El Congreso escenifica su apoyo a una nueva ley universitaria junto a 60 rectores

Los campus y los agentes sociales reclaman una norma que dote de "verdadera autonomía" a los centros

Ana Pastor, acompañada del presidente de los rectores, Roberto Fernández (a la derecha) en el Congreso.
Ana Pastor, acompañada del presidente de los rectores, Roberto Fernández (a la derecha) en el Congreso. LUIS SEVILLANO
Más información
El cerebro del ‘caso máster’ lanza una ofensiva contra la juez
El Gobierno admite la ineficacia del sistema de control de la Universidad

El Congreso de los Diputados ha acogido hoy miércoles, coincidiendo con el final del pleno parlamentario, un acto organizado por la conferencia de rectores (CRUE) para dar impulso a una nueva ley orgánica de universidades pactada entre todos. Todos los partidos coinciden en que la Ley de Universidades, reformada parcialmente en 2007, no se adapta a la realidad social de España, pero será complicado llegar a un acuerdo. Como señal de claro apoyo los portavoces de Educación de los partidos han asistido, así como un número grande de parlamentarios y los secretarios de Estado de Educación (Alejandro Tiana) y Universidades (Ángeles Marías Heras).

El presidente de los rectores, Roberto Fernández Díaz, ha leído un texto consensuado y firmado por los presidentes de los principales sindicatos, de la patronal, de la coordinadora de estudiantes, de la Conferencia de Consejos Sociales de la Universidad y la Cámara de Comercio de España. En el manifiesto reclaman “una nueva regulación legal que permita a la Universidad afrontar con éxito los desafíos a los que tiene que enfrentarse”. Los firmantes, presentes en el acto, demandan también una “verdadera y efectiva autonomía universitaria” y una mejora de las relaciones entre las universidades, los partidos y los agentes sociales.

Fernández Díaz, arropado por 60 rectores, ha comenzado su alocución agradeciendo a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, que se haya puesto “al frente de la manifestación y que se haya implicado tanto en la organización del acto”. E incluso ha pedido a los presentes un aplauso para ella, especialmente ahora que la Universidad está viviendo una “recia campaña en su contra”, en alusión a los escándalos de la Universidad Rey Juan Carlos. Pastor, por su parte, ha insistido en que el Congreso es “inclusivo, la casa de todos” y debía mostrar su “compromiso” con la Universidad.

Cuando el pasado octubre Roberto Fernández Díaz fue elegido presidente de la conferencia de rectores, propuso a la comisión permanente de la entidad una nueva ley universitaria que adoptase un marco legal acorde a la sociedad del conocimiento. La comisión estuvo de acuerdo y se llevó la propuesta a la asamblea de rectores de Valencia, donde la idea tuvo una muy buena acogida.

El pasado diciembre, la CRUE comenzó a reunirse con los agentes sociales (sindicatos y asociaciones) para consensuar un texto que pretendían haber hecho público en junio de este año. El documento estaba muy avanzado, pero la moción de censura socialista del 31 de mayo paró sus planes. La Universidad, además, ha dejado de depender del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte para pasar al Ministerio de Ciencia y Universidades, con Pedro Duque al frente.

Pese al cambio de partido en el poder, los planes de la CRUE no cambiaron y Fernández Díaz se ha reunido estos meses con el presidente Pedro Sánchez y los líderes de los principales partidos, "menos uno que mandó al segundo por problemas de agenda", explica Díaz.

La iniciativa ya ha echado a andar y en el Consejo de Universidades último, celebrado el pasado 17 de septiembre, se acordaron con el ministerio tres mesas de trabajo: sobre personal docente e investigador, internacionalización y ordenación de títulos.

Sobre la firma

Elisa Silió

Es redactora especializada en educación desde 2013, y en los últimos tiempos se ha centrado en temas universitarios. Antes dedicó su tiempo a la información cultural en Babelia, con foco especial en la literatura infantil.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS