Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La gripe entra en epidemia y satura las urgencias

CC OO critica la falta de previsión de algunos Gobiernos regionales

Una anciana recibe la vacuna de la gripe
Una anciana recibe la vacuna de la gripe

La gripe ya arrecia en buena parte del territorio español. La mayoría de las comunidades autónomas han superado el umbral basal de síndromes gripales (55,5 casos por 100.000 habitantes) y ya se encuentran en fase epidémica. En la última semana, la tasa global de incidencia es de 109,4 casos por 100.000 habitantes y mantiene su tendencia al alza. Las comunidades autónomas han desplegado sus planes de contingencia para hacer frente a la avalancha de afectados por el virus pero las urgencias de algunos hospitales ya empiezan a acusar la saturación de los servicios. Los ancianos frágiles, con problemas cardiovasculares o respiratorios de base, y los niños de menos de un año son los colectivos más afectados.

Ha tardado dos o tres semanas más que el año pasado, pero la epidemia de gripe no ha fallado a la cita. “A nivel nacional, se señala un nivel de intensidad de actividad gripal bajo, un nivel de difusión epidémico y una evolución creciente”, apunta en su último informe semanal el Sistema de Vigilancia de la Gripe de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica. 

“Todos los años tenemos epidemia de gripe. No está pasando nada fuera de lo normal. El virus que más circula es el de tipo A y, generalmente, hay una notificación más elevada en los niños más pequeños y los casos más graves son en personas mayores y grupos de riesgo. Es muy importante lanzar la recomendación de que los mayores de 65 y los que pertenecen a grupos de riesgo deben vacunarse”, explica Aurora Limia, técnica de la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad.

La tasa de hospitalización de pacientes con gripe es de 5,3 casos por 100.000 habitantes. El 53% de ellos son mayores de 64 años. "Los casos graves siempre van a los dos extremos: los bebés y los mayores de 65 con factores de riesgo, sobre todo enfermedades cardíacas y pulmonares", apunta el doctor Toni Trilla, jefe de epidemiología del hospital Clínic de Barcelona. Entre los casos graves ingresados (1,71 por 100.000 habitantes), también la mitad superaban los 65 años y tres de cada cuatro presentaban factores de riesgo asociados. La mortalidad entre los casos más graves es del 10%. “La vacuna no es perfecta pero es la mejor herramienta que tenemos para prevenir casos graves y mortalidad”, advierte Limia.

Todavía es pronto para testar la eficacia de la vacuna este año. El virus de la gripe es muy cambiante y por eso la vacuna se tiene que renovar cada temporada según las cepas (suelen ser del tipo A, B o C) que más hayan circulado la temporada anterior. El año pasado, por ejemplo, circuló una variante del subgrupo B (la Yamagata) que no estaba en la vacuna que se administra a los grupos de riesgo (ahora ancianos, embarazadas, enfermos crónicos, inmunodeprimidos, hemofílicos y celíacos, entre otros). Este curso, no obstante, los expertos sospechan que la vacuna coincide con los virus circulantes. “Es temprano para aventurar cómo está funcionando. No tenemos los primeros análisis de concordancia pero esperamos que la haya entre la vacuna y el que circula. El año pasado, los estudios de laboratorio apuntaban que el virus de la vacuna no era exactamente igual, pero estudios posteriores demostraron que la vacuna sí fue efectiva”, matiza Limia.

Según Trilla, este año "parece que predomina de forma muy mayoritaria" el virus de tipo A, del que hay dos cepas que incluye la vacuna. "El 65% parece que es la cepa A(H1N1) y el 35% la A(H3N2). Si circula más el H1N1 mejor, porque la vacuna es muy efectiva. El H3N2 es más duro, sobre todo para las personas con factores de riesgo y, además, el año pasado esta cepa nos dio problemas de efectividad en la vacuna", agrega el epidemiólogo, que cifra la eficacia de la vacuna el año pasado en algo más del 40%. 

Las comunidades autónomas mantienen activos los dispositivos y medidas de contingencia para afrontar el pico de gripe. Pero la epidemia ya ha empezado a pasar factura a los servicios de urgencias de muchos hospitales.

Cataluña. La Generalitat declaró el jueves la epidemia de gripe. La red de hospitales centinela, que monitoriza los flujos de síndromes gripales, registró en la última semana 18 casos graves que requirieron ingreso hospitalario. En lo que va de temporada gripal, la cifra de casos graves asciende a 129. Siete de cada diez no estaban vacunados.

El Govern ha inyectado 19,7 millones para reforzar la atención urgente y los centros de atención primaria durante el pico de gripe. Sin embargo, ello no ha impedido que las urgencias de los grandes hospitales vuelvan a saturarse. CC OO denunció la acumulación de pacientes en los pasillos y reclamó más recursos y planificación. En la última semana se registraron 69.651 visitas a urgencias y la actividad en atención primaria aumentó un 74% en siete días, aunque la Generalitat atribuyó parte de este aumento a que en fin de año los centros de salud estuvieron cerrados.

Galicia. La Xunta confirmó este viernes "el comienzo de la oleada epidémica" y la "activación de los planes de contingencia" ante "el incremento de la demanda de hospitalización". Desde el principio de la temporada se han registrado en la red de hospitales públicos o concertados 152 ingresos por gripe. De estos, 69 ya han recibido el alta, 17 requirieron asistencia en la UCI y, de los 136 que tenían indicada la vacuna, 86 no se la habían puesto. Según explica una portavoz oficial del Servicio Galego de Saúde (Sergas), dos personas fallecieron "con gripe" confirmada, pero "solo una de ellas murió por causa de esta enfermedad". El otro paciente infectado por el virus falleció por otra dolencia que padecía. Ninguno de estos dos casos se había vacunado "a pesar de que formaban parte de la población de riesgo". Desde el comienzo de la temporada han recibido la vacuna 558.468 personas (28.247 más que el año pasado) de una población total de 2.699.299 habitantes.

El Sergas asegura que sus "planes de contingencia" implican que "se mantienen al 100% las plantillas de las urgencias", aunque el sindicato de enfermería Satse alertó este viernes de que la gripe ya está desbordando al personal. El sindicato denuncia el "notable incremento de la presión asistencial" al no aumentarse "de forma conveniente" las plantillas, que siguen "bajo mínimos", apunta. Satse habla de "pacientes en camillas y sillas de ruedas por los pasillos en lugar de ser ingresados, esperas de resultados superiores a 48 horas, espacios sin cortinas ni biombos que ofrezcan cierta intimidad" o "acompañantes sentados en el suelo".

País Vasco. En Euskadi la tasa de casos de gripe por 100.000 habitantes se ha situado en los 362 la semana del 7 al 13 de enero, según el último informe de la Red médica de Vigilancia de Osakidetza. La vuelta a clase y al trabajo después de las vacaciones de Navidad ha propiciado un mayor número de contagios, que en Euskadi ha provocado 211 hospitalizaciones y nueve muertos —en esta segunda semana—. Sobre todo, debido a las complicaciones que ha provocado el virus de la gripe en otras patologías que ya tenían los pacientes que han fallecido. Desde el inicio de la temporada de gripe se han registrado 19 fallecimientos entre los casos graves hospitalizados con gripe confirmada. Estaba vacunado un 57,9%.

Sin embargo, Osakidetza advierte de que con toda probabilidad, las muertes son bastantes más ya que los casos computados son pacientes atendidos en alguno de los ocho hospitales vascos que participan en la red de vigilancia. Es decir, la lista no incluye los muertos por complicaciones de la gripe en el resto de la red hospitalaria y tampoco los atendidos en las clínicas privadas. Desde que arrancó la temporada de la gripe, y según la Red médica de Vigilancia del Servicio vasco de Salud, 500 personas han necesitado ser hospitalizadas, 165 de ellas en estado grave.

Comunidad Valenciana. La gripe no ha alcanzado de momento el nivel de epidemia. La tasa de incidencia se sitúa en 52 casos por cada 100.000 habitantes. La difusión de la enfermedad es "esporádica", el segundo de los cuatro escalones de propagación. El año pasado, en la misma semana, se superaban los 200 casos por 100.000 habitantes. La menor incidencia en 2019 se atribuye, sobre todo, a que ha hecho mejor tiempo. La tasa de casos graves es de 0,91 por 100.000 habitantes y se trata de pacientes que no se habían vacunado. El ritmo de vacunación contra la gripe ha aumentado: hasta la semana pasada lo habían hecho 728.095 personas, 21.000 más que la temporada pasada. 

Mercedes Bel, médica de familia en Paterna, un municipio de 68.000 habitantes del área metropolitana de Valencia, afirma que la incidencia de la gripe es baja, pero los ambulatorios están saturados por el aumento de cuadros virales como bronquitis, constipados y faringitis. En su centro de salud están viendo entre 40 y 50 pacientes al día, y casi la mitad de ellos acude de urgencia —sin cita—. Ante la avalancha de trabajo, los médicos de atención primaria han empezado a concentrarse durante 10 minutos los miércoles en la puerta de los centros y han amenazado con ir a la huelga en marzo si la Generalitat no aumenta la plantilla y cubre las bajas.

Solo un hospital valenciano, La Fe de Valencia, ha llegado al punto de saturación, señala Rosa Atienza, secretaria de Salud de CC OO-PV: está al 100% y este viernes 35 personas estaban esperando a ser ingresadas. La Generalitat ha aprobado un plan de contingencia en previsión del aumento de demanda asistencial. El plan contempla contratar a un máximo de 172 sanitarios —15 de ellos médicos— y su presupuesto es de 800.000 euros.

Con información de Silvia Rodríguez Pontevedra, Pedro Gorospe e Ignacio Zafra.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información