Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desmanteladas en Madrid seis clínicas ilegales

La policía requisa aspiradores vaginales, 300 piezas quirúrgicas y 148.000 pastillas en Madrid

Detenidos ocho ciudadanos chinos, que incluso distorsionaban los análisis de sus pacientes

Material quirúrgico y medicamentos incautados por la policía. Ampliar foto
Material quirúrgico y medicamentos incautados por la policía.

Seis clínicas médicas clandestinas regentadas por ciudadanos chinos han sido desmanteladas por la Brigada de Extranjería y Fronteras de Madrid en el barrio madrileño de Usera. Ocho personas han sido detenidas y otras dos, imputadas, bajo los cargos de intrusismo profesional y contra la salud pública, además de infracción a la Ley de Extranjería. Los falsos centros de salud estaban situados en viviendas particulares y en algún local en el que había otro negocio como tapadera. No figuraban inscritos en el Registro de Centros, Servicios y Establecimientos Sanitarios de la Comunidad de Madrid, requisito indispensable para ejercer. Entre las piezas incautadas se encontraron dos ecógrafos y dos aspiradores vaginales usados para practicar abortos clandestinos.

En las investigaciones han participado los Consejos Generales de los Colegios de Médicos y Odontólogos junto con la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios. En las clínicas se asistían todo tipo de especialidades como estomatología, digestivo,... 

Parte del material incautado en las clínicas clandestinas de Usera. ampliar foto
Parte del material incautado en las clínicas clandestinas de Usera.

Además, estos centros carecían de las condiciones mínimas de higiene y seguridad exigidas por el Sistema Nacional de Salud y ninguno de los detenidos e imputados estaba inscrito en los colegios oficiales correspondientes, a pesar de que varios de ellos se anunciaban como doctores en medicina en anuncios publicitarios publicados en medios dirigidos principalmente a la comunidad china residente en Madrid. Para obtener mayor credibilidad, los falsos médicos utilizaban el nombre, credenciales y anagramas de clínicas y laboratorios españoles, enumerando gran cantidad de especialidades.

Un paciente acudió a una de estas consultas quejándose de dolencias estomacales. Allí, un falso doctor lo atendió en la parte posterior de un local que a la vista del público era un herbolario y lo acompañó a realizarse unos análisis. Transcurridos unos días, el supuesto médico obtuvo los resultados de las analíticas sin ninguna anomalía y modificó y falsificó los datos, con el fin de hacerle creer al paciente que tenía una variante de hepatitis.

Durante varias consultas, el falso médico le cobró alrededor de 3.500 euros como parte del tratamiento y las medicinas y le provocó, como consecuencia, un empeoramiento severo de su estado de salud. Finalmente, el paciente tuvo que acudir al servicio de urgencias de un hospital, donde se le diagnosticó una grave infección estomacal.

Fue entonces cuando el afectado denunció lo sucedido y la policía sospechó que no se trataba de un caso aislado. La investigación determinó que estas falsas clínicas se habían concentrado muy próximas las unas de las otras, todas ellas en el distrito de Usera, conocido por su elevado número de residentes de nacionalidad china. Entre aquellas que compartían especialidades, mantenían una dura batalla de precios y competían en torno a la falsa publicidad que publicaban en sus anuncios.

Parte de las 148.000 pastillas incautadas por la policía.
Parte de las 148.000 pastillas incautadas por la policía.

La policía pudo comprobar el deplorable estado tanto de las instalaciones como del material médico utilizado, que acababa convirtiéndose en foco de graves enfermedades virales. Muchos de los pacientes que acudían a estos centros eran niños de muy corta edad, con el consiguiente riesgo de contagio de enfermedades graves.

Los detenidos son Lili H., de 46 años y conocida como doctora Huang, a la que la policía la principal responsable de este entramado; Huan Liang Chen, de 29 años; Shukin Huang, conocido como doctor Huang, de 44; Zhuhua Wei, de 37; Shuaugjun Jin, de 44 años; Guochun Zhong, de 47, y Sheenqualn Chen, de 50. Este último es el único que tiene antecedentes policiales por intrusismo y por un delito contra la salud pública. También se le acusa de estafa.

Los registros se han practicado en diferentes puntos del distrito: en las calles de Madridejos, 71; Juan Español, 7; Nicolás Usera, 44, Nicolás Sánchez 18 y 30, e Isidoro Jiménez, 55, según fuentes policiales. 

Las seis clínicas contaban con numerosísimos clientes y la policía cree que en la comunidad china residente en la zona lo más común es acudir a este tipo de centros para recibir cualquier tipo de tratamiento o petición médica. Muchos no hablan castellano y, por una cuestión cultural, se dirigen a médicos de su nacionalidad.

Como consecuencia de las investigaciones ocho ciudadanos chinos han resultado detenidos y otros dos, imputados y se han desmantelado seis clínicas médicas clandestinas. Además de los dos ecógrafos y los dos aspiradores vaginales se han intervenido píldoras abortivas, dispositivos intrauterinos, anillos vaginales, más de 300 piezas instrumentales quirúrgicas y un total de y 148.000 pastillas.