Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

California define qué es consentimiento sexual en una ley para frenar los abusos

Por primera vez, un Estado regula específicamente cuándo una relación es consentida, para acabar con las violaciones en el ámbito universitario

Jerry Brown, gobernador de California.
Jerry Brown, gobernador de California. Bloomberg

En una relación sexual, sí significa sí. Y todo lo demás no significa sí. Un silencio, una resistencia a medias, no se pueden interpretar como un consentimiento para tener relaciones, en ningún caso. Ese es el espíritu de una ley aprobada el domingo por el gobernador de California para intentar frenar los abusos sexuales en los campus universitarios. La ley obliga a cualquier institución universitaria que reciba fondos públicos a incorporar estos criterios a sus reglamentos y a tener servicios médicos y de orientación especializados para las víctimas.

El objetivo de la ley es eliminar cualquier ambigüedad, cualquier zona oscura de interpretación jurídica sobre si una relación es consentida o no. Si no hubo consentimiento expreso, una afirmación expresa, hay base para tratar el caso como una violación. Las autoridades de la universidad ya no preguntarán a la víctima si dijo que no con suficiente claridad, lo cual le traslada la responsabilidad, sino si dijo que sí.

Además, define expresamente que una persona inconsciente o dormida, o incapaz de comunicarse debido a una limitación física o mental, no puede dar su consentimiento. La ley descarta de plano que una situación de intoxicación por alcohol o drogas o un comportamiento provocador puedan ser utilizadas como argumento por el acusado. Y sobre todo, la ley SB967 hace que esos criterios sean obligatorios e iguales en todos los campus de California.

Los requerimientos mínimos para las universidades incluyen también tener programas específicos de atención a las víctimas y un protocolo unificado para actuar en estos casos, además de formación específica.

Varias víctimas piden al gobernador que firme la ley SB967, hace dos semanas.

 

Según un informe de la Casa Blanca presentado el pasado enero, una de cada cinco universitarias en Estados Unidos ha sufrido algún tipo de agresión sexual. Solo el 12% lo denunció. En 2013, el Departamento de Educación de EE UU recibió 100.000 firmas pidiendo que intervenga para frenar la situación de desprotección en los campus, por prejuicios o falta de normativa clara.

“Son nuestras hijas, nuestras hermanas, nuestras sobrinas”, dijo tras la aprobación de la ley en el Legislativo hace un mes el senador Kevin de León, proponente de la misma. “Es responsabilidad de los hombres, especialmente, dar un paso al frente y hacer todo lo posible por cambiar es cultura, la cultura de la violación”.

La ley de California es la primera de este tipo en Estados Unidos. Según un recuento del diario Los Angeles Times, alrededor de 50 universidades del país, entre ellas las californianas UCLA, USC y Occidental Colllege, están siendo investigadas por la forma en que en que tratan las denuncias por abusos sexuales.

Más información