Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘youtuber’ acusado de acoso sexual a una menor se queja de una campaña contra él

La fiscalía pide para el hombre cinco años de prisión por abusar de una niña de 13

Daniel José Santomé Lemus, alias Dalas Review, en la Audiencia de Madrid.

Daniel José Santomé Lemus, Dalas Review, uno de los youtubers más conocidos de España, ha achacado a una "conspiración" en su contra para hundirle las acusaciones contra él de acoso. Este viernes se ha celebrado el juicio en su contra en la Audiencia Provincial de Madrid. Se le acusa de por los delitos de abusos sexuales y acoso a una menor de 13 años. El fiscal solicita cinco años de prisión, 11 de inhabilitación y nueve años de alejamiento de menores.

Juegos prohibidos, adolescentes sin miedo a lo desconocido y conversaciones secretas ante los padres se esconden detrás de muchos de los contactos que menores establecen en Internet con adultos sin medir las consecuencias. Laura, una niña de 13 años, comenzó a chatear por Twitter con Dalas Review, que tiene 25 años, de ahí pasaron a contactar por Skype y posteriormente a mensajearse por Whatsapp. De nada sirvieron las prohibiciones por parte del padre de mantener cualquier tipo de contacto con el adulto porque ella se las saltó y concertó dos citas con él a escondidas de sus progenitores.

Los mensajes cruzados entre el joven y la menor y las investigaciones policiales han posibilitado que la fiscal sostenga en su alegato final la petición de los cinco años de prisión, 11 de inhabilitación y nueve años de alejamiento de la niña por los delitos de acoso sexual y ciberacoso infantil para el internauta. El procesado ha negado ante las juezas que conformaban el tribunal haber mantenido cualquier tipo de contacto sexual con la chica así como haberle solicitado fotos desnuda. "Yo le mandé imágenes con el torso desnudo, pero estaban colgadas en la red, no tenían ninguna intención sexual", sostuvo Dalas Review.

La niña declaró en una sala contigua a la que se estaba celebrando la vista y sin contacto visual con su presunto agresor, con voz temblorosa en algunos casos, pero contundente en el relato de lo que vivió entre 2015 y 2016 con el youtuber. Todo comenzó con un tuit y, de ahí, con el paso de los meses, quedaron para verse en dos ocasiones en Madrid, la primera fue en la firma del libro escrito por Daniel José Santomé para Planeta, sin que los padres de la menor supiesen de las citas. Fue en ese segundo encuentro, en el Parque del Retiro de Madrid, sabiendo él la edad que tenía la chica, cuando se produjeron los tocamientos acompañados de frases de alto contenido sexual. "Empezó a besarme y yo le dejé. Luego empezó a tocarme en los pechos y la vagina diciéndome cosas como: quiero que tu primera vez sea conmigo. Eso empezó a asustarme. No me violó pero sí me acoso", manifestó la joven, que declaró acompañada de su padre.

"Era una fan más y yo no hice nada". El youtuber negó cualquier relación sentimental o sexual con la menor. Su interés por ella, según testificó, fue para tratar de mejorar las relaciones que la adolescente tenía con sus padres. "Me dijo que su madre la maltrataba y que tenía una nefasta relación con ella. Yo le dije que hablase con su padre y que se lo contase todo", aseguró en su declaración.

El relato de lo ocurrido entre el internauta y la menor solo coincide en las fechas, mientras el presunto agresor sostiene que no estuvo más de 15 minutos con ella en la cita que concertaron en Madrid; esta dice que el encuentro se prolongó durante tres horas entre la estación de Atocha y una zona apartada del parque del Retiro. La joven tardó varios meses en relatar a sus padres lo que le había ocurrido y estos el mismo día que lo supieron fueron a comisaría a presentar una denuncia.

El acusado, canario y residente en Irlanda, tiene en su canal 8,5 millones de suscriptores, por lo que percibe una importante cantidad económica. Hasta poco antes de celebrarse el juicio contra él estuvo grabando varios vídeos y enmarcando las acusaciones dentro de una campaña orquestada por un grupo de menores de 16 años y la madre de una de ellas con el único objetivo de desprestigiarle. "No me gusta que se hable de mí relacionándome con el acoso sexual porque no es cierto. Han querido hundirme", ha sostenido este viernes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >