Coronavirus

Johnson comienza a ceder a las críticas, pero mantiene su respuesta gradual al coronavirus

Se “recomienda” a los mayores de 70 años un aislamiento de 12 semanas

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, comparece este lunes en Londres para informar del coronavirus
El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, comparece este lunes en Londres para informar del coronavirus-/PA Wire/dpa / Europa Press

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, ha decidido jugar una apuesta arriesgada en su lucha contra el coronavirus. Aparentemente convencido de representar la encarnación del espíritu liberal y demócrata de los británicos, todas las medidas drásticas que va anunciando para combatir la enfermedad -que comienza a acelerar su expansión, especialmente en Londres- son “recomendaciones”, “sugerencias” y “peticiones” a los ciudadanos.

-"¿Y estará dispuesto a imponer sanciones penales a los que las incumplan?", le ha preguntado Robert Peston, periodista de la cadena ITV.

-"Este Gobierno tiene enormes poderes, los que le otorga la Ley de Control Público de Enfermedades de 1984, con los que el ministro de Sanidad puede hasta prohibir un apretón de manos", ha divagado Johnson. “Pero somos una democracia madura y liberal en la que la gente entiende el consejo que se le está dando”.

El Gobierno del Reino Unido ha cedido solo en parte a las críticas de la comunidad científica y de la opinión pública de que estaba haciendo muy poco y muy tarde para responder a la amenaza del coronavirus. Las medidas anunciadas este lunes siguen muy distantes de las adoptadas por otros países europeos.

En primer lugar, se pide a todos aquellos hogares en los que uno de sus miembros manifieste síntomas de la enfermedad -tos persistente o fiebre elevada- que permanezcan en aislamiento durante 14 días. La duración se reduce a siete días para aquellos ciudadanos que vivan solos.

A partir del próximo fin de semana, todos los mayores de 70 años, las mujeres embarazadas y aquellas personas con problemas de salud que hayan debilitado su sistema inmunológico deberán recluirse en completo aislamiento durante un plazo de al menos 12 semanas. “Y eso quiere decir que no se debe salir a la calle, ni siquiera para comprar alimentos o productos básicos”, ha insistido Johnson. “Solo si es necesario, pidan ayuda a otros para esas necesidades. Y si aun así deben salir, eviten todo contacto social”. En el caso de las mujeres en periodo de gestación, el director médico del Gobierno del Reino Unido, Chris Witty, admitía que en la actual fase de conocimiento de la enfermedad era una cuestión de prudencia.

Johnson ha pedido a la población británica que comiencen a poner en marcha medidas de distanciamiento social. Eso supone evitar ir a los pubs, a los restaurantes, al cine o al teatro. El primer ministro ha dado su brazo a torcer en uno de los asuntos por los que más se había criticado a su Gobierno y ha anunciado el fin de los eventos masivos, como competiciones deportivas, manifestaciones o conciertos. “Nuestros expertos científicos siguen asegurando que el riesgo de contagio es bajo, pero no podemos dedicar personal de emergencia que ahora es necesario para velar por esos eventos”, ha justificado. Johnson ha pedido además a los ciudadanos británicos que eviten aquellos viajes que no sean necesarios.

Tanto el primer ministro británico como sus asesores científicos están convencidos de que tan importante como el tipo de decisiones adoptadas es el momento en que se adoptan. Y aunque han anunciado que el Reino Unido está ya en la fase de aceleración del contagio, especialmente la ciudad de Londres, los colegios y universidades, han dicho, seguirán por el momento abiertos. No descartan decidir su cierre en una próxima fase.

Johnson ha inaugurado este lunes el compromiso de comparecer en rueda de presa diariamente -él, o su equipo más cercano- para informar de la evolución del coronavirus en el Reino Unido, después de un fin de semana de duras críticas por parte de la oposición y los medios. Ha coincidido en el tiempo con la filtración de un alarmante informe de Public Health England (Servicio de Salud Público de Inglaterra), la entidad del Gobierno que controla el Servicio Nacional de Salud (NHS, en sus siglas en inglés) en Inglaterra (Escocia, Gales e Irlanda del Norte tienen competencias propias). Según el documento, los expertos dibujan un escenario de máximos en el que casi ocho millones de ciudadanos ingleses tendrían que ser hospitalizados en el próximo año, como consecuencia del coronavirus.

Durante la mañana del lunes se han conocido las nuevas cifras de infectados en el Reino Unido. 1543 personas han dado positivo. La cifra de muertos, que era de 10 el pasado viernes, ha ascendido a 53, según ha informado el ministro de Sanidad, Matt Hancock.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50