Coronavirus

Piñera saca el Ejército a la calle para controlar las restricciones por el coronavirus en Chile

Los militares asegurarán la distribución de alimentos, aplicarán eventuales toques de queda y controlarán el tránsito de personas

Un guardia de seguridad controla la temperatura de las personas que ingresan a La Moneda, sede del Gobierno en Santiago de Chile. En vídeo, Piñera anuncia las medidas para combatir el coronavirus.MARTIN BERNETTI (AFP) | EPV

El presidente chileno, Sebastián Piñera, ha anunciado este miércoles que a partir de esta medianoche regirá en todo el país el estado de excepción de catástrofe, para hacer frente a la propagación del coronavirus. Chile lo hace con 238 contagios comprobados, aunque sin ninguna muerte. Con esta medida, las Fuerzas Armadas comenzarán a “velar por el orden público y reparar o precaver el daño o peligro para la seguridad nacional” en todo el territorio, ha indicado Piñera.

Más información

El estado de excepción permite a las autoridades adoptar en forma progresiva restricciones de reunión en espacios públicos, limitaciones al tránsito o locomoción de personas, cuarentenas y toques de queda o medidas para asegurar la distribución de bienes y servicios básicos, ha explicado Piñera desde La Moneda.

La decisión ha sido valorada positivamente por distintos sectores políticos, tanto de la oposición como del oficialismo, y especialistas en salud. El estado de excepción -ha dicho el presidente- busca dar mayor seguridad a los hospitales, proteger la cadena logística y traslado de insumos médicos, facilitar el cuidado y traslado de pacientes y personal sanitario, la evacuación de personas, garantizar la cadena de producción y distribución para asegurar el abastecimiento y resguardar las fronteras. La medida permitirá, adicionalmente, resguardar el cumplimiento del aislamiento social.

En Chile, desde el lunes los establecimientos educacionales permanecen cerrados, pero en estos días no es raro ver a los padres acompañados con sus hijos en sitios públicos como centros comerciales, que hasta esta mañana solo habían sido cerrados parcialmente por decisión de los alcaldes. El Gobierno ha anunciado que a partir de mañana todos esos centros cerrarán, con excepción de los supermercados, los bancos, los centros de salud y las farmacias.

El aumento de los contagiados confirmados se explicaría, de acuerdo a las autoridades, por la tasa de pruebas que Chile realiza desde febrero, cuando todavía no había ningún caso comprobado (el primero fue el 3 de marzo pasado). El ministro de Salud, Jaime Mañalich, se refirió el martes a casos como el de Perú, con mayor población y menos contagiados confirmados. De acuerdo al médico, resulta “absolutamente imposible” que haya menos personas con la enfermedad que en Chile. “Con mucho respeto a otras naciones, la capacidad de testeo de otros países no tiene nada que ver con la capacidad de Chile”, indicó Mañalich.

Según ha señalado este miércoles la autoridad sanitaria, actualmente se realizan unos 800 exámenes por día -tanto en laboratorios públicos y privados- y que el país tiene capacidad para efectuar unos 3.000 diarios. Chile tiene 250.000 exámenes más en reserva para los días más complejos, ha informado la autoridad sanitaria, de los que 200.000 se encuentran ya en territorio nacional. Mañalich anunció que, de los 238 contagiados, el país comenzará pronto a tener cifras de curados luego de 14 días de cuarentena, de acuerdo a las instrucciones de la OMS.

Más información

En vista del arranque de la temporada otoño-invierno, en tanto, el Ministerio de Salud adelantó la campaña de vacunación contra la influenza, que arrancó este lunes y provocó grandes aglomeraciones en hospitales y centros médicos, contra lo que aconsejaban las autoridades para no propagar el coronavirus. En solo 48 horas, según la subsecretaria Paula Daza, se ha vacunado contra esta enfermedad a un 20% del grupo objetivo, es decir, adultos mayores, niños, enfermos crónicos y embarazadas.

Piñera decidió decretar el estado catástrofe en medio de la pandemia mundial y a cinco meses de que en octubre, con el desborde de la violencia, acudiera a los militares para tomar el control de las ciudades. En su discurso de este miércoles, el presidente hizo un llamado “a la unidad y no división”. “Son tiempos que requieren liderazgo y no dispersión. Colaboración y no enfrentamiento. Responsabilidad y no improvisaciones. Generosidad y no egoísmos. Tranquilidad y disciplina para enfrentar esta pandemia”, ha dicho Piñera, que al mediodía de este miércoles tenía prevista una reunión con sus ministros en el Palacio de Gobierno para determinar las medidas que comenzarán a regir en las próximas horas, días y semanas.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50