Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA i

El aire limpio es solo para los ricos

Los ciudadanos de rentas bajas suman el agravio comparativo de vivir en zonas más contaminadas

Contaminación atmosférica en una autovía próxima a Pekín el pasado domingo.
Contaminación atmosférica en una autovía próxima a Pekín el pasado domingo. EFE

En cada ciudad, los más bajos niveles de renta se suelen concentrar en ciertos barrios, no necesariamente alejados del centro. Así, en Madrid, en la zona sur viven más familias de reducido nivel socioeconómico que en la zona norte. En París, la división no responde al eje norte-sur, sino este-oeste.

Una razón de peso para construir viviendas más caras y proyectar hermosas urbanizaciones es la calidad del aire, determinada en buena parte por la dirección de los vientos dominantes. Y así es como se diseñan las ciudades. En Madrid, al norte, más cerca de la sierra, se concentran las grandes rentas, mientras que en el sur, la industria, el tráfico y la gran densidad de población sumen a algunos barrios periféricos en una atmósfera irrespirable. “El sur de la M-30 es la auténtica zona 0 de la contaminación”, publicaba el año pasado El Confidencial, ya que es ahí donde se detectan con cierta asiduidad los puntos más tóxicos de la capital. Tres estaciones detectaron el pasado año niveles de contaminación muy superiores a los permitidos, según EL PAÍS. Dos están en el sur: Getafe y Leganés. En el diseño de París también el aire ha tenido una gran influencia: los vientos suelen soplar del oeste. Vienen del canal de la Mancha. A los distritos del este, por tanto, les llega un aire más viciado.

La calidad del aire, en definitiva, suma un agravio comparativo al que ya supone la relativa pobreza. Según la Fundación Roger Torné no solo hay una relación directa entre entorno socioeconómico y salud, sino también entre el nivel de contaminación que sufren los escolares y sus resultados académicos. Los niños barceloneses que respiran un aire menos limpio rinden menos. La relación entre renta y calidad del aire, por poner otro ejemplo, es también muy evidente en Lima (Perú). Allí, en los distritos de Ate, Huachipa, Puente Piedra y Villa María del Triunfo, donde viven sobre todo familias de rentas medias y bajas, los picos de polución están por encima de la media.

Esta es una realidad que tenemos asumida porque responde a la lógica ya aceptada de los mercados; carentes de alma y del sentido de la justicia, como se sabe. Así que nos parece natural y consecuente que quien más dinero tiene pueda respirar mejor. A gran escala, los países más ricos envían sus fábricas y sus desechos a los países pobres.

Las democracias, con el dinero de todos, hacen lo que pueden para equilibrar las desigualdades que producen los mercados. Pero las cosas aún pueden empeorar. En la serie de ciencia ficción de Rosa Montero se produce una rebelión porque los Estados Unidos de la Tierra cobran por el aire y castigan a la marginación y al aire tóxico a los pobres. El problema es que, como ya hemos comprobado, este tipo de proyecciones de ficción no suelen plantear si lo que predicen llegará o no, sino cuándo será parte de nuestra realidad cotidiana.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >