Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Ertzaintza busca a más sospechosos de la violación grupal de Bilbao

La víctima de la agresión describió a dos de sus atacantes. Hay dudas sobre la participación de los cuatro imputados que no han ingresado en prisión

violacion multiple bilbao
Agentes de la Ertzaintza, este viernes en la zona donde se produjo la violación múltiple en Bilbao. EFE

La Ertzaintza busca a otros posibles coautores de la violación en grupo que se produjo la noche del jueves al viernes en el parque de Etxebarria de Bilbao, ante la posibilidad de que cuatro de los seis detenidos por esos hechos no hayan participado en la agresión. La magistrada del Juzgado de Instrucción número 6 de Bilbao, que se encontraba de guardia cuando se denunciaron los hechos explica en su auto que "la víctima no proporciona descripción de todos los autores con clara descripción física, salvo de dos de ellos", los dos que ya están en la cárcel de Basauri. El auto se ha conocido después de la indignación que habían mostrado numerosos colectivos feministas y de vecinos de Bilbao ante la puesta en libertad, aunque con medidas cautelares, de cuatro de los detenidos por esos hechos la madrugada del viernes.

Antes de hacerse público el auto de la instructora, el juez decano de Bilbao, Aner Uriarte, ha salido en defensa de la jueza: "si cuatro de los acusados no han ingresado en prisión, es porque existen dudas sobre su participación en la agresión sexual múltiple", ha dicho.

La juez de guardia ha instruido nuevas diligencias que podrían producir nuevas detenciones, confirman fuentes judiciales, habida cuenta de que el informe forense y la declaración de la víctima dan por hecho que los violadores fueron más de dos. La Ertzaintza está trabajando en otra línea de investigación a raíz de algunos detalles que ofreció uno de los imputados.

La resolución judicial señala que la joven contactó a través de Instagram con uno de los agresores sexuales, que tenía un llamativo tatuaje en el cuello, y se citó con él en el parque de Etxebarria a las 23.30 horas del pasado jueves.

Cuando acudió al lugar del encuentro observó que el individuo no se encontraba solo, sino que estaba acompañado de más personas, por lo que intentó marcharse. Sin embargo, "estos la retuvieron por la fuerza y la sometieron a varias violaciones, aunque la joven no ha sabido determinar cuántas veces la agredieron sexualmente".

La juez, en la resolución que deja en libertad a cuatro de los detenidos destaca que "no hay grabaciones de cámaras que puedan esclarecer que se trate de ellos". Tres de los cuatro que están en libertad, aunque imputados, se personaban esta mañana en el juzgado poco después de las diez; tienen que hacerlo cada día. Uno de ellos se enfadó por la presencia de varias cámaras de televisión. "Dejarme en paz", repitió varias veces y soltó un manotazo a uno de los cámaras.

Las asociaciones de vecinos y la asociación Clara Campoamor no aceptan que estos cuatro jóvenes sigan en libertad y que se puedan cruzar con la víctima, y menos con la actitud que han mostrado tras salir a la calle, encarándose con los medios y con risas y burlas. "Vamos a pedir que los metan a prisión en cuanto nos personemos", ha asegurado la presidenta de asociación, Blanca Estrella. Sus abogados y procuradores están a la espera de que el caso llegue al juzgado que corresponda, cuando lo traspase el de guardia. El Ayuntamiento de Bilbao también se va a personar en la causa.

Veinte minutos después de estampar su firma para controlar que no han huido y que siguen a disposición de la justicia los tres imputados de origen magrebí que se han presentado esta mañana en los juzgados de Bilbao los han abandonado por la puerta de la calle Buenos Aires. Iban sin asistencia letrada y se marcharon si decir nada. Se perdieron por las calles del casco viejo hasta llegar a las proximidades del mercado de la Rivera, en la misma zona en la que varios de ellos fueron detenidos. Allí entraron en el salón de juegos Scala, en la esquina de la calle de La Ribera y Carnicería.

"Si la juez viera claro que los seis están implicados en una agresión sexual como esta, en grupo y tan brutal como se dice que ha sido, habrían ido los seis a la cárcel, seguro", ha insistido Uriarte, para recordar que, pese a la alarma que generen los hechos, desde la perspectiva judicial estos se deben comprobar y tienen que existir indicios racionales de que las personas detenidas participaron en la agresión sexual.

Este es el tercer caso de estas características que se produce en Bilbao en poco tiempo. A finales de junio fueron detenidos tres varones, de 18, 20 y 35 años, acusados abusar sexualmente de una chica de 17 en la zona de Iturribide. La joven aseguró que varios individuos la trasladaron a una lonja, donde la penetraron y después la obligaron a ducharse. Apenas cuatro días después, el pasado 30 de junio, fue arrestado un hombre de 35 años por su relación con una presunta agresión sexual a una joven en el interior de una furgoneta, ocurrida en el barrio de Larraskitu.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >