Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Galicia obligará a instalar cambiadores de bebés en los aseos masculinos

La medida se incluye en la Ley de Impulso Demográfico, pionera en España, para combatir el envejecimiento poblacional

Un padre cambia el pañal a su bebé.

La Xunta de Galicia legislará para que el cambio de pañales de bebés en los espacios públicos no sea solo cosa de mujeres. No se trata de una medida incluida en una ley de igualdad sino en un proyecto encaminado a frenar el envejecimiento poblacional que afecta de forma muy especial a esta comunidad. Con la emigración de los jóvenes amenazando el futuro de la economía gallega, según alerta el Foro Económico de Galicia, con una tasa de natalidad más baja que la de Japón y en España la segunda más baja por detrás de Asturias, el Gobierno gallego ha comenzado a tramitar la Ley de Impulso Demográfico, pionera en España, que pretende aprobar definitivamente antes de que finalice esta legislatura en 2020.

A tenor de las medidas anunciadas hasta ahora por la Xunta sobre un proyecto que todavía no se ha hecho público íntegramente, la nueva ley contempla el problema del envejecimiento de la población desde una perspectiva de apoyo a la familia. Sin haber conseguido por el momento frenar la sangría de la diáspora juvenil, el Gobierno gallego pretende potenciar a través de la nueva norma la oferta de plazas en escuelas públicas infantiles de cero a tres años (el doble que hace una década) y la creación de una “red de conciliación en el rural” basada en la creación de las denominadas casas nido.

La medida que acaba de anunciar la Xunta consiste en la obligación de instalar en los nuevos edificios de uso público, aunque la titularidad sea privada, cambiadores de bebés tanto en los baños de mujeres como en los de hombres, salvo en los casos en los que haya un espacio de uso mixto. El objetivo es que las estancias de los inmuebles públicos hagan más fácil el cuidado de los hijos. En el caso de que la propiedad del centro sea pública, a esta obligatoridad se sumará la de ofertar salas de lactancia. En el caso de los inmuebles ya existentes, la Xunta "promoverá" que se realicen las reformas adecuadas a la nueva ley. Y, en lo que respecta a los bares, la obligatoriedad de instalar los cambiadores dependerá de la superficie con la que cuenten.

La Ley de Impulso Demográfico afectará también a las plazas de aparcamiento de edificios de titularidad pública y privada. Así, los inmuebles que dispongan de párking tendrán que disponer de plazas adaptadas y reservadas para las familias con hijos menores de 12 años, como ya hacen algunas grandes superficies. Estos espacios serán más grandes que los restantes y estarán ubicados en zonas próximas a los accesos comunes, respetando primero los destinados a conductores con minusvalía. También en este caso la Xunta impulsará que se acometan las reformas en los ya existentes para que se adecúen a la nueva norma.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >