Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil detiene a la pareja de Dana Leonte, desaparecida en Málaga desde junio

El hallazgo de un hueso que pertenece a la mujer, según fuentes de la investigación, ha acelerado el arresto en un caso que está bajo secreto de sumario

Dana Leonte en el coche junto a su pareja, Sergio R., detenido este miércoles.

La Guardia Civil ha detenido este jueves a Sergio R., pareja sentimental de Dana Leonte, por su presunta implicación en la desaparición de la mujer, de 31 años y nacionalidad rumana, con quien tiene una niña de 10 meses. Leonte está en paradero desconocido desde el pasado 12 de junio. Fuentes próximas a la investigación han informado de que hace unos días un vecino encontró un hueso en el campo. Se le practicaron las pruebas de ADN y los resultados determinan que pertenece a Dana. El caso está bajo secreto de sumario.

Tras pasar la noche en el cuartel de la Guardia Civil de Vélez-Málaga, Sergio R. ha acompañado este jueves a los agentes del Servicio de Criminalística del Instituto Armado a la vivienda que compartía con Dana hasta que desapareció. Desde las siete y media de la mañana los agentes buscan pruebas en la casa de dos plantas, ubicada en el municipio de Arenas, a unos 10 kilómetros de Vélez-Málaga. Hasta allí se ha desplazado también Juanjo Moreno, abogado del detenido, que ha explicado que preveía el arresto porque recientemente Sergio se había prestado “voluntariamente” a una prueba de ADN y su teléfono móvil había sido intervenido “hace unos días”. “Él está tranquilo, sigue manteniendo su inocencia y no hay nada que apunte lo contrario”, ha subrayado Moreno, que dice desconocer el hallazgo de un hueso en la zona. “Ayer mismo me dijo: ‘ojalá [Dana] aparezca ahora mismo por aquí’”, ha insistido el letrado.

Cerca de medio centenar de agentes continúan peinando los alrededores de Arenas en las labores de búsqueda de la joven desaparecida. El delegado del Gobierno en Andalucía, Lucrecio Fernández, ha dicho que la Guardia Civil ha trabajado en el caso desde el pasado mes de junio y, desde entonces, “ha seguido investigando y reuniendo pistas” con las que “llegaron a la conclusión de que tenían que detener a la pareja”.

La última vez que se vio a la joven fue el 12 de junio, a las 22.36, último momento en que su teléfono móvil aparecía en línea en WhatsApp, según contó el ahora detenido. La sobreactuación y contradicciones de Sergio le convirtieron en el máximo sospechoso desde el primer momento. Sobre todo, tras ser interrogado el 26 de junio, día en el que un equipo de la Guardia Civil registró durante siete horas el domicilio que la pareja compartía, tiempo que la brigada científica también utilizó para obtener muestras dentro y fuera de la vivienda. A la mañana siguiente, el entonces sospechoso denunció coacciones por parte de los agentes para obtener su confesión. “Pero cómo voy a confesar, si no he sido yo”, decía a los medios de comunicación.

Aquel día comenzaron una serie de filtraciones de mensajes de audio e imágenes en los que Sergio subrayaba las numerosas deudas económicas que su pareja había contraído. Tanto de préstamos personales para poner en marcha una cafetería en Vélez-Málaga como otra serie de impagos a trabajadores y proveedores del negocio o a los arrendadores de la vivienda en la que residía meses atrás en esta localidad malagueña, de la que según él fue desahuciada. En todo momento, Sergio quiso destacar la existencia de una tercera persona que podía haber amenazado a su novia por no pagar sus deudas. Sin embargo, los posicionamientos de su teléfono en esos días posteriores a la desaparición de Leonte han sido también una pieza clave para los investigadores, que no han dejado de seguirle la pista en ningún momento.

En las conversaciones, el ahora detenido también apuntaba que su pareja podría haber vuelto a Rumanía para escapar de los problemas. “Tiene la cabeza muy ligera, igual se ha ido”, decía entonces mientras se preguntaba por qué había dejado a Lucía, la pequeña que entonces tenía siete meses, fruto de una relación con muchas ideas y venidas. El hermano de Dana, Florin Leonte, siempre apuntó a Sergio como autor de la desaparición de su familiar. “Si no ha aparecido ya, es que está muerta”, decía serio tres semanas después de que se perdiera el rastro a su hermana.

La búsqueda de Dana Leonte se desarrolló desde entonces con la participación de numerosas patrullas de la Guardia Civil y un helicóptero, despliegue al que se sumó más tarde el Equipo de Rescate e Intervención en Montaña (Ereim) y la unidad canina. Pozos, albercas, barrancos y otros rincones fueron estudiados a fondo. Primero en los alrededores de la residencia de la pareja y después en el entorno del Castillo de Bentomiz, una vieja fortaleza árabe del siglo XI al sur del término municipal de Arenas.

La investigación ha continuado durante el verano, aunque fue el pasado miércoles 18 de septiembre cuando la Guardia Civil intensificó las batidas por distintas ubicaciones de la comarca de La Axarquía. El coronel jefe de la comandancia de la Guardia Civil de Málaga, Jesús Esteban, ha asegurado que la ampliación y especialización de la búsqueda de la mujer “se está haciendo a instancia de los investigadores”, que han requerido volver a peinar el terreno. “Con personal muy especializado empezamos a mirar pozos, pozas, grutas, fondos de barranco y en eso seguimos”, ha dicho en la mañana de este jueves, antes de que se conociera la noticia de la detención.

En este trabajo participan agentes pertenecientes a unidades especializadas como el Grupo de Actividades Subacuáticas (GEAS), el Equipo de Montaña, el Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) y un helicóptero del Servicio Aéreo, así como el Grupo Cinológico, con perros adiestrados.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información