Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los obispos reciben este año 268 millones del IRPF, una cifra récord

Cataluña es la comunidad con menos declarantes en favor de la Iglesia católica (18,5% frente al 33,3 de media nacional)

Misa del peregrino en la catedral de Santiago de Compostela.
Misa del peregrino en la catedral de Santiago de Compostela.

El Ministerio de Hacienda entregará este año 267,83 millones de euros a la Conferencia Episcopal Española (CEE) como liquidación de las asignaciones realizadas en el ejercicio fiscal de 2017 por los contribuyentes católicos que marcaron la equis de la Iglesia católica en la correspondiente casilla del Impuesto sobre la Renta de las Personal Físicas (IRPF). Se trata de una liquidación final. El 70% de esa suma ya fue adelantada por Hacienda en doce mensualidades en una cuenta corriente de la CEE, que a su vez la distribuyó entre las diócesis para sueldos de obispos y sacerdotes y para diferentes atenciones de culto. Son 11,6 millones más que el año pasado y la cifra más alta desde que el Gobierno socialista que presidía José Luis Rodríguez Zapatero elevó en 2007 un 37%, hasta el 0,7, la cuota fiscal destinada a ese fin religioso.

Ninguna de estas cantidades figura en el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado que acaba de presentar el Ejecutivo. La razón es que no se consideran gastos, sino una “minoración de ingresos”. Es la novedad sobre la práctica de décadas anteriores, en las que las cantidades entregadas a cuenta a la Conferencia Episcopal se fijaban en una disposición adicional presupuestaria, pendiente de elevar a definitivas las subvenciones totales.

Por comunidades autónomas son Madrid, Andalucía y la Comunidad Valenciana las que más aportan, con porcentajes de declaraciones a favor de la Iglesia romana superiores al 40%, e incluso por encima del 45%, como Castilla la Mancha (46,09%), La Rioja (45,62%) y Extremadura (45,09%). En Murcia son el 44,57% de las declaraciones. En cambio, Cataluña apenas supera el 18% de declarantes católicos, un punto menos que en el ejercicio anterior. Son casi 15 puntos por debajo de la media nacional. Las provincias con mayor porcentaje son Ciudad Real (52,58%), Badajoz (48,45%) y Jaén (47,76%). En Barcelona es del 18,1%. En el País Vasco la provincia con menor porcentaje de declarantes es Guipúzcoa con el 20,1%. Vizcaya sube al 30,13%.

Durante años, el portavoz episcopal insistía en que su Iglesia no figuraba en los Presupuestos del Estado. Le desmentía cada ejercicio una disposición adicional de la principal ley económica. Ahora ya puede afirmarlo. La Iglesia católica tiene una casilla con su nombre en los impresos del IRPF y es la única religión con ese privilegio, pero ya no figura en las leyes de Presupuestos. Sí están consignadas, sin embargo, las subvenciones a las ONGs (la equis para Otros Fines Sociales), y también las asignadas “para gastos de funcionamiento de los partidos políticos”. Son 52,7 millones de euros”, más otros 2,7 “para gastos de seguridad”, es decir, cinco veces menos que lo recibido por la jerarquía católica.

Todo ello se decidió en una disposición adicional, la cuadragésimo sexta, de la ley de Presupuestos para 2017. Decía esto: “Con vigencia desde el año 2016 y con carácter indefinido, la entrega a cuenta mensual a que se refiere el apartado Tres de la Disposición adicional decimoctava de la Ley 42/2006, de 28 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2007, ascenderá a la duodécima parte del setenta por ciento de la última liquidación definitiva practicada del sistema de asignación tributaria a inicio del ejercicio”.

Con esta disposición, la Iglesia católica desaparece de las leyes de Presupuesto aunque cada año reciba más dinero del Estado, sin que los católicos pongan de su bolsillo ni un euro. Lo dice la publicidad que emite la CEE llamando a sus fieles a marcar la equis en su favor, y lo repite el comunicado con que el martes se anunciaron las cifras del ejercicio pasado por la Vicesecretaría de Asuntos Económicos que dirige Fernando Giménez Barriocanal.

 

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información