Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Claves para distinguir si tienes la gripe o un resfriado

El epidemiólogo Toni Trilla señala los elementos para distinguir entre las dos patologías víricas que tanta confusión generan entre los pacientes

De repente, mocos, un pico de fiebre... y la eterna pregunta: ¿es gripe o un resfriado? La duda siempre acecha ante los primeros síntomas de cualquiera de las dos patologías. "En temporada invernal circulan distintos virus y es fácil que los síntomas de la gripe y el resfriado común se puedan confundir", reconoce el propio Toni Trilla, jefe de epidemiología del hospital Clínic de Barcelona. Con el invierno encima y la alerta epidemiológica declarada por la epidemia de gripe, el médico arroja las claves para detectar si lo que uno sufre es una gripe o un resfriado.

"Del cuello para arriba" es un resfriado. Trilla resume así el catarro común: "Los síntomas del resfriado se centran del cuello para arriba: mocos, estornudos y dolor de cabeza". El cuadro clínico de la gripe es más generalizado y afecta a todo el cuerpo.

Los mocos al catarro y la fiebre a la gripe. El resfriado común se limita, según el epidemiólogo, a la "nariz roja": mocos, congestión nasal, estornudos y dolor de cabeza.

Así, aunque un catarro puede generar esporádicos casos de febrícula (inferior a 38º), la fiebre alta es un claro síntoma de la gripe. También lo es la tos seca, el dolor de cabeza intenso y un dolor articular y muscular en todo el cuerpo. "En la gripe no suele haber mocos ni estornudos", apostilla Trilla.

Larga convalecencia en la gripe. El resfriado suele durar menos de tres días y, aunque los síntomas aplatanan, no es invalidante. La gripe, en cambio, genera un malestar mucho más fuerte que, presumiblemente, obliga al enfermo a estar postrado en la cama y puede durar hasta una semana.

No hay prevención para el resfriado. "No hemos sido capaces de descubrir nada para prevenir el resfriado común", reconoce Trilla. Extremar las medidas de higiene —lavarse las manos a menudo, estar hidratado, evitar contacto con estornudos u otras secreciones ajenas, etc.— son las únicas medidas preventivas para sortear el resfriado.

Una vacuna contra la gripe. La red sanitaria pública dispensa y administra anualmente las vacunas de la gripe a los grupos considerados de riesgo (ancianos, embarazadas, personas con patologías de base, sanitarios, etc.) y, aunque su efectividad no es abrumadora (alrededor del 50%), la comunidad científica sigue recomendándola de forma sistemática porque evita muchos casos de gripe.

Los virus de la gripe que circulan este año (AH1 y AH3) ya son viejos conocidos de los epidemiólogos. Según Trilla, por el momento —la epidemia todavía no ha alcanzado su pico de máxima incidencia—, "no hay novedades extraordinarias" y "se ha acertado con el pronóstico de la vacuna", diseñada precisamente contra estas cepas más predominantes. La única novedad es que la epidemia se ha adelantado unas semanas con respecto al año anterior, pero no es nada extraño para los expertos. "Se debe a mil factores que no podemos calcular". 

En cualquier caso, si hay dudas sobre el diagnóstico o los síntomas de cualquiera de estas patologías, el Departamento recuerda que los usuarios tienen a su disposición las 24 horas del día el teléfono de asistencia 061 CatSalut Respon, donde los sanitarios pueden resolver las cuestiones de los pacientes.