Los maristas, en el punto de mira del Vaticano por los abusos

La Santa Sede abre una investigación excepcional a la congregación en Chile por graves acusaciones que podría conducir a una intervención general

Un grupo de monjas, frente a la basílica de San Pedro en el Vaticano.
Un grupo de monjas, frente a la basílica de San Pedro en el Vaticano. ALESSANDRO BIANCHI (REUTERS)

El Vaticano se ha hartado de los escándalos que sacuden a la Congregación de los Hermanos Maristas en todo el mundo y ha abierto un proceso de investigación excepcional en su rama chilena, donde la la gravedad de los escándalos está fuera de duda y se han acreditado decenas de casos. La Congregación para la Doctrina de la Fe no tiene competencias normalmente para investigar cuando los implicados son sacerdotes (los maristas son religiosos), pero la profundidad y verosimilitud de los hechos propició que el Papa francisco firmase un decreto recientmente para que así fuera.

La Santa Sede se dio cuenta de la gravedad de los hechos el pasado febrero, cuando Francisco ordenó una investigación en Chile por los escándalos de abusos del sacerdote Fernando Karadima que durante años encubrió la jerarquía eclesial -aquello terminó con la renuncia en masa de todos los obispos del país-. Durante las pesquisas, sin estar tratando ese caso, los investigadores enviados por el Pontífice, el arzobispo Charles Schicluna y el sacerdote español Jordi Bertomeu, tuvieron noticia de primera mano de lo que estaba sucediendo con los maristas. Así lo confirma el Vaticano a este periódico. “Durante la misión especial en Chile, solicitada por el Santo Padre, emergieron las acusaciones de abusos por parte de algunos hermanos Maristas. A raíz de eso, el Papa decidió confiar el caso a la Doctrina de la Fe. Es una disposición activada por vías excepcionales”, señala el portavoz interino del Vaticano Alessandro Gisotti.

Los fiscales que investigan los casos por la vía civil han señalado que los delitos de los maristas en Chile, teniendo como epicentro la escuela Alonso Ercilla en Santiago, se prolongaron al menos durante 50 años, entre 1967 y 2016, en diferentes centros educativos. En Chile hay abiertas n148 investigaciones por delitos sexuales cometidos por integrantes del clero, con 202 personas investigadas y 255 víctimas, los maristas acumulan el mayor número de casos: 25 imputados por abusos y violación —entre ellos siete españoles— y al menos una treintena de víctimas.

La investigación hasta el momento está dirigida contra personas particulares acusadas de los abusos. Pero la gravedad de la situación, que apunta a que alguno de los centros se convirtió en un lugar para que sacerdotes venidos de fuera abusaran de menores, podría desembocar en una visita apostólica, el paso previo a la intervención de la congregación. Un fenómeno parecido a lo que sucedió con los Legionarios de Cristo en México y al que solo se recurre en casos excepcionales. El problema, creen en fuentes vaticanas para la tutela de menores, es que ha habido ya demasiados escándalos con los maristas en distintos puntos del mundo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Daniel Verdú

Nació en Barcelona en 1980. Aprendió el oficio en la sección de Local de Madrid de El País. Pasó por las áreas de Cultura y Reportajes, desde donde fue también enviado a diversos atentados islamistas en Francia o a Fukushima. Hoy es corresponsal en Roma y el Vaticano. Cada lunes firma una columna sobre los ritos del 'calcio'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS