Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EL PAÍS añade el contexto medioambiental a su información del tiempo

El periódico ofrece desde hoy datos sobre la concentración de dióxido de carbono, temperaturas históricas, calidad del aire y agua embalsada

Unos niños se refrescan en una fuente de la Plaza de La Corredera de Córdoba, el pasado viernes.
Unos niños se refrescan en una fuente de la Plaza de La Corredera de Córdoba, el pasado viernes. EFE

El intuitivo científico prusiano Alexander von Humboldt esbozó una preocupante teoría hace más de dos siglos: la acción del ser humano puede influir en climas locales y modificarlos. Lo hizo durante su fructífero viaje de exploración por Latinoamérica, a comienzos del siglo XIX, al observar las técnicas agrícolas empleadas por los colonos. Ahora hay una práctica unanimidad en el mundo científico: la Tierra está inmersa en un cambio climático inducido por la acción del hombre, en concreto, por los gases de efecto invernadero que expulsa en su actividad cotidiana y que provocan que se sobrecaliente el planeta.

Lo que hace solo dos o tres décadas eran solo hipótesis sobre el incremento medio de las temperaturas y el aumento de los fenómenos extremos (como las olas de calor, los huracanes o las sequías) se confirman casi cada día. Por ejemplo, mientras el planeta vivía el junio más cálido desde que hay registros, la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera (el principal gas de efecto invernadero) alcanzaba en mayo unos niveles nunca vistos desde que el ser humano pisa la Tierra.

En respuesta a esta crisis climática y medioambiental, EL PAÍS ha decidido modificar la información sobre el tiempo que lleva ofreciendo a sus lectores desde que hace más de 43 años salió por primera vez a la calle. La sección del periódico en su edición impresa, que coordina el físico experto en meteorología Jorge Luis Ron, experimenta desde hoy una total renovación para incluir, además de la previsión diaria, indicadores medioambientales como la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera, calidad del aire, temperaturas medias históricas y niveles de agua embalsada. “Por un lado se quiere dar un contexto climático a la información meteorológica”, explica sobre los cambios Bernardo Marín, subdirector del diario. “Por otro, se quiere concienciar al lector del calentamiento global”.

La inciativa pretende concienciar a los lectores sobre el cambio climático

En su edición digital, EL PAÍS incluye también desde esta semana un especial, elaborado por el equipo de datos que dirige Daniele Grasso, que permite comparar las últimas temperaturas registradas en 56 ciudades españolas, con la serie histórica en la misma fecha del año. El lector podrá comprobar así si el calor o el frío que hace un día cualquiera en su localidad son extraordinarios, o si se corresponden con los habituales en esa época. Este desarrollo digital es el primero de otros proyectos de datos sobre meteorología y medio ambiente que verán la luz en los próximos meses.

“Es fundamental que se ayude a contextualizar la información del tiempo”, opina sobre los cambios Cristina Monge, politóloga y miembro de la organización ecologista Ecodes. “El tiempo deja de ser así solo una información de servicio y se ayuda a comprender cómo está cambiando el clima”, añade esta especialista en comunicación sobre cambio climático. Monge recuerda que diarios fuera de España, como The Guardian, ya ofrecen algunos indicadores similares.

Junto a la predicción del tiempo, a partir de hoy EL PAÍS incorpora los datos de concentración de dióxido de carbono en la atmósfera, medidos en el observatorio de Mauna Loa, en Hawai, que es el de referencia para el hemisferio norte. Se busca con ello que el lector sea consciente del imparable aumento de este gas, que es el principal causante del calentamiento global. El periódico publicará el último dato diario ofrecido por la estación, el dato anterior, el de hace un año, el de hace 10 años y el nivel considerado seguro. Uno de los efectos más claros del cambio climático es el aumento de las temperaturas medias. Los cuatro años más calurosos en el planeta que se han registrado hasta ahora por el hombre desde que hay mediciones fiables (desde 1850 aproximadamente) se han dado durante esta década.

Los cuatro años más calurosos desde que hay medidas fiables son de esta década

EL PAÍS publica desde hoy la temperatura máxima y mínima previstas para el día en seis ciudades españolas y la comparación con el promedio de máximas y mínimas para la misma fecha desde que tiene registros la Agencia Española de Meteorología (AEMET). Las ciudades escogidas se corresponden con las mayores áreas metropolitanas de España: Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Málaga y Bilbao.

En la web pueden consultarse los datos de otras capitales y ciudades en este especial. Que el planeta se esté calentando, tal y como demuestra la ciencia, no quita para que haya jornadas más frías que el promedio histórico. Sin embargo, si el lector sigue estos datos todos los días observará como la tendencia es la de un aumento de las temperaturas.

Cristina Monge recuerda que otro de los efectos esperados del cambio climático es una reducción en la “disponibilidad de agua”. “Los informes apuntan a una bajada del 25% de media en las cuencas de España en 2050”. Para dar contexto al lector, sobre si el año es especialmente lluvioso o seco, EL PAÍS incorpora en la página del tiempo el porcentaje de agua que contienen los embalses de las siete principales cuencas españolas (Duero, Tajo, Guadiana, Guadalquivir, Ebro, Júcar y Segura), comparado con el promedio de los últimos diez años. “La gente empieza a tener preocupación por indicadores a los que antes no se les prestaba atención”, explica Juan Antonio Añel, físico y experto en cambio climático. “Ahora preocupan asuntos como la polución”, explica sobre un problema como la contaminación del aire que, aunque no está relacionada con el calentamiento global, si surge fundamentalmente del mismo lugar: de la quema de combustibles fósiles.

Además de los nuevos indicadores climáticos, en la página del tiempo se ofrecerá la información sobre la calidad del aire en las seis mayores áreas metropolitanas del país medida en tres momentos del día: mañana, tarde y noche.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >