Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Certeza de una recuperación económica muy lenta

Las personalidades del mundo económico o cultural que asistieron a los Premios Ortega y Gasset comentaron sobre la economía real

Alan Rusbridger, de 'The Guardian', saluda a Jesús Ceberio en presencia de Javier Moreno. A la derecha, Juan Luis Cebrián, Antonio Caño y Joaquín Estefanía.
Alan Rusbridger, de 'The Guardian', saluda a Jesús Ceberio en presencia de Javier Moreno. A la derecha, Juan Luis Cebrián, Antonio Caño y Joaquín Estefanía.

La dureza de la crisis ha asomado de nuevo en la edición de los Premios Ortega y Gasset de 2014, pero esta vez la entrega del galardón a un especial sobre los desahucios de EL PAÍS ha coincidido con un momento en el que, paradójicamente, no se deja de hablar de la mejora de los grandes indicadores macroeconómicos. La convivencia del fin de la recesión con las dificultades que aún persisten en la llamada economía real —paro, caída de los salarios— en España marcaron también los comentarios de las personalidades del mundo económico o cultural que asistieron al acto.

“No se puede poner en duda que la recuperación va a ir creciendo muy lentamente, el problema es cuán lentamente lo va a hacer y ahí es difícil ser optimista”, apuntó Antonio Garrigues Walker, presidente del bufete Garrigues. Esto implica que “vamos a tener una situación compleja de empleo”. Aun así, el jurista recalcó que “el dato de que Alemania y España sean los que ahora más crecen en la zona euro no debe dejarnos satisfechos, pero desde luego no podemos dejar de valorarlo”.

Problemas sociales

A su lado, el vicepresidente segundo del Banco Santander, Matías Rodríguez Inciarte, destacó la expectativa de que la economía española crezca un 1% este año y un 1,5% el siguiente, un pronóstico “magnífico”, aunque admitió que aún persisten “problemas sociales importantes” como el desempleo y, muy especialmente, el juvenil.

Mucho menos optimista era el director de cine Manuel Gutiérrez Aragón, quien opinó que “solo algunos se están recuperando” y que “capítulos que creíamos pasados como el del capitalismo más brutal están volviendo”. Los famosos brotes verdes de la economía, muy visibles en los mercados financieros o en los índices de las exportaciones, no han calado aún en el sector cultural, a juicio del cineasta. La industria “ha sufrido frenazos de alrededor del 50% en general y aún no se ven indicios de mejoras, entre otras cosas porque para los poderes públicos no es visto como un gasto prioritario”, remachó.

El sector de la cultura estaba también representado por el presidente de la Academia del Cine, Enrique González Macho, que formaba parte del jurado de los Premios Ortega y Gasset, y el periodista y escritor Arturo Pérez-Reverte, también jurado, entre otros. El actor Álvaro de Luna coincidió en que la mejora “resulta extraordinaria en las altas esferas pero no está al alcance del ciudadano medio”, ya que “la sensación del empobrecimiento se ve a diario”.