ministerio han asegurado a la SER que para ofrecer a Andalucía el mismo trato que al resto de regiones, se le pidió que optara por el modelo de comarcas o por el de provincias y que fue en el segundo informe, con toda la documentación que faltaba cumplimentada, donde la Junta se decantó por el modelo por provincias, con ciertas limitaciones para los citados distritos sanitarios. El consejero de Salud, Jesús Aguirre, solicitó este lunes al ministerio que revise su decisión para permitir que Málaga y Granada entren en la Fase 1 el 18 de mayo. Sanidad ha accedido a reexaminarla y ha requerido más documentación a Andalucía.

El consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, ha sostenido esta semana que el Gobierno de España cambió de criterio en unas pocas horas a lo largo de la tarde del pasado viernes. En una primera llamada, Illa le habría comunicado al consejero andaluz de Salud, Jesús Aguirre, que las provincias de Málaga y Granada iban a quedar excluidas de la Fase 1, mientras que una hora y cuarto más tarde, el secretario general de Sanidad y Consumo, Faustino Blanco, le trasladaba que se aceptaba el plan remitido por la Junta y que adelantarían de fase todas las provincias salvo dos distritos sanitarios de Granada y uno de Málaga. En la rueda de prensa, el Ministerio volvió a su postura inicial. Para Bendodo, estas contradicciones evidencian que la decisión de dejar atrás a las citadas provincias era eminentemente política y ha reclamado al Ejecutivo central que haga público el informe en el que basó su decisión para despejar dudas.

Una petición que ha reiterado la Consejería de Salud este martes a través de una nota de prensa en la que asegura que la elaboración de los dos documentos remitidos al ministerio la semana pasada se realizó con el “modelo oficial normalizado”, siguiendo “las indicaciones pertinentes” y achaca la demora en su presentación al retraso en la asignación, por parte de Sanidad, de un “tutor” con el fin de preparar de forma conjunta la documentación requerida de cara a las propuestas de cambio de fase. La Junta asegura que la designación de esa “persona de referencia” se realizó el 5 de mayo, “con menos de 20 horas para que cumpliera el plazo para entregar la propuesta” y que durante la tarde del 6 al 7 de mayo, ese tutor es quien propuso hacer modificaciones e insiste en que, “en ningún caso se cambió de criterio y que en ambas versiones se solicitó el pase de las ocho provincias andaluzas a Fase 1”.

“La Junta de Andalucía emplaza al Gobierno central a aclarar con prontitud las razones por las que Málaga y Granda siguen en Fase 0, puesto que a medida que pasan los días aumenta la sensación de agravio a estas provincias”, concluye el comunicado en el que se pide al ministerio que a que haga públicos todos los informes para pasar a la Fase 1 de las distintas comunidades para constatar que todas utilizaron el formulario oficial.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


Más información

Lo más visto en...

Top 50