Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El curso arranca con una llamada a la huelga y quejas por los recortes

El principal sindicato de enseñanza busca apoyos para una gran movilización

Los alumnos de la mayoría de las comunidades autónomas vuelven este martes a las aulas. Regresan entre las críticas por una puesta en marcha “precipitada” de la reforma educativa, tras una pérdida continuada de financiación (7.000 millones de euros menos desde 2010) y con apuestas por la insumisión de algunas comunidades autónomas, como Andalucía. El sindicato mayoritario de la enseñanza, CC OO, hizo el lunes un llamamiento a la huelga en otoño contra la ley Werty el recorte en docentes y becas.

La mayoría de las comunidades autónomas han recomendado que no se cambien los libros de texto de los cursos en los que entra en vigor la reforma (primero, tercero y quinto de Primaria) y han aprobado durante el verano los cambios de currículo que ahora los docentes deben implantar a la carrera.

En la Comunidad Valenciana, que empezó las clases el 3 de septiembre, las críticas por la improvisación y precipitación en la aplicación de la nueva reforma se sumaron a las denuncias ante la inspección de trabajo por las altas temperaturas en las aulas (por encima de los 30 grados), que hicieron a padres y alumnos acudir a los centros en bañador como protesta.

Más de 4.000 docentes de la Comunidad de Madrid no saben aún dónde van a dar clase pese a que vuelven este martes a los centros, según estimaciones de UGT. La Consejería de Educación alega que “la gran mayoría” están asignados desde el viernes, es decir, cuatro días antes de empezar las clases. También hay alumnos que no saben dónde estudiarán. Lilia Siguas, de 21 años, intentó matricularse ayer en un grado de Formación Profesional. Hizo cuatro horas de cola para entregar su solicitud, pero se quedó sin plaza. “Las clases empiezan en tres días y todavía no sé si podré cursar el grado”, lamentó.

La comunidad ha anunciado un incremento en las becas de comedor, con siete millones de euros más y 60.000 beneficiarios. Las ayudas para manuales y comedor sufrieron un recorte de 26 millones en 2012 en esta región.

También vuelven este martes los alumnos andaluces, que notarán pocos cambios. La Junta de Andalucía publicó unas instrucciones para los colegios en las que dejaba claro que la LOMCE no se aplicará en primaria porque “resulta imposible que la normativa andaluza pueda estar aprobada y publicada a tiempo”. Pedía a cada centro que mantuviera el programa previo, lo que supone que Andalucía seguirá impartiendo Educación para la Ciudadanía en quinto de Primaria o que Conocimiento del Medio no se dividirá en dos materias.

“Estamos asistiendo a la implantación a uña de caballo de una ley que sabemos que se va a derogar”, señala Francisco García, responsable de Enseñanza en CC OO. Su sindicato busca apoyos para una nueva huelga general. La Plataforma Estatal por la Escuela Pública (formada por sindicatos y asociaciones de padres y alumnos) se reúne el miércoles para fijar las movilizaciones. Fete UGT preguntará a sus afiliados antes de decidir si respaldan la huelga. “Hay que seguir las protestas sobre todo en las comunidades autónomas con los recortes más sangrantes”, dice el portavoz, Carlos López Cortinas. “Pero dudamos de que una huelga sea la mejor opción una vez aprobada la ley. Para cambiarla, mejor modificar el Parlamento con el voto”, añade. Otro de los sindicatos de la plataforma, STES, también esperará “a que decidan los centros, no al toque de silbato de nadie”, según Augusto Serrano.

La confederación de asociaciones de padres de la pública (CEAPA) apoyan la huelga pero no la secundarán. En las dos convocatorias previas hicieron un llamamiento expreso a las familias para no llevar a sus hijos a clase. “Estamos concienciados, pero hay que medir los tiempos porque supone un esfuerzo pedir un día libre o pagar a alguien que cuide a los hijos”, dice Jesús Salido, presidente de CEAPA. [PIEPAG]

Con información de J. M. Játiva y B. Sánchez.