Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El defensor del pueblo catalán investigará las denuncias de abusos en Montserrat

Los casos revelados por las víctimas en los últimos días sobre el emblemático monasterio ascienden ya a cinco

Abusos sexuales Montserrat
Andreu Soler, acusado de abusos y fundador de los 'scouts' de Montserrat, en una imagen de los años noventa.

El defensor del pueblo catalán, Rafael Ribó, ha anunciado esta mañana la apertura de una investigación sobre las denuncias de abusos sexuales cometidos a menores de edad en el Monasterio de Montserrat y otros establecimientos eclesiásticos.

En un comunicado, la Sindicatura de Greuges —nombre en catalán de este organismo— ha señalado que la Iglesia Católica, "debido a que presta servicios de atención [...]  tiene que asumir un compromiso firme en la lucha contra el abuso sexual infantil". Ribó "instará a las autoridades eclesiásticas a llevar a cabo actuaciones de prevención, detección, formación de profesionales y denuncia" de los casos de abusos.

La Sindicatura ha informado de que solicitará información a la Generalitat de Cataluña, la Conferencia Episcopal Tarraconense y la Abadía de Montserrat sobre los casos que han salido a la luz recientemente. Los responsables de la institución religiosa ya anunciaron hace unos días la creación de una comisión para investigar los casos denunciados, que ascienden a cinco hasta la fecha. La portavoz del Gobierno catalán, Elsa Artadi, ha dicho esta mañana sobre el caso que la Generalitat estará "pendiente" del avance de los trabajos de la comisión. 

El goteo de denuncias se ha producido en los últimos días después de que EL PAÍS desvelara el pasado día 19 que los dos últimos abades del monasterio de Montserrat, Sebastià Bardolet y el actual, Josep Maria Soler, supieron desde 1999 la existencia de al menos una denuncia de abusos a un menor cometidos a principios de los años 70 por el monje Andreu Soler y no tomaron ninguna medida.

Un año más tarde, el acusado —que fue el fundador del grupo scout del monasterio— fue trasladado a otro centro de la orden benedictina, El Miracle, en Lleida, pero según admitió a este diario la abadía, esta no denunció los abusos a la policía ni abrió ningún procedimiento canónico, según las reglas de la Iglesia. Tampoco lo notificó al Vaticano a pesar de que la Santa Sede obligó desde 2001 a comunicar a Roma las denuncias de abusos.

En la última semana, otras cuatro víctimas han dado el paso de denunciar casos similares en varios medios de comunicación.

Un portavoz de la Abadía de Montserrat ha explicado que la institución religiosa "se pone a disposición" de la Sindicatura y que "colaborará en todo momento en lo que necesite". El monasterio no ha informado por ahora del número de denuncias recibido por la comisión tras su creación y el impacto provocado por las informaciones de los últimos días. "Ahora es el momento para que la comisión trabaje con todo el rigor y tranquilidad necesarios para aclarar lo ocurrido y combatir esta lacra", concluyó este portavoz.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información