Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueva York abre la vía para legalizar el consumo recreativo de la marihuana

El gobernador demócrata Andrew Cuomo cambia de posición e incluye la iniciativa entre las prioridades de su Ejecutivo

Manifestación a favor de la legalización de la marihuana el pasado mayo.
Manifestación a favor de la legalización de la marihuana el pasado mayo.

Nueva York da el primer paso para sumarse a la decena de Estados donde el consumo de marihuana con fines recreativos es legal. El gobernador demócrata Andrew Cuomo lo propuso al presentar los objetivos de la agenda legislativa con la que arrancará en enero su tercer mandado. El cannabis medicinal ya está permitido, pero solo para pacientes que sufren enfermedades como el cáncer, el sida o dolencias crónicas graves.

La iniciativa se anuncia después de que la ciudad de Nueva York pusiera fin el pasado 1 de septiembre a los arrestos de ciudadanos que consumen marihuana en público. Supone también un cambio radical para el político demócrata, que se había opuesto frontalmente a su legalización porque veía el cannabis como una puerta de entrada al consumo de drogas. Pero hay cada vez más gobernadores que lo ven como un filón de ingresos.

Scott Stringer, supervisor de las cuentas públicas en Nueva York, calcula que puede generar 1.300 millones de dólares anuales a través de impuestos locales y estatales, de los que solo 340 millones corresponderían a la ciudad de los rascacielos. Cuomo enmarca su propuesta en su agenda “progresista agresiva” y busca así aprovechar las oportunidades derivadas de este negocio emergente. Nevada, Colorado, Oregón y California lo hicieron antes.

El gobernador ya encargó un estudio que se publicó el pasado mes de julio, centrado en examinar los beneficios y los riesgos de la legalización de la marihuana entre los adultos. Se determinó que no iba a fomentar el consumo de droga ni elevar los índices de tabaquismo. Es más, se señaló que podría ayudar a reducir las disparidades raciales en los arrestos policiales. Es otro argumento al que recurrió al gobernador. "Hagámolos de una vez y por todos", dijo.

Cuomo evitó entrar en detalles sobre las provisiones que incluirá la legislación que regulará el consumo de la marihuana en Nueva York o sobre los plazos para su aprobación. Tampoco qué tipo de fiscalidad se aplicará. Al mismo tiempo, se deberá aclarar las condiciones que se aplicarán para poder obtener una licencia o aspectos más concretos como si se permitirá el cultivo en los domicilios.

La decisión de legalizar el cannabis no debería ser complicada, ya que las encuestas revelan un amplio apoyo a la medida. Andrew Cuomo también cuenta con la mayoría suficiente en las dos cámaras del legislativo estatal para que sea adoptada. Igualmente, tiene de su parte al alcalde de Nueva York, el también demócrata Bill de Blasio. “La gente quiere cambio”, concluyó en su intervención: “Es el momento de hacerlo”. Ahora se debe concretar la propuesta.

El Gobierno federal mantiene su rechazo a legalizar el consumo del cannabis. Pero hay varios Estados que están en la misma senda que Nueva York. Utah y Missouri votaron en las pasadas legislativas iniciativas similares, como lo hicieron antes este año Vermont y Michigan. De los 40 Estados que aún no lo autorizaron con fines recreativos, Nueva Jersey podría ser el siguiente en hacerlo. Más de una treintena permiten su uso medicinal.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información