Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis comunidades carecen de programa de cribado de cáncer colorrectal

Otras siete regiones carecen de unidades para tratar fases metastásicas del tumor

El Ministerio de Sanidad y las comunidades acordaron en 2009 que en 2015 la cobertura de la técnica preventiva de detección de cáncer de colon alcanzara ya el 50% de la población diana, es decir, a cinco millones de personas de entre los 50 y los 69 años. Pero, a un año vista, Andalucía, Asturias, Baleares, Castilla-La Mancha, Extremadura y Madrid (algo más del 40% del censo) aún no cuentan con un programa establecido de cribado, según el informe que la Alianza para la Prevención del Cáncer de Colon ha publicado hoy, en el día mundial contra la enfermedad.

El ministerio incluyó el programa de cribado poblacional en la cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud (SNS) en 2013. Esto significa que todas las comunidades autónomas están obligadas a implantarlo (o, al menos, a ofrecerlo).

Con un diagnóstico temprano la curación puede llegar al 90%

Emilio Iglesia, presidente de Europacolon España ha explicado, durante la inauguración de la iniciativa Bocados de salud que pretende incentivar los hábitos de comida saludables para prevenir el cáncer colorrectal también impulsada por Bayer, que la detección temprana de la enfermedad eleva la tasa de curación hasta el 90% de esta de la que cada año se diagnostican cerca de 27.000 nuevos casos.

“Esto lleva a una situación de inequidad evidente. Hay comunidades autónomas que han incorporado el programa de cribado de forma efectiva, otras, sin embargo, a pesar de haberlo hecho no tienen presupuestos asignados específicos. Se requiere de un compromiso político para que estas incorporaciones al programa sean efectivas y se lleven a cabo cuanto antes”, explica en el informe la portavoz de la Alianza para la Prevención del Cáncer de Colon, Ana Pastor.

“Estamos ante un problema sanitario que exige que actuemos a todos los niveles: en prevención primaria, adoptando hábitos de vida saludables y una alimentación adecuada; en prevención secundaria, a través de los programas de cribado; y en el tratamiento, aprovechando los fármacos a nuestra disposición, para controlar la enfermedad”, ha señalado el jefe de Servicio de Oncología Médica del hospital Ramón y Cajal de Madrid, Alfredo Carrato. “En cuanto se ponga en marcha el programa nacional de cribado para mayores de 50 años aumentarán los diagnósticos, pero esto redundará en una tasa de curación más alta, ya que se detectará a tiempo en muchos casos”, ha añadido Carrato.

Y si hay desigualdad en las pruebas de detección precoz, también lo hay en el otro extremo del proceso, el tratamiento de los casos más complicados, los que presentan metástasis. Santiago González Moreno, presidente de la Sociedad Española de Oncología Quirúrgica (SEOQ), afirma que, según su organización, hay siete comunidades (Aragón, Asturias, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura, La Rioja y Murcia) que no tienen unidades especializadas con los estándares que la SEOQ considera en tratar los casos metastásicos de la enfermedad. “Estos son los más graves. Si se trata bien, la supervivencia a cinco años puede llegar al 30% o 40%; si no, está en el 5% como mucho”, ha dicho el médico, que es jefe de servicio en la Clínica Anderson.

“En estas comunidades, solo hay dos opciones: o que manden al paciente a Madrid o a una comunidad con una unidad reconocida, o que el cirujano intente manejarlo como sepa”, dice González Moreno. Y la diferencia puede ser enorme para el afectado. “En el cáncer de recto, una mala operación puede suponer una calidad de vida para el paciente miserable”, añade.

El problema, recalca el cirujano, es que en España los pacientes no saben si el centro en el que les atienden hace muchas o pocas de estas cirugías ni con qué resultados. “Hemos avanzado y ya la segunda opinión es un hecho, pero falta mucha transparencia”. “En Reino Unido se pueden consultar los números de cada centro en la web, pero aquí eso es imposible”, critica.