Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El obispo de San Sebastián reconoce haber instruido cinco casos de pederastia desde 2017

José Ignacio Munilla revela que recibió varias denuncias después de que saliera a la luz que el exvicario de su diócesis había abusado de dos menores

El obispo Munilla preside el funeral por José María Setién.
El obispo Munilla preside el funeral por José María Setién. EFE

El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, ha reconocido haber instruido desde 2017 cinco procesos canónicos sobre pederastia, cuatro de ellos no conocidos hasta ahora. Durante una entrevista este lunes en Radio Euskadi, Munilla ha recordado que a comienzos de su mandato como obispo de Gipuzkoa, en 2016, abrió una investigación contra el entonces vicario, Juan Kruz Mendizábal, después de recibir varias denuncias de abusos.

El obispado hizo público el apartamiento de Mendizábal y el inicio de un proceso canónico —que todavía no ha finalizado— y animó a más posibles víctimas a comunicar sus casos a la diócesis. Tras dicho llamamiento, el religioso recibió denuncias contra cuatro sacerdotes acusados de abusos durante los años setenta. Lo comunicó a la Congregación para la Doctrina de la Fe y abrió un proceso eclesiástico a cada cura.

“Al tratarse de casos prescritos civilmente, se procedió, de acuerdo con las víctimas denunciantes, a abrir los pertinentes procesos canónicos bajo la supervisión de la Santa Sede; concluyendo con el reconocimiento de culpa y la imposición de una pena canónica en fuero externo”, ha explicado este martes el obispado sobre estas denuncias en una nota de prensa. La diócesis de Gipuzkoa fue una de las 52 (en España hay 70) que no contestaron a EL PAÍS el pasado octubre para informar sobre los casos que había instruido en sus tribunales.

Dos de los cuatro sacerdotes acusados habían fallecido antes de que se conocieran las denuncias, por lo que el obispo archivó estos procesos. En los otros dos, dictaminó una pena canónica, aunque no de apartamiento, ya que dichos curas estaban jubilados y no ostentaban ningún cargo pastoral, según ha precisado la diócesis. “En mi condición de pastor de esta Iglesia particular, no cejaré en mi empeño por tratar con justicia y equidad todo caso de abusos contra menores. Por ello pido que afloren cualquier tipo de abusos sexuales cometidos contra menores que hayan podido cometerse en el seno de nuestra Iglesia, así como en otros ámbitos”, declaró Munilla durante la entrevista, un día después del fin de la cumbre en el Vaticano sobre pederastia.

El obispo no ha precisado el número de denuncias contra estos cinco sacerdotes ni tampoco el nombre de los nuevos curas acusados que han salido a la luz. “Solo hemos dado a conocer los datos que podemos publicar. En su día se llegó un acuerdo con las víctimas para preservar su anonimato y confidencialidad”, ha afirmado una portavoz del obispado. Tras recibir las denuncias contra Mendizábal, Munilla tomó medidas cautelares y apartó a un monasterio al abusador, quien confesó haber abusado de dos menores entre 2001 y 2005. Una de las víctimas denunció ante las autoridades civiles que dicho sacerdote le agredió sexualmente en 1994. La Fiscalía abrió una investigación, pero archivó las diligencias al considerar que el delito había prescrito.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información