Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Apartado un catedrático por vejar a alumnas: “Si volvéis a repetir, os violo”

La Universidad de Oviedo sanciona a un profesor con seis meses de suspensión de funciones

Protesta de alumnas contra el acoso sexual, el pasado diciembre en la Complutense de Madrid.

“Si volvéis a repetir, os violo”. “Cuando queráis os pasáis por mi despacho a ligar”. “Para venir a una revisión tenéis que venir maquilladas y con escote, y si fuera necesario os tendríais que sacar una teta. Así os pondría la nota que quisierais”. Estas frases, proferidas en clase o en su despacho, han desembocado en la sanción de un catedrático de Psicología de la Universidad de Oviedo. El docente, cuyo nombre no ha trascendido, ha sido sancionado con seis meses de suspensión de sus funciones por comentarios y comportamientos sexistas con sus alumnas.

La Universidad abrió el pasado curso una investigación tras recibir quejas por los comentarios y contactos físicos “inadecuados” del docente, según explica un colectivo estudiantil en un comunicado, como agarrar a estudiantes por el hombro o por el brazo, acercarse demasiado a determinadas personas, abrazar o besar en la cabeza y coger por la cintura.

Un "toque de atención"

Según una portavoz de la Asamblea Abierta de Estudiantes de Psicología y Logopedia (AAEPL) de la Universidad de Oviedo, el colectivo que formalizó la denuncia, han declarado una veintena de alumnas. “No es la primera vez que hacemos una queja formal”, añade. En 2014, presentaron una al decatano por una actitud que, según esta alumna, “es vox populi en la Universidad desde hace muchos años”. Se saldó con “un toque de atención”, asegura.

Los estudiantes han convocado hoy una manifestación de protesta. Entre otros motivos, consideran que la sanción impuesta por el rector, Santiago García Granda, es “insuficiente”. Una portavoz de la Universidad de Oviedo declinó hacer declaraciones alegando que el procedimiento aún está abierto, en fase de alegaciones.

Según el colectivo estudiantil, el proceso para conseguir que los hechos hayan sido investigados y juzgados “ha sido largo, complejo y muy arduo”. No fue hasta febrero de este año, “tras unos comentarios muy graves que realizó a varias alumnas en la revisión de los exámenes de enero”, cuando la organización consiguió que se abriese una investigación. La asamblea denuncia que el profesor utilizó “su posición de poder” para “humillar, vejar y denigrar a las alumnas, cosificándolas y convirtiéndolas en objetos sexuales” durante años.