Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La industria tecnológica rechaza la idea de acabar con la neutralidad en la red

Amplio rechazo al planteamiento de la FCC para terminar con el principio de neutralidad que ha gobernado la red hasta ahora

Las grandes operadoras de Internet de Estados Unidos mantienen su defensa del principio de neutralidad de la red, en entredicho desde que saliera a la luz que la Comisión Federal de Comunicaciones plantea acabar con él. Las nuevas normas, pendientes de votación el próximo 15 de mayo, pueden crear un Internet de “dos velocidades” en el que grandes corporaciones puedan pagar para que sus contenidos tengan una mayor velocidad de descarga.

En un cruce de acusaciones entre Comcast, uno de los principales proveedores de televisión por cable e Internet, y Netflix, el exitoso servicio de streaming, la operadora defendió que ninguna empresa ha defendido como ésta la neutralidad en EE UU. “Seguimos estando comprometidos con el acceso de nuestros usuarios a una red abierta y libre, y respaldamos que la FCC cree las reglas pertinentes para que ese acceso esté protegido legalmente”, asegura la compañía en un comunicado.

El principio de neutralidad en la red ha garantizado desde el momento de su creación que todos los usuarios pudieran acceder a todos los contenidos de manera igualitaria. Esta condición ha sido defendida siempre como garante de la innovación y el florecimiento de empresas e iniciativas a través de la red, incluidas muchas de las compañías que como Google, Facebook o Amazon, que lideraron el sector pocos años después de nacer en un rincón cualquiera del país.

El diario The New York Times, tras salir a la luz el posible cambio de normas, condena en su editorial de este viernes que las nuevas reglas crearán un nuevo concepto de Red. “Darían a las empresas proveedoras de banda ancha el derecho a crear el equivalente digital de los carriles para vehículos de alta ocupación, como Netflix o Amazon, que tengan suficiente riqueza como para pagar el peaje”.

El Times recoge además una de las grandes preocupaciones de los principales detractores de este cambio y alerta que “sin ninguna duda”, las empresas que acuerden desembolsar el coste de la tasa por una velocidad más rápida “acabarán trasladando ese pago a los consumidores”. Desde la capital, The Washington Post, propiedad de Jeff Bezos -dueño a su vez de Amazon, una de las empresas que podrían estar interesadas en las dos velocidades- explica que el cambio anunciado por la FCC “puede modificar dramáticamente la experiencia online de los usuarios”.

Estas quejas se unen a las pronunciadas por numerosos emprendedores estadounidenses. Marco Arment, uno de los fundadores de Tumblr y responsable después de Instapaper, asegura que la FCC permitirá a los proveedores “ralentizar de manera selectiva aquel tráfico del que no se puedan beneficiar económicamente”. El experto Dan Gilmor, va un paso más allá al advertir que el cambio puede alterar el futuro político de EE UU, ya que las operadoras podrán determinar qué contenidos -como el de las cadenas de televisión- se descargan más rápido.

Uno de los rechazos más contundentes hacia el giro que pretende adoptar la FCC ha sido el de Tim Wu, experto en la regulación de Internet y autor del libro The Master Switch, donde acuñó el término “neutralidad en la Red”. Wu escribe en The New Yorker que las nuevas reglas se pueden definir como “discriminatorias” y que amenazan con “convertir Internet en un reflejo de otros ámbitos en la sociedad estadounidense: de tal desigualdad que amenaza profundamente el progreso a largo plazo”.

Wu asegura que las grandes operadoras han abogado en la última década por su derecho a crear diferentes velocidades de acceso a la red, unas más rápidas en detrimento de otras más lentas. “Lamentablemente, el presidente de la FCC va camino de violar una de las promesas principales a los innovadores, al sector de la tecnología ya todos los usuarios de Internet”, escribe el profesor de la Universidad de Columbia.

La FCC defendió esta semana que no pretende acabar con el principio de neutralidad, sino ajustar su regulación a las exigencias del sistema judicial, planteadas en la sentencia en su contra el pasado mes de enero. Entonces, la Comisión perdió un pleito con Verizon, que reivindicaba el derecho a crear diferentes velocidades de descarga, al considerar los jueces que se había excedido en sus competencias. Las nuevas normas serán votadas por los responsables de la FCC el próximo 15 de mayo.

Más información