Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama anuncia en Fresno ayudas millonarias para paliar la sequía

El presidente dice que se requiere una solución a largo plazo para afrontar la falta de agua

Un trabajador ajusta una tubería de riego en Fresno
Un trabajador ajusta una tubería de riego en Fresno REUTERS

Fresno, en el corazón del Valle Central de California, una zona duramente afectada por la sequía, esperaba con los brazos abiertos la llegada del Presidente Obama que ha aterrizado en el aeropuerto de la ciudad pasadas las 14.30, hora local. Su visita, como era de esperar, se traduce en ayudas millonarias para la muy vapuleada agricultura y ganadería que está sufriendo unas pérdidas de 11.000 millones de dólares, según datos de la California Farm Water Coalition,

El presidente ha anunciado una ayuda por importe de 183 millones de dólares a todos los afectados por la sequía. El paquete incluye 100 millones de dólares para los granjeros, que podrán empezar a percibir a primeros de abril; 60 millones para crear bancos de alimentos que ayuden económicamente a las familias que lo necesiten; 10 millones para crear proyectos de conservación de agua y 3 millones destinados a las comunidades rurales con problemas de abastecimiento de agua, cuyo suministro peligra en los próximos meses si no llueve o se toman medidas urgentes. Hay también una ayuda adicional de 10 millones para los granjeros y rancheros de otros Estados perjudicados también por la sequía.

“Estamos tratando de enviar un mensaje de esperanza a los californianos, asegurando que el Gobierno federal hará todo lo que pueda para aliviar el stress que está ocasionando la sequía”, ha dicho nada más aterrizar en Fresno el secretario de Agricultura, Tom Vilsack, que acompaña a Obama, junto a las senadoras, Dianne Feinstein y Barbara Boxer, y el Gobernador de California, Jerry Brown.

Obama, en unas breves declaraciones a la prensa, antes de reunirse a puerta cerrada con los agricultores y líderes locales, ha dicho que “el agua requiere una solución a largo plazo” y que “esta situación va a suponer un reto a largo plazo”.

“El agua ha sido vista hasta ahora como un juego con un resultado nulo: agricultores contra urbanitas, el norte contra el sur; pero vamos a tener que pensar cómo podemos cambiar el juego. No podemos afrontar años de litigios sin una acción real”, ha añadido el presidente.

California está sufriendo la peor sequía que se recuerda desde hace cien años y ya son más de 240.000 las hectáreas que hasta el momento se han quedado sin plantar. Unos datos que al presidente Obama no se le han escapado.

“Estamos aquí tratando de enviar un mensaje muy específico a los agricultores y ganaderos y vamos a ayudar en la medida en que podamos”, ha señalado Vilsack, antes de comenzar la reunión a la que han sido invitadas 25 personas de todos los estamentos implicados en el tema del agua.