La crisis del coronavirus

Los ecologistas piden que el peatón gane espacio frente al coche en la desescalada

Ecologistas en Acción advierte del repunte de la contaminación que se puede dar tras el desconfinamiento

Peatones en el Puente de Toledo de Madrid este domingo.
Peatones en el Puente de Toledo de Madrid este domingo.Javier López / EFE

El desequilibrio entre el espacio reservado para los automóviles y el destinado para los peatones en las ciudades se hizo patente este fin de semana en muchas capitales españolas en las que las aceras se quedaron pequeñas para acoger a toda la gente que salió a pasear o hacer deporte. Algunas ciudades aplicaron cierres extraordinarios de calzadas, pero en otras no se tomó medida alguna en este sentido. Ante la necesidad de que se pueda guardar la distancia de seguridad y el riesgo de que se produzca un repunte de la contaminación tras el confinamiento por el coronavirus, Ecologistas en Acción ha propuesto este lunes una batería de medidas para que el peatón y la bicicleta ganen espacio frente al coche en las ciudades en la fase de desescalada.

La organización propone la “ampliación de aceras para facilitar el distanciamiento físico” a costa “del espacio de la calzada o de las bandas de aparcamiento”. También, ubicar las “terrazas, contenedores y aparcamientos de motos preferentemente en la calzada y no en la acera”. Y “reducir los límites de velocidad de circulación en las ciudades, generalizando las calles a 30, 20 y 10 kilómetros por hora para facilitar la movilidad activa”. Ecologistas en Acción también pide que se creen “zonas verdes temporales para evitar aglomeraciones en parques y jardines”, lo que haría que se reduzcan los “desplazamientos a lugares de recreo”. Por último, propone que se reprogramen los semáforos para “reducir los tiempos de espera en los pasos de peatones, evitando las aglomeraciones”.

Las medidas que plantea Ecologistas en Acción también apuntan la necesidad de incentivar el uso de la bicicleta. Para ello, esta ONG medioambiental pide “implantar redes y corredores ciclistas de emergencia” o “establecer líneas de financiación estatales, autonómicas y locales para estas infraestructuras ciclistas”. También, “promover aparcamientos seguros en puntos estratégicos”, como intercambiadores de transporte público, edificios administrativos o estaciones de tren. Según esta organización, se deberían “implantar estacionamientos de bicicletas en los centros de trabajo”.

Todas estas medidas se recogen en un informe presentado este lunes sobre los efectos que ha tenido el confinamiento sobre la contaminación en España. Según el análisis de Ecologistas en Acción sobre 26 ciudades de más de 150.000 habitantes, los niveles de dióxido de nitrógeno —un gas nocivo vinculado principalmente al tráfico en las ciudades— cayeron un 58% entre el 14 de marzo y el 30 de abril de 2020 en comparación con la media de la última década de ese mismo periodo. Los niveles de este contaminante son los más bajos registrados para la segunda quincena de marzo y el mes de abril de la última década en todas las ciudades analizadas.

Esta caída de la contaminación, que también se ha visto impulsada por las abundantes lluvias de la primavera, ha hecho que Madrid y Barcelona se hayan situado dentro de los valores límite legales de dióxido de nitrógeno que establece la directiva europea de calidad del aire. Ambas capitales llevan incumpliendo esa norma desde 2010, cuando entró en vigor, lo que ha hecho que la Comisión Europea haya denunciado a España ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Pero el informe de Ecologistas en Acción alerta de que, paradójicamente, la salida de la crisis desencadenada por el coronavirus “podría conllevar el aumento de la contaminación atmosférica, incluso por encima de los niveles precedentes”. Esta organización apunta a que las medidas de distanciamiento durarán meses y van a hacer “complicado el funcionamiento del transporte público en la forma habitual”, por lo que es posible que aumente el uso del automóvil y, por lo tanto, la contaminación.

Miguel Ángel Ceballos, encargado de elaborar este informe, ha apostado por intentar mantener los niveles de contaminación actuales, o intentar “no alejarse mucho de ellos” durante el desconfinamiento. Ha advertido de que, según apuntan algunos estudios aún incipientes y provisionales, "la contaminación atmosférica es un factor de agravamiento de la covid-19”. Por eso, esta organización demanda esas “medidas de gestión” durante la desescalada. "Son todas muy asumibles”, ha añadido Paco Segura, coordinador de Ecologistas en Acción.

El informe también contiene recomendaciones para impulsar el transporte colectivo, como la ampliación del “número y dimensión de los carriles bus en las zonas urbanas” y que sean priorizados en los semáforos; que se habiliten “carriles bus en todas las autovías y autopistas de acceso a las grandes ciudades”; y que se apruebe como estaba previsto una “ley de financiación del transporte público que garantice su viabilidad”. Además, se propone una moratoria en la ampliación de autopistas y autovías, y que ese presupuesto se destine a “medidas que favorezcan el transporte público”.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50