Estados Unidos | Una Iglesia bajo escrutinio con 7.000 sacerdotes denunciados por abusos

El escándalo de pederastia en Pensilvania, hace seis meses, ha desatado las pesquisas y ha obligado a las diócesis a tomar medidas

Víctimas de abusos en Pensilvania, en una conferencia en agosto pasado.
Víctimas de abusos en Pensilvania, en una conferencia en agosto pasado. MATT ROURKE (ap)

La Iglesia católica en Estados Unidos lleva medio año en el ojo del huracán laico. La bomba que detonó la racha de escándalos sobre curas pedófilos fue la publicación, en agosto pasado, del informe de un gran jurado de Pensilvania sobre los abusos sexuales de 300 clérigos a más 1.000 menores de edad durante siete décadas. Las pesquisas le quitaron el velo a una maquinaria de encubrimiento a crímenes cometidos por sacerdotes a menores de edad en 54 de los 67 condados del Estado. También se informó de que desde al menos desde 1963 el Vaticano conocía algunos de esos casos y se mostró tolerante, aunque no se pudo precisar si estaban al tanto de todos los detalles. La decisión del Papa de expulsar este sábado del sacerdocio al excardenal y arzobispo de Washington Theodore McCarrick, acusado de abusar sexualmente de menores y de comportamientos indebidos con jóvenes sacerdotes, supone un aviso para navegantes ante la cmbre que comienza este jueves.

Así llega cada país a la cumbre

El tratamiento de la cuestión de la pederastia en cada conferencia episcopal es muy desigual. Pinche aquí para conocer la magnitud del problema y cómo lo han abordado en una veintena de países

El informe de 1.356 páginas llevó a que al menos una docena de fiscales generales estatales iniciarán investigaciones sobre abusos sexuales en sus respectivos Estados. Fiscalías como la de Nueva York intentan determinar hasta qué punto se han encubierto los abusos a menores y el alcance de las denuncias. Algunos fiscales generales estatales han coordinado su trabajo con los fiscales de distrito por si pudieran derivarse acciones también por la vía penal.

Tras el escándalo de Pensilvania se dispararon el número de diócesis que han publicado listas de curas que han estado en sus filas con “acusaciones creíbles”. La primera lista de este tipo se publicó en 2002. Hasta 2017 solo 35 de las 187 diócesis que componen el cuerpo eclesiástico estadounidense habían hecho lo propio. Pero a partir del pasado agosto la cifra estalló, superando el centenar registrado, siendo la diócesis de Virginia una de las últimas en sumarse esta semana abogando por una mayor transparencia y el apoyo posible a las víctimas. Sin embargo, el intento de reparación se ha convertido en otro alboroto cuando las investigaciones de las fiscalías comenzaron a demostrar que las diócesis habían recibido muchas más “acusaciones creíbles” de las que estaban publicando.

Más información
Más de 300 sacerdotes acusados de abuso sexual en Pensilvania
El Vaticano supo de los abusos sexuales en Pensilvania desde al menos 1963
Una máquina de abuso y silencio corrompió a la Iglesia en Pensilvania

Lisa Madigan, fiscal general de Illinois, reveló el pasado diciembre que las seis diócesis del Estado habían recibido denuncias de abuso sexual sobre al menos 500 sacerdotes y miembros del clero, según sus investigaciones preliminares que continúan en curso. Madigan acusó a la iglesia de reducir drásticamente el número de acusaciones, ya que en la lista publicada por los obispos del Estado figuran solo 185 curas, cuando en total casi alcanzan los 700. La mayoría de los religiosos que aparecen en las listas ya no viven o están retirados. BishopAccountability.org, una plataforma dedicada a rastrear los crímenes de esta índole, afirma que la Iglesia ha revelado cerca de 7.000 curas denunciados en las últimas siete décadas. Los informes que manejan estiman que el porcentaje de abusadores oscila entre el 6% y el 10%, lo que supondría hasta 11.000 sacerdotes pederastas.

Estados Unidos no era testigo de un escrutinio tan grande a la iglesia por encubrimiento desde que 2002 el The Boston Globe publicó una investigación en la que figuraban 87 curas pedófilos durante tres décadas en la capital de Massachusetts. El recorrido que tuvo esa historia atravesó el país y aún sigue causando coletazos.

Sobre la firma

Antonia Laborde

Periodista en Chile desde 2022, antes estuvo en la oficina de Washington. Ha trabajado en Telemundo (España), en el periódico económico Pulso (Chile) y en el medio online El Definido (Chile). Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS